El proyecto energético Adobera todavía se encuentra en una etapa incipiente. La iniciativa busca generar electricidad renovable a partir del calor de la tierra, y para ello tienen previsto desarrollar la fase de exploración profunda el próximo año. Sin embargo, se han encontrado con la oposición del lonko Alberto Curamil y de la convencional Manuela Royo.

El proyecto geotérmico se encuentra en el área del volcán Tolhuaca, al norte de la ciudad de Curacautín, en la Región de la Araucanía. 

El 22 de abril, de acuerdo con información de Radio Kvrruf, comunidades mapuche de Curacautín encabezadas por Curamil, del Lof Radalko, presentaron una denuncia ante la Superintendencia del Medio Ambiente, en la que acusan a Adobera SpA de “eludir” el sistema de evaluación ambiental. La última de una serie de acciones en rechazo a esta propuesta que comenzaron a finales de 2021.

No obstante, Carolina Wechsler, gerente de Adobera, explica que cuentan con una carta de pertinencia la cual indica que no están obligados, “dadas las características del proyecto” a ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). 

Tal oficio, fechado en junio de 2021, lo firma la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental que resolvió que “el Proyecto denominado ‘Programa de Perforación Exploratoria (PPE) Área Adobera’, presentado por Adobera SpA, no se encuentra obligado a ingresar al SEIA en forma previa a su ejecución”; pues no se trata de una central generadora de energía mayor a 3MW, sino que corresponde a una etapa de exploración.

Wechsler argumenta que esto es así porque se encuentran en una etapa muy inicial. Superficialmente ya se hicieron todos los estudios científicos que les permiten reconocer que el área es un reservorio potencial de energías limpias y para comprobarlo corresponde perforar pozos en el lugar y para ello cuentan con el aval de la carta del SEA.

“Con esa autorización nosotros vamos a hacer estos pozos. Ahora, de ahí en adelante para hacer toda la implementación de lo que es una planta geotérmica sí tenemos que entrar con un estudio de impacto ambiental completo, que incluya consulta indígena y que incluya todas las etapas que correspondan”, subraya Wechsler.

Potencial energético

El Centro de Excelencia en Geotermia de los Andes (CEGA) -un proyecto Fondap-Conicyt- destaca que Chile tiene un alto potencial para la generación de energía geotérmica ya que cuenta con cerca de un 20% de los volcanes activos continentales. “Las cifras sobre potencial geotérmico que se manejan hoy en Chile van  desde los 3.350 MW (Enap) hasta los 16.000 MW (Lahsen, 1988), lo que podría representar un 91% de la capacidad instalada actual de la matriz energética del país”, afirma el centro en su web.

Allí mismo agregan que “la geotermia es la energía renovable no convencional (ERNC) menos conocida, la más ignorada y la con mayor potencial dentro de todas las ERNC posibles de desarrollar en el país”.

La carta de pertinencia con la que cuenta Adobera SpA les permite perforar hasta seis pozos, pero la empresa tiene previsto ejecutar tres con una profundidad de entre 1.500 a 2.000 metros. Dependiendo de los resultados es que podrán saber si la planta podría ser de 6, de 9 o hasta de 18 MW.

La gerente del programa especifica que se trata de “pozos bastante seguros”. “Nosotros hemos logrado reducir el impacto ambiental superficial gracias a maquinaria de menor tamaño, pozos más delgados que utilizan mucha menos agua, que van encamisados. Eso protege todas las napas”.

Wechsler subraya que la energía geotérmica además no es contaminante ya que emite vapor de agua con un porcentaje menor de 1% de gases no condensables, como CO2 o H2S. “Es la energía que menos gases invernadero emite reconocida en el mundo”.

Adobera SpA es un consorcio formado por la compañía con sede en Ámsterdam Transmark Renewables; y por las islandesas GEG Power y North Tech Energy.

La oposición de Curamil y Royo 

La primera señal de rechazo a este proyecto se conoció en diciembre de 2021. Una publicación de Radio Universidad de Chile, compartida por la Alianza Territorial Mapuche, de la que Alberto Curamil es líder y vocero, reseña que “hasta los pies del volcán Tolhuaca llegaron las comunidades mapuche Pancho Kuramil del lof Radalko, Liempi Colipi del lof Contué y del lof Pidenco Lafkenche” para mostrar su desavenencia.

“Vienen acá a intervenir el volcán donde nacen las aguas que pasan por nuestras comunidades. Para nosotros, es un volcán inserto en nuestro sistema cultural y espiritual, siempre mencionamos al volcán Tolhuaca en nuestras rogativas. Si hoy perforan el Tolhuaca, es como si lo asesinaran, nos oponemos para mantenerlo vivo”, afirmó entonces el lonko Alberto Curamil.

Curamil es dirigente y vocero de la Alianza Territorial Mapuche (ATM), que también tiene entre sus portavoces al líder de Temucuicui Mijael Carbone.

En la misma publicación se reseñan los dichos de la convencional constituyente del distrito 23, Manuela Royo, quien aseguró que “en el contexto de emergencia climática, es peligroso que empresas de geotermia se instalen en la ladera del volcán Tolhuaca, más aún cuando son las propias comunidades indígenas del territorio las que expresan descontento, falta de consulta y la amenaza que significan estos proyectos”.

Curamil es bien conocido por la policía en la IX Región. Desde el año 2009 registra 7 detenciones por desórdenes públicos, maltrato de obra a carabineros, abigeato y también por porte ilegal de armas de fuego y municiones. Aunque llegados los casos al Poder Judicial los tribunales nunca lo han condenado. La convencional Manuela Royo ha sido abogada de Curamil al menos en dos oportunidades.

El 16 de marzo de este año la propia Royo compartió fotografías en la que aparecen tanto ella como Curamil en otra actividad “para hacer frente al proyecto Adobera”, según la leyenda de los retratos colgados en su cuenta de Instagram.

“No podemos permitir que estas empresas trasnacionales instalen este proyecto que ingresó con irregularidades al SEIA y afecta directamente a la naturaleza, comunidades locales y pueblos originarios”, aseguró Royo. Y concluyó su mensaje con un: “¡No al proyecto geotérmico Adobera en el volcán Tolhuaca!”. 

De acuerdo con el decreto del Ministerio de Energía, que otorga la concesión de exploración de energía geotérmica a la empresa «Transmark Chile SPA.», en el área denominada «Peumayén», en el oficio ordinario Nº 779, de fecha 25 de octubre de 2016, “la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena informó a esta Secretaría de Estado que el área solicitada en concesión de exploración geotérmica ‘Peumayén’, no se encuentra superpuesta a zonas afectas al régimen de propiedad indígena, Áreas de Desarrollo Indígena (ADI), derechos de agua regularizados a favor de comunidades indígenas o bien a demandas reivindicatorias territoriales”.

Ahora, la denuncia presentada el 22 de abril es explicada en detalle por Ximena Cuadra, integrante de la Red de Acción por los Derechos Ambientales (RADA). En un audio de la abogada compartido por Radio Kvrruf, señala que el lonko Curamil denunció a la superintendencia por “la existencia de una tala ilegal de bosque”, por no presentar el estudio de impacto ambiental, por no haber tenido contacto con las comunidades locales, por el daño a especies nativas y, especialmente, por ser “un área donde nacen las aguas”. 

El historial del lonko

Sobre esto, Wechsler responde que “hay mucha información falsa, nosotros no vamos a afectar la zona superficial porque estos pozos van encamisados, van protegidos y van con un sello arriba que no permite que, de partida, las paredes del pozo se toquen con el resto del ambiente. La parte superficial tiene unas válvulas para que esto no tire vapor descontrolado”.

Explica también: “Hemos seleccionado áreas desprovistas de vegetación para poder hacer nuestros estudios superficiales, el camino es un camino antiguo forestal que ya estaba construido, por lo que ninguno de nosotros hemos realizado ninguna afectación en estos momentos en el territorio”.

En cuanto al contacto con las comunidades de la zona plantea que “hay gente a la que sí le interesa conocer este tipo de energías renovables, que tienen muy baja afectación al medioambiente, y hay otras que están más alineadas con el hecho de mantener prístino todo el sector. Hay algunos con los que sí hemos podido conversar y otros que en definitiva no quieren hablar. Con las comunidades indígenas fue un poco lo mismo, logramos hablar con un grupo de ellos, pero finalmente se cierran a la posibilidad de seguir hablando con nosotros; y ahí los invitamos a continuar”. 

Frente a esta situación, la diputada por La Araucanía Gloria Naveillán denuncia que Curamil se ha visto envuelto “en las tomas de campo que han ocurrido en el camino de Curacautín a Lautaro, y además es el que lleva años tratando de evitar que haya cualquier tipo de desarrollo geotérmico, o de cualquier tipo en la zona de Curacautín”. La legisladora enumera que el lonko ha estado relacionado con acciones de violencia como la toma de campos, postura de letreros, y amenazas a agricultores. 

Un ejemplo reciente fue la toma de las Termas Malleco, pertenecientes a la familia del convencional DC Fuad Chahin ocurrida el 4 de abril, y liderada por Curamil. 

Dos días después, una publicación en Facebook de la Alianza Territorial Mapuche señala: “Como es de público conocimiento, en la zona del volcán Tolwaka, inversionistas trasnacionales apoyados por actores locales con intereses de acaparamiento de derechos de aguas como es el caso de la familia Chahin, pretenden construir una planta geotérmica de generación eléctrica; la que ha encontrado una férrea oposición de los mapuche de la zona”. En dicha publicación, el lonko nuevamente manifiesta su rechazo al proyecto geotérmico. 

Naveillán recuerda que Curamil fue galardonado con el llamado “Nobel Verde” o premio Goldman 2019. 

“Se ha empoderado en eso y se escuda en ese premio para ejercer acciones de violencia. Por eso uno tendría que reclamarle ‘oye, pero si te ganaste un premio por un tema medioambiental la forma de lograr tus objetivos no puede ser a través de actos de violencia y amenazas’. Además, cualquier desarrollo que pueda haber en pos de energías limpias en Chile, yo personalmente lo avalo. Si estamos buscando que el planeta no siga sufriendo con otro tipo de energías que son contaminantes, bueno lo lógico es que tratemos de empujar el carro para el mismo lado y si hay desarrollo de energías alternativas que no contaminen, las aprovechemos al máximo posible”, dice la diputada.

En 2019, cuando obtuvo el llamado “Nobel Verde”, Curamil no pudo asistir a la ceremonia realizada en Estados Unidos por encontrarse en prisión preventiva, acusado de ser uno de los autores de un violento asalto con toma de rehenes a una caja de compensación, en Galvarino en abril 2018. Tanto la Fiscalía como la Intendencia de la Araucanía solicitaban más de 40 años de prisión para Curamil, pero fue absuelto de todos los cargos ya que no se logró acreditar su presencia en el lugar.

Luego de eso Curamil volvió a ser detenido en abril de 2021 por unas barricadas instaladas en la ruta 5 Sur, en protesta por la quema de una casa de una mujer, detención en la que resultó herido de perdigón. 

Por otro lado, en agosto de 2020 el encuentro de comunidades mapuches denominado Meli Futa Trawün, encabezado por el lonko terminó en una marcha no autorizada que, de acuerdo con los reportes de los diarios de entonces, dejó saldo de al menos diez locales comerciales con sus vitrinas destrozadas y al menos cuatro vehículos particulares dañados, además de destrozos en un templo evangélico.

Tras los hechos, Curamil manifestó a radio Rayén “nosotros siempre vamos a responsabilizar al gobierno, porque ellos son los que están manejando todo este tipo de políticas sucias junto con las empresas transnacionales y toma a algunos jóvenes que, de repente, no entienden y no conocen las situaciones o los lineamientos políticos que tienen los grandes empresarios acá”.

Sobre los daños dijo que “teníamos un orden interno acá de poder llevar a cabo esta marcha, así, de manera pacífica, pero hay un descontrol de parte de los jóvenes que son más impulsivos, muchas veces, y no logran separar este tema que son trabajos políticos muchas veces que se dan” y pidió disculpas “a los pobres”.

Curamil también fue detenido en abril de 2020 cuando se dirigía a participar de actividades indígenas en las cercanías del Túnel Las Raíces de Lonquimay. «Se encuentra detenido el lonko, quien fue acusado nuevamente de delitos en contra de Carabineros», informó entonces la abogada Manuela Royo. Mientras el mayor de Carabineros Fernando Mella, comisario de Curacautín, señaló que «fue detenida una persona de sexo masculino que, habiéndole indicado por parte de carabineros de servicio que no se podía transitar, hizo caso omiso, agrediendo a un oficial, por lo que fue detenido y trasladado a la unidad».

“Obstáculo a la inversión”

El Fondo de Desarrollo Geotérmico para América Latina (GDF), con fondos de la Unión Europea, otorgó el financiamiento para la perforación exploratoria a Adobera SpA, se informó en octubre de 2021.

Y según el decreto del Ministerio de Energía la concesión de exploración geotérmica denominada «Peumayén», da cuenta de una inversión total que asciende a US$ 8.020.000. 

Señala Carolina Wechsler que al contar con financiamiento de la UE sus protocolos, antecedentes y regulaciones están estandarizados de forma internacional. “Ellos han hecho sus observaciones, las cuales nosotros hemos ido mejorando de forma previa a cualquier inicio de actividades en el proyecto; porque nosotros no hemos hecho ninguna actividad civil”. 

Asimismo, argumenta que “la geotermia es buena para la comunidad, para Chile completo y para todo el mundo, ayuda a frenar el cambio climático y tiene una relación directa de armonía con el medioambiente. Entonces, sería una lástima que estas situaciones retrasaran el proyecto y es por eso que invitamos a todas las comunidades a conversar sobre geotermia, porque puede ayudar a la pobreza energética en que estamos sumergidos y a estabilizar el futuro eléctrico del país, dado que es un combustible, por decir alguna forma, local, no dependemos de ninguna fluctuación externa de precios, de petróleo o gas. Por eso nuestra intención de hacer el llamado a que nos escuchen. Nosotros tenemos un proyecto que es pequeño, es bueno y hace bien a la comunidad”.

Wechsler agrega que “la superficie a utilizar para la planta y sus elementos será de menos de 1 hectárea. Haciendo que la geotermia sea la tecnología que utiliza menos superficie por MW instalado”.

Para Naveillán, de continuar las actividades en contra de esta iniciativa “lo único que logramos, aparte de no tener generación de energías limpias, es ahuyentar a los inversionistas extranjeros que son los que de una u otra manera ayudan a que la economía del país mejore”. 

Pero advierte la diputada, “no olvides que Curacautín, Lautaro, Lonquimay, etcétera, están dentro de lo que yo denomino la franja terrorista. Entonces, acá lo que ellos quieren es obstaculizar cualquier tipo de inversión o de emprendimiento, eso es lo que quieren”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta