El Internado Nacional Barros Arana (INBA) ha sido noticia en las últimas semanas, no solo por los actos de violencia que han protagonizado algunos de sus estudiantes, sino además por una fotografía de la rectora de dicha institución, María Alejandra Benavides Arestizabal, que circuló en redes sociales durante los últimos días. La particularidad de la foto: la directora posa usando una polera de Colo Colo en la que se lee la palabra «Antifa».

Proveniente del vocablo antifascista, Antifa es un grupo anárquico de extrema izquierda que en Chile, en octubre de 2019 y durante los meses posteriores, protagonizó muchos de los desmanes registrados en Plaza Italia.

En lo referente al mencionado club de fútbol, hay una facción de la barra Garra Blanca, de Colo Colo, que se identifica con este movimiento. En Facebook, Antifascistas de la Garra Blanca cuenta con 35.000 seguidores.

«Organización que aglutina a lxs antifascistas de la Garra Blanca, hinchada del C.S.D Colo-Colo», esa es la información que sobre sí mismo da el grupo en su fanpage, en la que publican imágenes de manifestaciones en las que han dañado monumentos, por ejemplo, o llamado a evadir en el Metro.

«Ver a la rectora de uno de los liceos más importantes del país, como lo es el INBA, portando esa polera, muestra la sobreideologización que existe por parte de profesores y directores que ven en los colegios un semillero de ideas políticas, más que una herramienta de movilidad social. Eso es un gran daño que le hacen a los estudiantes», señala al ser consultado por El Líbero Luis Baeza, excoordinador en el Departamento de Vinculación con la Comunidad Educativa y Convivencia Escolar de la Municipalidad de Santiago, y exasesor en la Seremi de Educación de la Región Metropolitana.

En redes sociales fueron múltiples las críticas que generó la imagen de la rectora utilizando la polera en cuestión.

La foto, que recién circuló en redes durante los últimos días, está publicada en Facebook desde el pasado 28 de agosto en la que sería la cuenta de la rectora del INBA, registrada con el nombre de usuario de María Alejandra Benavides Arestizabal.

La exconcejal Natalia Contreras (independiente ex RD), que hace unos días denunció en Contraloría la mora de 9 meses que tiene la Municipalidad de Santiago en llamar a concurso para el cargo de director de la DEM -cargo que ejerce Rodrigo Roco, que fue contratado como Jefe de Gestión Institucional-, también se pronuncia con respecto al asunto de la polera: «Claramente eso responde a la ideología que tiene el gobierno de turno y la administración actual del INBA».

«Los rectores deberían ser personas que den un ejemplo ético a sus estudiantes y transmitir valores que no pasan por la ideología política, sino más bien por asuntos transversales que les permitan tener herramientas suficientes para decidir, el día de mañana, cuál va a ser el destino de sus vidas, por lo menos en el ámbito académico», advierte la exconcejal.

Se define de izquierda y contraria a la Ley Aula Segura

Benavides (segunda de izquierda a derecha en la imagen en la que figuran de pie) fue parte de los siete rectores que llegaron a diversos liceos de esa comuna en mayo de este año por concurso público. Así lo informó la municipalidad de Santiago a través de su cuenta en Twitter.

De acuerdo con las bases para los concursos públicos para directores de liceos, es el sostenedor, en este caso la alcaldesa Hassler por tratarse de una institución municipal, quien nombra a alguno de los postulantes, previamente evaluados por asesores externos y preseleccionados tras entrevistas por la Comisión Calificadora, instancia de la que forma parte el director de la DEM, cargo que ejerce actualmente Rodrigo Roco.

«La rectora del INBA llegó este año, en mayo, fue elegida por la actual alcaldesa Hirací Hassler (PC), por lo tanto no es extraño que sea de la misma línea ideológica», asevera Contreras.

En entrevista con La Tercera, recién llegada al cargo, la rectora del INBA dejó clara su postura política: «Nunca he militado, pero soy una mujer de izquierda».

Cuando, en esa misma conversación, fue consultada sobre las posibles soluciones a las situaciones de violencia que podrían protagonizar sus estudiantes, la rectora fue contundente: «Tenemos una ley -Aula Segura- que no hizo nada y todo el mundo pide que se derogue o modifique. El camino no es a través de lo punitivo. Esa es la mayor muestra de que tenemos que avanzar hacia el diálogo». 

En este sentido, la postura de la rectora coincide con la de Hassler en cuanto a la referida norma. En el punto 23 del llamado «Nuevo pacto con el pueblo de Santiago», incluido en su Programa de gobierno comunal, la entonces candidata comunista a la alcaldía fue clara en sus ofrecimientos al electorado en cuanto a este tema: «Fin a la política de ‘Aula Segura’ y criminalización a les estudiantes. Fomentaremos la resolución democrática y participativa de los conflictos».

Antes de estar en campaña, cuando se desempeñaba como concejal, Hassler se había opuesto a Aula Segura, cuando era proyecto de ley.

Alta rotación de rectores en liceos emblemáticos

Hasta el nombramiento de Benavides, en mayo de este año, hubo dos rectores itinerantes en un lapso de 1 año y 2 meses en el INBA: Gonzalo Saavedra, exalumno de esa institución designado en el cargo en agosto del año pasado -dos meses después de la llegada de Irací Hassler a la Municipalidad de Santiago y de Rodrigo Roco como director encargado de la DEM- y antes de él Ana María Gajardo, que estuvo en ese puesto entre marzo y agosto de ese mismo año. A ambos los precedió Jaime Uribe Díaz, rector por concurso entre 2018 y 2020.

La alta rotación de rectores no parece ser un asunto exclusivo del INBA. Por la dirección del Instituto Nacional han pasado tres rectores en los últimos 4 años, todos subrogantes. Manuel Ogalde Arenas, en el cargo actualmente, llegó en 2021; Patricia Beltrán estuvo entre 2020 y 2021, mientras que Lilí Orell Padilla permaneció entre 2019 y 2020.

«Esto ocurre básicamente porque los liceos emblemáticos, especialmente desde hace aproximadamente 10 años, tienen una situación de permanente violencia, que enfrenta a las autoridades del colegio, personificada en la figura del rector, con los movimientos estudiantiles más violentistas. Frente a esa presión es razonable que cualquier persona no pueda soportar. Enfrentar la violencia, los encapuchados y las movilizaciones no es un ramo que se enseñe en una escuela de pedagogía», explica Felipe Serey, exfuncionario de la DEM.

«Además los liceos emblemáticos tienen una marcada influencia de carácter político, se ha hablado mucho del intervencionismo por parte de movimientos políticos, especialmente de la izquierda un poco más extrema», agrega.

En el caso del Instituto Nacional, por ejemplo, de las tres convocatorias a concurso público para director que figuran en el portal directoresparachile.cl, dos fueron declaradas desiertas, esto quiere decir, que no hubo postulantes -ninguno o en número menor a tres-, que los que se presentaron no alcanzaron la evaluación necesaria para poder ser considerado a ser elegido, o que el sostenedor (en este caso la Municipalidad) no nombró a ninguno de los preseleccionados.

En esa misma página se registran 13 concursos para directores de diversos liceos de Santiago declarados desiertos en los últimos 10 años, de ese total 7 eran para ocupar la plaza de rector en alguno de los once liceos emblemáticos de la comuna.

«Esa alta rotación de rectores y directores afecta a los estudiantes porque de entrada es imposible establecer el plan de trabajo de un proyecto educativo, ese objetivo queda claramente desdibujado, porque la emergencia se transforma en otra cosa, en enfrentar los hechos de violencia», agrega Serey.

Sobre este asunto también se pronuncia Baez: «La alta rotación de equipos directivos afecta fuertemente a los estudiantes, porque los equipos de gestión no pueden tener una estrategia de largo plazo para afrontar la violencia escolar y el aprendizaje esperado».

Manifestaciones del INBA han requerido la presencia de la Ministra de Defensa y reacciones por parte del Ejército

En el INBA, que pasó más de un año con rectores itinerantes, las manifestaciones violentas dejaron a principios de este mes cuatro militares heridos, todos de la División de Ingenieros del Ejército, cuya sede colinda con la institución educativa.

La situación fue de tal gravedad que la ministra de Defensa, Maya Fernández, acudió al lugar; el Ministerio Público presentó una querella por los hechos ocurridos y el viernes el Ejército de Chile hizo una publicación en su cuenta en Twitter en la que, citando el Himno del INBA, desde la sede militar llaman a sus vecinos de las institución educativa a «fundirse en noble amistad». Además, subieron testimonios de civiles que trabajan en el recinto que han sido también afectados por la violencia.

Luego de los eventos en los que los militares resultaron heridos, la situación distó mucho de mejorar. En los días posteriores los estudiantes ya no salían a la calle al momento de lanzar piedras y bombas molotov contra la sede militar, sino que lo hacían desde el propio patio de la institución educativa, durante los recreos.

«Primero hay que contextualizar que esto ocurre en una manifestación de los estudiantes, quiero decir que sin permiso nuestro, porque se ha dicho en todos lados que yo doy permiso para que estén en esto. Los estudiantes han incurrido varias veces durante el mes de septiembre, en muchas ocasiones ocupando el horario de recreo, en salir a la calle y expresarse con piedras hacia carabineros y también hacia el recinto militar», dijo la rectora Benavides en declaraciones a Radio ADN el 5 de este mes.

En esa oportunidad la rectora entró en confrontación con las autoridades de la División de Ingenieros del Ejército. «Lo que ocurrió es que en ese contexto (…) empezamos a recibir piedras desde el recinto militar. Yo estaba en ese lugar. No sé por quién lanzados pero sí desde ese lugar», señaló instantes después de que del Jefe de la División de Ingenieros del Ejército, Jean Pierre Irribarra, negara tal situación.

«No tengo antecedentes al respecto, creo que algo así debiera tener algún tipo de comprobación, lo descarto totalmente», aseveró Irribarra en esa misma emisora.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta