25 años de violencia en la macrozona sur

Contratistas forestales: “A todos los atentados Carabineros siempre llega tarde”

René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales (Acoforag), afirma que son dos los motivos por los cuales las fuerzas de seguridad no llegan a tiempo cuando reciben una denuncia de un hecho en flagrancia. El primero es evitar enfrentamientos “porque van a ser buscados por la Fiscalía si es que hay heridos o fallecidos”, y el segundo que no cuentan con el equipamiento necesario, pues “los terroristas tienen mejor tecnología y mejores armas”. Todo esto ante las críticas a Carabineros y las FF.AA. por no responder a un ataque en Curanilahue.

Doble rol de machi Linconao: su comunidad asedia predios en La Araucanía y en la Convención aprueba restitución para pueblos indígenas

La comunidad Pedro Linconao II, de la cual la constituyente es machi, comenzó en mayo una “toma pacífica” en Vilcún. Mientras esto sucede, la Convención aprobó, con su voto, un artículo que crea una comisión que determinará catastros y elaborará propuestas para la regularización, demarcación, reparación y restitución de tierras indígenas. Agricultores denuncian hostigamiento en el sector de General López y una “presión indebida” de Conadi.

DESTACADOS

Investigación en el epicentro del robo de madera en la Macrozona: cómo operan las mafias y cómo el Estado las deja actuar

El Líbero visitó las rutas del Golfo de Arauco, por donde circula la mayoría de la madera robada que sale de las costas de esa provincia. Se trata de un delito cuyas señales están a la vista por el volumen de material que transportan, las patentes adulteradas y porque evaden controles como peajes y romanas. Un ilícito que en 2021 movió alrededor de 100 millones de dólares y que, además, involucra el uso de guías de despacho “ideológicamente falsas” y una “simbiosis” entre las orgánicas radicales de la Macrozona Sur y mafias.

Quidico tomado por las bandas: familias obligadas a huir del balneario cuentan su tragedia

El otrora cotizado pueblo costero del Biobío, parada obligada para los amantes del windsurf, vive una verdadera pesadilla desde 2019, cuando se transformó en uno de los principales blancos de ataque de los grupos radicalizados que operan en la zona. Desde ese año, 72 viviendas han sido incendiadas y las familias que ahí vivían han sido desplazadas. “A Quidico lo destruyeron desde adentro, en lo moral, social, cívico y espiritual”, señala resignada una de las víctimas.

Disponible para todos, sustentado por la comunidad

Apoya el periodismo libre.

COBERTURA AUDIOVISUAL