«El miércoles de la semana pasada fue un apuñalado en el Instituto Nacional, el viernes anterior fue mi hijo en el Liceo de Aplicación. Si mi niño hubiera muerto sería uno menos en la lista. Ahora se va a hablar del joven apuñalado, se van a lamentar ¿Pero qué va a hacer el Gobierno, qué va a hacer el Ministro de Educación? Va a tratar de cortar la hoja y que sigamos de nuevo».

El testimonio de Carolina Salazar es desgarrador. «A mi hijo lo tiraron al suelo y lo empezaron a agredir a patadas y a combos entre unos 10 alumnos, luego querían botarlo desde el segundo piso, por las escaleras. Él se afirmó en la baranda. No caía, pero de igual forma seguían golpeándolo. Cuando otros fueron a buscar al inspector, entonces lo dejaron», relata a El Líbero.

Los hechos, por los que la madre del joven terminó colocando una denuncia en la PDI, ocurrieron el pasado viernes 4 de noviembre. Cinco días después, un estudiante de 1ero Medio del Instituto Nacional resultó con una herida provocada con un elemento cortopunzante, en pleno recreo.

Además de la violencia, ambos sucesos tienen en común el haberse registrado en liceos emblemáticos ubicados en la comuna de Santiago, cuya sostenedora es la alcaldesa Irací Hassler (PC).

Todo esto ocurre a la par de una decisión tomada por el Juzgado de Familia de Antofagasta, que instruyó la instalación de detectores de metal y cámaras en todos los colegios municipales de la ciudad. Esto, luego de un caso ocurrido en mayo de este año, en el que dos alumnos de 13 y 14 años, de la Escuela Reverendo Padre Patricio Cariola, ingresaran a la institución portando un arma de fuego.

«Hasta que no maten a un profesor o a un alumno, hasta que no se queme uno de los mismos encapuchados, esto no va a parar», advierte la apoderada del menor de 16 años de edad que terminó con múltiples lesiones en el Liceo de Aplicación.

Dice más: «Era el sueño de mi hijo estar en un liceo emblemático, pero casi me lo entregan en un ataúd y nadie se hace responsable», explica la mujer, que había postulado a dos de sus otros tres hijos al IN, pero que luego de lo ocurrido desistió de la idea.

«Luego veremos los cambios que haremos cuando estemos bien como familia, porque esto nos afectó a todos. Ninguno de nosotros está bien. Somos nosotros los que escuchamos a mi hijo cuando golpea las paredes en la noche, tiene pesadillas, grita. Somos nosotros los que le vemos las heridas», agrega.

24 días antes de la agresión en las escaleras, la DEM había despedido a rector del Liceo de Aplicación

En el Liceo de Aplicación, 24 días antes de ocurrido el suceso en las escaleras, el rector Humberto Garrido -que había llegado al puesto por concurso desde 2018, durante la administración del alcalde Felipe Alessandri-, tuvo que abandonar su cargo de forma anticipada. Su salida ocurrió a solicitud de la Dirección de Educación Municipal de Santiago (DEM), que fundamentó la decisión en razones de evaluación de desempeño. Tal como lo contó El Líbero en la nota: El rol de Rodrigo Roco en la trama que rodeó la salida del rector del Liceo de Aplicación que enfrentó a violentistas.

El despido de Garrido se registró el 11 de octubre, mismo día que se suscitó una polémica debido a que se supo de la existencia de un audio en el que constaba que Rodrigo Roco, que ejerce cono director de educación, no lo había dejado ingresar a una reunión que él iba a sostener con apoderados del liceo (ver nota: Municipalidad de Santiago tiene 9 meses de mora en llamado a concurso público para Director de Educación).

Menos de un mes después de la salida de Garrido se registra este inédito hecho de violencia dentro de la institución.

«Nosotros tuvimos reunión con la nueva rectora del Liceo de Aplicación, Paola Santos, el martes 8 de noviembre. Estuvimos reunidos con ella cinco apoderados, tratando de organizar el proceso. Nos contó que en los nueve días que llevaba en el cargo había frenado dos intentos de capucha», le relata a El Líbero, Claudio Vargas, vocero de la agrupación Padres Organizados, mismo apoderado que había participado en la reunión en la que no dejaron ingresar a Garrido.

«Lo primero que nos indicó fue que la primera instrucción que le entregó a todo el personal fue que no expongan sus vidas, a todo el personal docente, paradocente y asistentes de la educación. Yo entiendo que eso significa que si hay hechos de violencia no los van a frenar», agrega.

Según las cuentas de las que habla Vargas, cuando ocurrió el incidente de las escaleras, la nueva rectora -que no llegó por concurso, sino por designación- tenía cinco días en el cargo.

«Por supuesto que influye el hecho de que haya salido el anterior rector (a menos de dos meses de que concluya el año escolar). No existe una dirección concreta en cómo hacer las cosas. La nueva rectora está recién impregnándose de cómo funciona, qué es lo que hay, qué se puede hacer, qué es lo que no se puede hacer», afirma Vargas.

Personas vinculadas a la institución, que pidieron mantener sus nombres en reserva por miedo a represalias, aseguraron que durante las cuatro semanas que han transcurrido desde la salida de Garrido se han registrado cuatro «eventos con despacho», es decir, situaciones que han implicado enviar a los estudiantes a sus casas antes del término de la jornada escolar por razones de seguridad. Entre marzo y el 11 octubre se habrían contabilizado 11.

«El día viernes lo amenazaron, lo publicaron en un grupo en redes que tienen ellos: que el lunes lo iban a matar a golpes»

De acuerdo con Vargas, en la reunión la rectora les manifestó «que estaban investigando, que había que revisar la situación» y que de los 10 menores originalmente implicados en el hecho, dos ya fueron descartados como presuntos responsables porque sus padres demostraron que no se encontraban en el liceo en ese momento.

«Los otros están en proceso de investigación y siguen yendo normalmente a clases. El niño que no está asistiendo a clases es el golpeado. Todos los días han ido a buscarlo a la sala para volver a pegarle, así lo han dicho compañeros del menor afectado, y eso lo sabe la directora porque se lo avisamos», asevera el vocero de Padres Organizados.

Lo dicho por Vargas concuerda con lo que relata a El Líbero la mamá del menor agredido. «Se hizo el cierre del año escolar con las notas que él tiene, eso le da para aprobar», explica la apoderada, que decidió no enviar más a su hijo por razones de seguridad.

«Gracias a Dios no fue a clases, porque el lunes siguiente los agresores fueron a buscar a mi hijo a la sala a las 8:00 de la mañana. El día viernes lo amenazaron, también lo publicaron en un grupo en redes que tienen ellos: que el lunes lo iban a matar a golpes», afirma la mamá del estudiante agredido.

Personas vinculadas al liceo, que pidieron mantener sus nombres en reserva, mostraron a este medio pantallazos de las que, aseguraron, son conversaciones vía WhastApp de los supuestos agresores y que El Líbero no publica por razones legales.

«El lunes cobrai», se lee en uno de los mensajes. «Pusieron que si se pillaban (nombre del menor que no publicamos) afuera del liceo lo mataban a combos», dice otro de los textos.

Denuncian que las autoridades del Liceo de Aplicación no activaron los protocolos

El estudiante al que intentaron lanzar escaleras abajo en el Liceo de Aplicación llegó el día del hecho a su casa por su propios medios, luego de hacer un trayecto de aproximadamente 2 horas, una parte en Metro y otra en micro.

La madre del menor le asevera a El Líbero que un inspector la llamó desde el celular de su hijo y le indicó que el adolescente se habían enfrascado «en una pelea con un niño de otro curso», que había estado muy alterado, pero que ya estaba calmado y que se quería ir, que si lo autorizaba. Ella accedió.

Una hora más tarde, cuando una apoderada quiso comunicarse con ella, la mujer volvió a llamar a su hijo y fue entonces cuando él le contó lo que había ocurrido.

«En el colegio no supieron manejar la situación, no siguieron ningún protocolo, no les importó la vida de mi hijo. Ellos tenían que haberlo llevado a un hospital para que yo fuera donde él, tenían que haberme llamado en el momento, porque estuvo sentado muchos minutos solo, llorando, desesperado y no me llamaron. Ellos se olvidaron que yo se los entregué en la mañana para que fuera a estudiar», reclama.

De acuerdo con el relato de la mujer, en el liceo solo le colocaron mantequilla en el pómulo derecho al estudiante, porque tenía una lesión cerca del ojo.

«Incluso supe que uno de los alumnos le dijo a uno de los inspectores que no dejara salir a mi hijo solo porque había recibido muchos golpes en la cabeza y sabiendo él eso, a mí no me dijo absolutamente nada de lo que le había pasado», señala la apoderada.

¿Por qué no se aplica la Ley Aula Segura?

«El director tendrá la facultad de suspender, como medida cautelar y mientras dure el procedimiento sancionatorio, a los alumnos y miembros de la comunidad escolar que en un establecimiento educacional hubieren incurrido en alguna de las faltas graves o gravísimas establecidas como tales en los reglamentos internos de cada establecimiento, y que conlleven como sanción en los mismos, la expulsión o cancelación de la matrícula, o afecten gravemente la convivencia escolar».

Lo anterior está consagrado en la Ley Aula Segura, normativa en vigencia, que las autoridades del Liceo de Aplicación han optado por no aplicar en este caso, al menos hasta ahora.

Conforme a dicha ley, el director puede aplicar la suspensión, como «medida cautelar», mientras dura la investigación, por un lapso de 10 días hábiles.

A la par de esta no aplicación, se hizo viral en redes sociales las declaraciones hechas por Gonzalo Saavedra, ex rector del Internacional Barros Arana que dejó el cargo luego de la llegada por concurso de María Alejandra Benavides (ver nota: La rectora del INBA, contraria a Aula Segura, que posó con una polera del grupo radical Antifa), en las que dice: «Desde la alcaldía llegó la orden, cuando se asumió esta nueva administración, que Aula Segura no era aplicable en la municipalidad de Santiago».

https://ellibero.s3.amazonaws.com/nuevoellibero/wp-content/uploads/2022/11/WhatsApp-Video-2022-11-11-at-9.15.36-PM.mp4

El viernes, la municipalidad a cargo de Hassler emitió un documento que tituló «Comunicado frente a los dichos del señor Gonzalo Saavedra».

«Lamentamos la falsedad y desinformación de las declaraciones emitidas por el señor Gonzalo Saavedra (…) Falsedad por cuanto jamás ha habido una instrucción desde el municipio que solicite contravenir el marco legal vigente; y desinformación puesto que la normativa educacional es clara en precisar las responsabilidades de cada nivel respecto de procesos sancionatorios a estudiantes», se señala en el documento, que fue publicado en la página web de la municipalidad y en su cuenta en Instagram.

Un rector que accedió a hablar con El Líbero, pero solo en off por temor a represalias por parte de la DEM, se refirió al respecto: «A mí nunca me han dicho directamente que no la aplique, pero en Convivencia Escolar son reacios, más proclives a dar oportunidades».

En todo caso, Hassler nunca ha escondido su postura en contra a la aplicación de la Ley Aula Segura. En su Programa de gobierno comunal, incluyó un capítulo denominado «Un nuevo pacto con el pueblo de Santiago», en cuyo número 23, es explícita en cuanto a esta norma: «Fin a la política de ‘Aula Segura’ y criminalización a les estudiantes. Fomentaremos la resolución democrática y participativa de los conflictos».

Ante el revuelo causado por las declaraciones de Saavedra, este viernes el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) anunció que presentarán una acusación en Contraloría en contra de la alcaldesa de Santiago.

«Está, por una parte, impidiendo la educación de los alumnos y por otra convirtiéndose en verdadera cómplice de los hechos de violencia que azotan al INBA, al Instituto Nacional y a muchos otros ex liceos emblemáticos de nuestro país», dijo Coloma, según reporta La Tercera.

Esta acción no fue la única. Stephan Schubert, diputado independiente que integra la bancada republicana y es parte de la Comisión de Educación de la Cámara, informó que pedirá citar a Hassler al Congreso, por los dichos del ex rector Saavedra.

Apoderada de menor agredido en Liceo de Aplicación pide a Boric «ordenar la casa»

«Quiero mandarle un mensaje al señor Boric: que se haga cargo de la educación, que le pierda el miedo a poner normas en los liceos, porque yo siento que le tiene miedo», dice la mamá del menor agredido en el Liceo de Aplicación.

Aunque advierte que el problema de la violencia en los liceos no nació en marzo de este año con la llegada de la nueva administración a La Moneda, la apoderada le pidió al actual Presidente de la República «ordenar la casa».

«Mi hijo no es un número de lista, es un buen niño, un buen aporte, un buen ser humano. No merecía que esto pasara en ese establecimiento. Que se ponga las pilas (el Presidente Boric), que ordene su casa, así como ellos se lo pedían al otro Presidente el año pasado, ahora que él ordene su casa, porque esto se le va a escapar de las manos», solicita.

Desde el Ejecutivo se efectuó una solicitud a Fiscalía tras el caso del estudiante apuñalado en el Instituto Nacional.

«No solo presentaremos querella para hacernos parte de la investigación de este delito, sino que insistiremos en la necesidad de unas fiscalía que acumule todas las causas de ilícitos ligados a grupos violentos que operan en los liceos emblemáticos», se lee en uno de los tuits publicados en la cuenta del Ministerio del Interior el mismo día en que ocurrió el suceso.

¿Al menor del Instituto Nacional lo apuñalaron en una riña?

«El día de hoy, miércoles 9 de noviembre, alrededor de las 16:30 hrs. En el contexto de una actividad extraprogramática, se produjo una riña entre estudiantes en donde uno de ellos resultó herido por un corte con arma blanca».

Lo anterior es parte de un comunicado que las autoridades del Instituto Nacional enviaron a los apoderados de dicho liceo.

Sin embargo, en grupos de WhatsApp en los que se comunican padres y madres de estudiantes del instituto, se ha difundido una imagen en la que se desmiente la información entregada por el colegio, en el sentido de que los hechos no se habrían registrado en medio de una riña.

Luego de consultarles a sus hijos lo que había ocurrido, apoderados que se animaron a hablar con El Líbero, siempre que fuese en off, indican que según el relato de los menores, el suceso ocurrió en el recreo, en una «tocata» que había sido convocada con anticipación.

«Todos los antecedentes con los que contamos se han puesto a disposición de la Fiscalía para que se realicen las investigaciones y gestiones pertinentes, para identificar a la persona agresora. Como institución también hemos iniciado nuestros protocolos internos», indica el rector del Instituto Nacional, Manuel Ogalde Arenas, en un video que la DEM envió a El Líbero, al consultarles sobre los avances de la investigación interna.

https://ellibero.s3.amazonaws.com/nuevoellibero/wp-content/uploads/2022/11/WhatsApp-Video-2022-11-10-at-6.20.58-PM-1.mp4

La DEM emitió comunicado por solo uno de los hechos de agresión

En la cuenta en Instagram de la DEM figura un comunicado, publicado el mismo miércoles 9 de noviembre, en el que manifiestan su «tajante rechazo» con respecto al hecho ocurrido en el Instituto Nacional, aseguran que presentaron una querella contra el responsable de la agresión y que activaron todos los mecanismos con los que cuenta la normativa educacional.

Sobre el hecho ocurrido el viernes 4 de noviembre, del alumno al que intentado tirar escaleras abajo desde un segundo piso en el Liceo de Aplicación, no figura comunicado alguno en la cuenta de la DEM.

Consultados al respecto, respondieron a El Líbero que en ambos casos se está aplicando la normativa escolar y que se levantó un proceso de investigación para aclarar los hechos. Eso al interior de cada liceo, pues de forma paralela, explicaron, corren las investigaciones correspondientes por las denuncias que por uno y otro hecho fueron interpuestas ante Carabineros.

«Lo que corresponde a la DEM es acompañar a los liceos para que apliquen la normativa interna», indican.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta