«Me sacaron debido a la persecución que he tenido desde que Irací Hassler era concejal y que se radicalizó cuando asumió como alcaldesa de Santiago».

En esos términos habla con El Líbero Lilian Vincent, directora del Liceo Darío Salas que fue suspendida de sus funciones el 29 de marzo de este año, que había llegado a su cargo por concurso en marzo de 2019 y que ha sido apuntada por aplicar la Ley Aula Segura, normativa a la que Hassler se ha opuesto desde que era parte del Concejo Municipal.

Vincent es parte de una lista de al menos seis directores de liceos de Santiago que han tenido que salir de sus cargos en un lapso de ocho meses -de marzo a octubre de este año-, cinco de los cuales habían sido nombrados en sus puestos durante la administración del alcalde Felipe Alessandri.

Dos directoras, contando a Vincent, fueron objeto de sumario y luego suspendidas por hechos y en circunstancias que ambas afectadas aún discuten; mientras que otro par fue removido de sus respectivos puestos luego de que le asignaran baja calificación de desempeño. Uno de ellos demandó y la Municipalidad tuvo que llegar a un acuerdo económico.

Los dos últimos de la lista son personas que ya estaban como directores encargados en sus respectivos colegios -el Liceo 1 Javiera Carrera y el Internado Nacional Barros Arana- y que cuando participaron en los concursos públicos para el cargo no fueron seleccionados. Uno de ellos es Gonzalo Saavedra, el mismo que hace pocos días denunció que la administración municipal les había instruido no aplicar la Ley Aula Segura.

El Líbero cuenta los detalles de estos casos, en los que la mayoría de los afectados señala haber quedado fuera de sus liceos por «persecución», «temas políticos» o porque necesitaban «traer a su gente».

El caso de la directora del Liceo N° 7: «La DEM alega que no respondí un correo a la Superintendencia de Educación»

«Efectivamente lo mío es un tema netamente político porque no soy adscrita a la línea política de la alcaldesa, con la cual ella está dirigiendo la educación en la comuna», asevera a El Líbero Denisse Berenguela, directora suspendida del Liceo Bicentenario Teresa Prats, también conocido como Liceo de Niñas N° 7.

Berenguela llegó al cargo por concurso público el 11 de junio de 2018 y debía mantenerse a la cabeza de la institución hasta junio del próximo año.

Relata que incluso el viernes le informaron -vía telefónica, lo que consideró una irregularidad- que ni siquiera podría participar como parte del equipo de trabajo que apoya al Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE), como ya estaba previsto, en las Pruebas de Acceso a Educación Superior (PAES) que se efectuarán entre mañana y el miércoles.

«Me indicaron que recibieron una llamada de la Secretaría Ministerial invalidando mi participación. En el Manual de Equipo PAES hay cuatro acciones que invalidan la participación y mi caso no está en ninguna de ellas. Esto es acoso laboral», indica.

A la directora la suspendió la Dirección de Educación Municipal de Santiago (DEM) el pasado 28 de octubre. En el oficio se indica que la decisión aplica desde el 2 de ese mes «como medida preventiva durante la duración del sumario administrativo», que se había abierto en su contra 2 días antes, el 26 de octubre.

«La DEM alega que no respondí un correo a la Superintendencia de Educación. Efectivamente hubo una demora, pero fue por un tema netamente administrativo», explica.

En el decreto en el que se ordena instruir el sumario, se indica que el objetivo es «determinar eventuales responsabilidades administrativas por no responder en tiempo y en forma a la Superintendencia de Educación, una solicitud de antecedentes (…) mediante correo electrónico de fecha 13 de octubre de 2022».

La directora admite no haber respondido el correo dentro de los 5 días hábiles que estaban indicados como plazo máximo, asegura que no lo vio a tiempo y advierte que envió un correo a la Superintendencia de Educación excusándose al sexto día, es decir, el 21 de octubre.

En esa misma fecha, desde esa instancia le respondieron mediante correo al que El Líbero tuvo acceso: «No hay problema con restablecer el pazo para la entrega de antecedentes considerando la situación, para esto haré envío de otra solicitud de antecedentes que considere la fecha de hoy como día inicial para el nuevo plazo».

«El asunto era para dar respuesta a una denuncia de una estudiante, porque había ocurrido algún tipo de violencia verbal, no física, en una toma. Había un grupo de estudiantes que estaba a favor de la toma y otro que no, y ella denunció que había sido objeto de maltrato por parte de estudiantes al interior del establecimiento durante la toma», relata la directora.

«Lo que tenía que hacer el encargado de convivencia era recoger los relatos de las personas que citaban que habían participado. Eso tomó un tiempo y al parecer al sostenedor (que en el caso de los liceos municipales de Santiago es la alcaldesa) le pareció que se debió dar respuesta más rápido. Por esa situación me hacen un sumario», denuncia.

A las 9:38 de la mañana del miércoles 26 de octubre Berenguela envió a la Superintendencia de Educación los antecedentes que le habían solicitado. Un día después le responden, agradeciéndole el envío de la información.

«El lunes 24 los habíamos enviados, pero nos respondieron que estaban incompletos y el 26 temprano los volvimos a mandar», explica la afectada.

Pese a esto, la DEM decretó la apertura del sumario contra Berenguela el mismo 26 de octubre. Dos días más tarde esa misma instancia ordenó la suspensión de la directora.

Dos días antes la DEM había abierto otro sumario contra la directora del Liceo N° 7

El sumario en cuestión era el segundo que se instruía en contra de Berenguela en menos de una semana. Dos días antes, el 24 de octubre, se le había abierto otro por no realizar el proceso administrativo de visto bueno de la Subvención Escolar Preferencial del año 2021. Se trata de un dinero que anualmente se le asigna al liceo y con respecto al cual la dirección de la institución debe firmar posteriormente que, de ser el caso, todo se encuentra en orden.

«No pude responder porque estaba con licencia médica, era una operación a la vista, tenía prohibición médica de exponerme a la pantalla de la computadora, del celular o de la televisión. Si el sostenedor sabía que estaba con licencia y había una persona que me reemplazaba, lo que corresponde es que se informara al liceo, cosa que no se hizo», asevera Berenguela.

Desde que era concejal Hassler había criticado a Berenguela por el ingreso de un carabinero al Liceo 7

«Hay un tema con la alcaldesa, por lo que ocurrió en el 2019, cuando ingresó un carabinero que disparó al interior del establecimiento. En ese momento la actual alcaldesa era concejal de la comuna», asevera la directora con respecto al hecho ocurrido el 5 de noviembre de ese año, menos de un mes después del estallido social.

Ya desde ese entonces Berenguela había explicado que ese día había estudiantes manifestando de forma violenta, que estaban tirando piedras a la puerta de su oficina, que ella estaba allí encerrada con otros empleados del liceo y que, siguiendo el protocolo correspondiente, llamó por teléfono al jefe gestión institucional de la DEM, Roberto Sánchez, para que Carabineros fuera a sacarlos del lugar porque temían por su integridad.

El policía que se presentó en el lugar disparó un perdigón durante el procedimiento y dos estudiantes resultaron con lesiones por esquirlas en las piernas.

«Aclaré que se había hecho un sumario y que no había salido responsable del tema, que fue una situación en la que no se esperaba la reacción del carabinero en relación a las estudiantes y que de ese hecho no había ninguna responsabilidad en mi persona», indica ahora la directora a El Líbero.

En la cuenta en Twitter de la alcaldesa figura una publicación del 2 de mayo de 2021, cuando aún era parte del Concejo Municipal de Santiago, pero ya estaba en campaña a la alcaldía, en la que responsabiliza a Berenguela por el ingreso del carabinero. «Nunca se le hizo sumario», asevera en el tuit.

De acuerdo con los dichos de Berenguela, a propósito de la situación generada por el ingreso de Carabineros Hassler se habría presentado en el liceo, siendo concejal, e hizo un vínculo con las estudiantes.

«Producto de eso ella hizo un nexo con las estudiantes, las invitó a Viña. Tenían contacto directo con la alcaldesa, las citaba y a mí nunca se me informó como directora. Me enteraba por el asesor del centro de estudiantes o porque las estudiantes llegaban a a mi oficina y me solicitaban autorización porque estaban citadas a una reunión con la alcaldesa», asevera Berenguela.

«No es lo normal que esas reuniones se den de esa manera porque hay un protocolo. Si las estudiantes quieren dialogar con la autoridad, primero se habla con la dirección de la institución y desde allí se establecen las comunicaciones correspondientes. Además, tampoco informan cuáles fueron los temas que trataron, no sabemos si las niñas tienen alguna inquietud que nosotros pudiéramos responder», agrega.

En todo caso, ya como alcaldesa, Hassler se reunió con el Centro de Estudiantes del Liceo 7. «Pedimos perdón por el ingreso de Carabineros disparando a las niñas en 2019 y asumimos el compromiso de que eso no se volverá a repetir», publicó en su cuenta en Twitter.

El caso del Liceo Darío Salas: «Aunque no demostraron malos tratos, a los días me sumarian por esa causa y me suspenden»

«El sumario era una excusa para suspenderme y sacarme del camino, porque la persecución en mi contra fue horrible a raíz de que apliqué la Ley Aula Segura. Es un tema ideológico». Así lo dice la directora del Liceo Darío Salas, Lilian Vicent.

El sumario en su contra, y así quedó establecido en el decreto al que El Líbero tuvo acceso, fue abierto «por supuestos actos de maltrato y acoso laboral sufridos por miembros de la comunidad educativa del Liceo Darío Salas».

Los antecedentes con los que se ordenó el proceso en contra de Vicent, especificados en ese mismo documento, incluyen dos denuncias por supuesto acoso presentadas por una misma docente del liceo que fueron enviadas a la DEM, una el 17 de agosto de 2021 y la otra el 5 de noviembre de ese mismo año; así como una denuncia presentada en Contraloría en 2021 por «irregularidades sufridas» por otra docente.

También forma parte de la lista de antecedentes una denuncia de tutela presentada ante el 2do Juzgado Laboral de Santiago, también por maltratos y acoso laboral, instaurada por dos profesores, siendo uno de ellos la misma persona que ya había actuado contra la directora en Contraloría. Estos dos últimos denunciantes son representantes gremiales del Colegio de Profesores de la comuna de Santiago.

En este último antecedente la directora suspendida pone la lupa: «Esa demanda -que por orden administrativa y jurídica no va directamente hacia mí, sino hacia la alcaldesa- terminó en un acuerdo y ese acuerdo dice de manera explícita que no había malos tratos de mi parte (…) Aunque no demostraron malos tratos y la Municipalidad me defendió en esa instancia, a los días me sumarian por esa misma causa y me suspenden».

En el acuerdo que la Municipalidad de Santiago firmó con los dos docentes, al que El Líbero también tuvo acceso, quedó por escrito el compromiso de desarrollar un programa de trabajo en el liceo para mejorar el clima organizacional a través de un proceso de intervención, «sin reconocer en caso alguno los hechos indicados en la denuncia de autos, y con el propósito de poner término al juicio».

El Poder Judicial aprobó el acuerdo firmado entre las partes el 21 de marzo de este año. A Vicent le abrieron sumario 7 días después y uno más tarde la suspendieron.

Esto dice en cuanto a los otros antecedentes que figuran en el sumario: «Nunca fui informada por el sostenedor de esas acusación y hasta el día de hoy no tengo idea de qué se trata. Solamente me han llamado de la DEM a declarar, pero tampoco me dicen cuáles son los malos tratos que estos dirigentes acusan. Pregunté cuál era el detalle y se negaron a decirme. Respondieron que era secreto de sumario».

Tildan a Vicent de «rostro de Aula Segura» y lamentan que le quedaran 2 años en el cargo

La autorización para que la alcaldesa pudiera negociar en la mencionada instancia judicial y firmara el acuerdo con los dos dirigentes denunciantes fue aprobada en la sesión del Concejo Municipal de Santiago del 9 de marzo de este año.

«Lamentablemente varias de las situaciones que ellos exponen en esta demanda no fueron acogidos (sic), pero sí tenemos antecedentes por la trayectoria y el perfil de esta dirección», dice en su intervención la concejal Rocío Carvajal con respecto a Vincent. En su intervención hizo referencia al caso de abril de 2019 en el que trascendió un audio en el que la directora tildó de traidora una estudiante extranjera por haber acusado a un profesor de haberla golpeado en un hombro.

«Qué bien que se realice un esfuerzo, sobre todo acompañado del Colegio de Profesores para generar un nuevo clima, con un liderazgo democrático participativo. Ahora, de los rostros de Aula Segura… creo que va a ser difícil el trabajo. Más preocupante aún cuando en comisiones consultamos cuánto es el período de esta actual dirección y son 2 años, casi el total de su gestión, cuando queremos dar un nuevo rumbo en la educación pública de Santiago, donde dejemos atrás la persecución a los estudiantes», agrega Carvajal durante la sesión.

«Esto a mí me ha provocado daños emocionales y psicológicos que coartan mi vida profesional y laboral, además el desprestigio como directora dentro de mi carrera, el mantenerme suspendida por un sumario y por esas causales», explica Vincent, que presentó una demanda por vulneración de derechos.

Vincent denuncia que Roco se presentó con el nuevo director mientras la notificaban del sumario en la DEM

«Ese día fue terrible. Me llaman desde la DEM una hora antes y me dicen que tengo que ir urgente. Era un día complicado porque era 28 de marzo, Día del Joven Combatiente, por lo tanto era muy difícil salir del establecimiento», relata la directora con respecto al día en el que la notificaron del sumario en su contra.

Vincent asegura que mientras la notificaban, Roco, director de Educación Municipal; y Tamara Contreras, subdirectora de Gestión Pedagógica; se trasladaron hasta el liceo, anunciaron que a la directora se le había abierto sumario y presentaron ante los docentes al que sería el reemplazante, Juan Carlos Madrid.

Asegura que ya en los días previos, recién iniciadas las clases, se habían generado situaciones de tensión por parte de la DEM luego de que la Seremi de Salud realizara una inspección en el liceo y ordenara la suspensión de las clases presenciales debido a que en las instalaciones había problemas de aguas residuales, cañerías expuestas y baños en mal estado.

El acta de la autoridad sanitaria, en la que se ordenaba la reparación inmediata y la necesidad de que se verificaran los arreglos antes de reanudar las clases, quedó fechada el 22 de marzo de este año, siete días antes de la suspensión de Vincent.

De su salida -que fue con aplausos- quedó registro en video. «Lo que están haciendo conmigo es una persecución, es un acoso, un agobio», dice ante los docentes.

https://ellibero.s3.amazonaws.com/nuevoellibero/wp-content/uploads/2022/11/WhatsApp-Video-2022-11-25-at-7.03.06-PM.mp4

El 14 de julio de este año se decretó que se instruyera otro sumario en contra de Vincent, por supuestos maltratos vía correo electrónico a una profesora. Aunque la directora ya estaba suspendida desde marzo, por este otro se decretó también suspensión el pasado 28 de septiembre.

El caso del director del Liceo 4: «Me evaluaron el 2020, cuando estábamos confinados, como si fuese un año normal»

«No sé si habrá algo político de por medio, quiero pensar que no, solamente que querían traer a su gente. A lo mejor lo hicieron por compromisos. Yo no soy político, no me presenté en ningún momento con una tendencia política, ni en la administración que entré, en la del alcalde Alessandri. A él sólo le importó mi trayectoria».

En esos términos explica Juan Luis Ramírez, exdirector del Liceo N°4 Isaura Dinator De Guzmán, las razones por la cuales fue destituido por la DEM en mayo de este año, instancia que usó como fundamento la baja calificación que le asignaron en su evaluación de desempeño del año 2020, la cual, asegura el afectado, fue efectuada este año.

«Me evaluaron el 2020, cuando estábamos confinados, como si fuese un año normal. Cuando presenté la evidencia de las reuniones virtuales que hicimos con profesores, apoderados y estudiantes, me pedían las firmas. Era imposible tenerlas porque estábamos en cuarentena. Me evaluaron con 0% en esas acciones porque las actas no tenían las firmas. Solo podía presentar pantallazos de esas reuniones», asevera.

En exdirector indica que fueron varios los ítems en los que lo evaluaron con 0%. «En la actualización del Reglamento Interno de Convivencia Escolar, eso se trabajó y sin embargo me pusieron 0%, como si no hubiese hecho nada», advierte.

Ramírez también señala que presentando exactamente los mismos elemento obtuvo calificaciones muy distintas ante el Ministerio de Educación que ante la Municipalidad de Santiago.

«Por ejemplo, la administración del dinero se hace desde la administración central, uno solo manda las cotizaciones y las órdenes de compra. En eso el Ministerio de Educación me pone 100% de efectividad, mientras que la Municipalidad me pone 0%, aduciendo que no es lo mismo lo que tienen allá que lo que tengo yo. Cuando les pedí que por favor me mostraran qué evidencias distintas tenían, no me quisieron mostrar nada», asevera.

Ramírez cuenta que apeló, pues la evaluación final quedó en 26% sobre 100%, pero que le subieron solo algunos puntos.

«Realmente me di cuenta de que no revisaron nada (…) Fui a tribunales laborales y mis abogados llegaron a un acuerdo monetario con ellos, luego de una demanda», indica Ramírez, que había llegado al cargo por concurso público en 2020 y que debía mantenerse en la dirección del liceo hasta el 2025.

«Quiero señalar que la información de mi salida la dieron a conocer mediante una circular, a todas las comunidades, diciendo que tenía mal desempeño, entonces también hay un detrimento contra mi persona con respecto a eso», dice el exdirector del liceo que pasó a tener el sello de excelencia de Bicentenario en 2020, año en que él tomó la dirección de la institución.

El docente se refirió al respecto: «Estaban señalando que yo no había hecho prácticamente nada y que tenía un mal desempeño, sin embargo logré llevar al liceo a estándar de excelencia. Cuando postulé estaba en categoría insuficiente desde hace varios años, lo que significa que se podía haber cerrado».

Desde la cuenta en Twitter de la Municipalidad de Santiago, felicitaron a Ramírez y a todo su equipo en diciembre de 2020, durante la administración de Alessandri, cuando el Liceo 4 pasó a ser Bicentenario.

El caso del rector del Liceo de Aplicación: Lo destituyen el día que se supo de audio de Roco negándole acceso a reunión

A Humberto Garrido lo destituyó la DEM el pasado 11 de octubre argumentando que su salida era «el resultado del proceso regular de evaluación de los directivos escolares», en otras palabras, porque le otorgaron una baja calificación en su evaluación de desempeño.

La autoridad municipal tenía la evaluación desde agosto (originalmente 70% sobre 100% y 71% después de la apelación del rector, que el año inmediatamente anterior había obtenido puntaje de 100%). Sin embargo, la decisión de que debía dejar su cargo fue tomada justo el día en el que se presentaron dos situaciones con Roco, director de Educación Municipal, en las que Garrido terminó estando de por medio.

La mañana de ese 11 de octubre estaba prevista una reunión entre Roco y apoderados del Liceo de Aplicación, uno de los cuales, Claudio Vargas, invitó a Garrido porque, así se lo explicó a El Líbero en su oportunidad, consideró «prudente» la presencia del rector de la institución educativa en una cita en la que se conversaría sobre la situación del liceo.

El asunto, el primero de los dos ocurridos ese día, fue que Garrido no pudo ingresar a la reunión porque Roco manifestó que no estaba invitado (ver nota: El rol de Rodrigo Roco en la trama que rodeó la salida del rector del Liceo de Aplicación que enfrentó a violentistas).

El segundo fue que esa misma tarde, cuando Vargas relataba en una entrevista en Chilevisión lo que había sucedido, la DEM llamó al canal para desmentirlo. Fue entonces cuando el apoderado dio a conocer que tenía un audio donde estaba el registro de lo acontecido, lo envió a la producción del programa y la periodista indicó que lo habían escuchado y que al rector sí lo habían echado de la cita.

Esa misma tarde la DEM publicó en sus redes sociales un comunicado en el que informaba sobre la salida de Garrido. También en esa jornada hicieron otra publicación en la que indicaron, a propósito de la reunión, que se consideró que la presencia del rector en ese momento era «completamente necesaria en el liceo y no en la DEM» porque estaba ocurriendo una situación de violencia en la institución.

Los casos del INBA y del Liceo 1: Directores encargados que participaron en el concurso y ni siquiera quedaron en la terna

Situación distinta fue la que se presentó con Gonzalo Saavedra, que estaba como director encargado del Internado Nacional Barros Arana (INBA), e Inés Aqueveque, que encabezaba el Liceo 1 Javiera Carrera. En ambas instituciones son constantes las manifestaciones estudiantiles.

Tanto Saavedra como Aqueveque tuvieron que abandonar sus puestos en mayo de este año. A pesar de que ambos participaron en los respectivos concursos públicos para las direcciones de los liceos en los que ya estaban a cargo, ninguno de los dos fue seleccionado para ocupar el puesto.

Fuentes aseguraron a El Líbero que ni siquiera quedaron entre la terna de nombres que en cada caso se presentó a la alcaldesa para que escogiera.

En el caso del INBA fue seleccionada María Alejandra Benavides, en cuya dirección se han registrado ataques de los estudiantes de la institución, ya no solo estando en la calle, sino en el propio patio del liceo, en contra de la División de Ingenieros del Ejército, cuya sede colinda con el colegio.

A principios de octubre, cuantro militares quedaron heridos y hasta la ministra de Defensa, Maya Fernández, se presentó en el lugar.

La rectora del INBA que entró por Saavedra también causó revuelo en redes sociales por una foto que publicó en su cuenta en Facebook usando una polera de Colo Colo en la que se lee la palabra «Antifa», grupo anárquico de extrema izquierda que protagonizó desmanes en Plaza Italia (ver nota: La rectora del INBA, contraria a Aula Segura, que posó con una polera del grupo radical Antifa).

En cuanto al Liceo 1 Javiera Carrera, la dirección que había estado ejerciendo Aqueveque -que fue contactada por El Líbero, pero se negó a dar declaraciones- quedó en manos de Alondra Zúñiga, la misma en cuya defensa salió Roco hace dos semanas, en un correo que le envió a los rectores de liceos emblemáticos que participaron en la reunión del 12 de octubre en la Delegación Presidencial.

El apoyo de Roco, que se desempeña como director de Educación Municipal, pero cuyo cargo es el Director de Gestión Institucional (ver nota: Municipalidad de Santiago tiene 9 meses de mora en llamado a concurso público para Director de Educación), se dio luego de que trascendiera un audio de esa reunión en el que se escucha que Zúñiga advierte que en el Liceo 1 hay una red de prostitución.

En esa misma grabación quedó registrado cuando la directora asevera que hay «microtráfico», que las estudiantes ingresan manoplas, que «son una verdadera mafia» y que las «adiestran para manifestarse» en la Casa Bolívar (ver nota: Rectora denuncia red de prostitución y microtráfico en Liceo 1 durante reunión con el gobierno).

Quienes conocen esta realidad, aseguran a El Líbero que en agosto de 2018 Aqueveque, entonces directora del Liceo 1, junto a otros integrantes de la planta docente, interpuso recurso de protección en contra de Owana Madera, precisamente la directora de la Casa Bolívar.

En ese recurso Aqueveque y los demás afectados denunciaron ocupaciones ilegales del liceo por parte de alumnas y de un grupo de apoderados de «Javerianas Dignas», organización encabezada por Madera. También aseveraron que dicho grupo hizo manifestaciones en contra del equipo directivo, expresando su solicitud de que fuesen destituidos.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta