“Termas Malleco se encuentra cerrada por esta semana, debido a razones de fuerza mayor. Disculpe las molestias”. Así decía parte de la notificación que aparecía, al menos hasta el viernes 8 de abril, apenas se ingresaba al portal web de las termas en cuestión. Tres días después, el lunes 11, era imposible acceder a la página. Esto, aunque a primera vista no lo parezca, está relacionado con las tensiones que se viven dentro de la Convención y que han denunciado varios constituyentes.

Lo que el aviso no indica es que estas son las termas que están en predios de la familia del convencional DC Fuad Chahin. El lunes 4 de abril fueron blanco de una toma por parte de la comunidad mapuche de Radalko. Los artífices del hecho estarían relacionados con otros miembros de la Convención, así lo denunció el propio constituyente. La acción estuvo liderada por el lonko Alberto Curamil.

«Hay vínculos entre esos grupos con algunos constituyentes, no tengo ninguna duda», dijo el convencional en entrevista concedida a Radio Cooperativa un día después de ocurrido el hecho.

«No digo que sean mapuches. Puedo garantizar que no se trata de nadie de los escaños reservados, lo quiero aclarar derechamente, no quiero sembrar un manto de duda respecto de ellos. Ustedes ven en las redes sociales y se van a dar cuenta. Es muy fácil poder averiguar cuáles son esos vínculos, son públicos», señaló Chahin ese mismo día en entrevista concedida a CNN (ver minuto 4:48 de la transmisión).

«Lo que estoy diciendo es constatar un hecho, no estoy diciendo que ellos estén involucrados en estos hechos de violencia, lo que digo es que hay un vínculo con estas organizaciones», aclaró el convencional, quien optó por no dar declaraciones a El Líbero.

Aunque en ningún caso se puede afirmar de manera categórica quiénes serían los convencionales a los que Chahin se refiere sin mencionarlos, cuando se hace una revisión en redes y páginas web, el nombre de Alberto Curamil aparece vinculado al de Manuela Royo, que fue electa para formar parte del órgano en cuestión (Independiente-Apruebo Dignidad), precisamente por la Región de La Araucanía.

La convencional Royo, abogada de la Universidad Alberto Hurtado y Licenciada en Historia de la Universidad de Chile, ha mantenido vínculos con Curamil, al menos desde 2014, según las informaciones que arrojan los buscadores en Internet.

Royo fue abogada de lonko Curamil

La convencional Manuela Royo ha sido abogada de Curamil al menos en dos oportunidades. Sus relaciones con el pueblo mapuche datan de varios años.

En una publicación del blog de la Alianza Territorial Mapuche del 16 de enero de 2019 quedaron registrados los dichos de la esposa de Curamil. Allí relató que luego de una visita de funcionarios de la PDI a su vivienda, en momentos en los que solo estaba ella, esta optó, una vez que quedó sola, por comunicarse de inmediato con Royo para contarle lo sucedido.

«Después que se fueron llamé a la abogada Manuela Royo contándole lo mismo que pasó para que ella se comunicará con el abogado defensor de Alberto», se señala en la publicación ‘Esposa de logko Alberto Curamil denuncia hostigamiento policial en su vivienda’.

En abril de ese mismo año, cuando a Curamil le otorgaron el llamado «Premio Nobel Verde», el medio UFRVisión entrevista a Royo y la identifica como abogada del dirigente mapuche, que para entonces estaba privado de libertad.

«Él no fue detenido en ese momento, sino meses después por una denuncia anónima, porque él había ido a la cárcel, porque él también había ido a la audiencia de control de detención. Él hoy día se encuentra privado de libertad, pero pesa sobre él la presunción de inocencia y está a la espera de la preparación de juicio oral», dijo Royo en esa entrevista.

La abogada se refería al caso del robo de una caja de compensación en Galvarino, comuna de Cautín, ocurrido en 2007, por el que Curamil estuvo en prisión desde 2008. Luego quedó en libertad.

Siguiendo con este vínculo, en la página de la organización Frontline Defenders, de la que Royo es parte, figura una biografía de la ahora convencional, donde se detalla su relación con las causas mapuches y específicamente con Curamil.

«Junto a la Alianza Territorial Mapuche (ATM) y el Lonko Alberto Curamil (premio Goldman el año 2019), lograron detener dos proyectos de centrales hidroeléctricas del río Cautín, en el año 2018, río considerado sagrado para esta cultura. Además, ha apoyado comunidades de Temucuicui, Curacautín, entre otras. También junto a Modatima ha presentado denuncias y medidas cautelares por la defensa del derecho al agua en Chile», se señala en el portal.

El vínculo entre ambos es aún más antiguo. Royo participa en un documental titulado ‘Tortura al werken Alberto Curamil’, publicada el 13 de abril de 2014. «Golpear a una persona que está siendo esposada, patearle la cabeza, es tortura, y eso no solo lo decimos acá, sino que lo dicen los tratados internacionales ratificados por Chile», señala en el minuto 5:53 de la pieza.

Más recientemente, en una publicación que efectuó la convencional Royo en su cuenta en Instagram el pasado 16 de marzo, incluyó una fotografía en la que aparece al lado de Curamil.

«Este fin de semana estuvimos junto a las comunidades del Lof Radalko en Curacautin y diversas organizaciones y representantes de instituciones académicas, articulándonos para hacer frente al proyecto Adobera que pretende extraer energía geotérmica e instalarse en la zona del volcán Tolhuaca, en las comunas de Curacautín y Quilaco, en el Wallmapu», se lee en la publicación en Instagram.

El Líbero se comunicó con la convencional vía WhatsApp para solicitarle una entrevista. Aunque en principio saludó, cuando se le explicó el tema sobre el cual sería consultada no volvió a responder.

La convencional Manuela Royo y los mapuches

El interés de Royo por el tema de los derechos indígenas y sus lazos con el pueblo mapuche van mucho más allá que su relación con Curamil. La tesis doctoral que actualmente realiza en la Universidad de Talca es sobre derechos de la naturaleza, agua y pueblos indígenas. Además, cuenta con un diplomado en Derecho Indígena y Ambiental de la Universidad de Chile. Así figura en la red Linkedin.

Según la biografía de la convencional que aparece en línea en la Biblioteca del Congreso Nacional, tiene un magister en Derecho Penal de la Universidad de Talca, casa de estudios donde es profesora de Derecho Constitucional y pueblos indígenas.

La jurista trabajó en la Defensoría Penal Pública de La Araucanía desde marzo de 2013 y estuvo un año en la Defensoría Penal Mapuche, se indica en esa misma biografía. 

Royo defendió a los hermanos Catrilaf en el caso por el crimen del matrimonio compuesto por Werner Luchsinger y Vivianne Mackay, que murieron en medio de la quema de su hogar el 4 de enero de 2013. Fue apartada de su cargo por denunciar supuesto racismo por parte del fiscal de la causa en contra de la ahora también convencional Francisca Linconao.

Siempre vinculada al pueblo mapuche, en otro caso del año 2012 la abogada logró que la Corte Suprema decretara la nulidad del juicio del comunero mapuche Mijail Carbone, que había sido condenado a siete años de cárcel por homicidio frustrado contra carabineros.

Frontline Defenders menciona en su portal otra causa mapuche en la que participó, esta vez en instancias internacionales: «Denunció al Estado Chileno en el año 2015 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la violencia ejercida en contra niñas y niños mapuches».

De acuerdo con la información que figura en su cuenta en Instagram, Royo es vocera nacional del Movimiento de defensa por el acceso al agua, la tierra y la protección del medioambiente. En la Convención fue coordinadora de la ya concluida Comisión de derechos humanos, verdad histórica y bases para la justicia, reparación y garantías de no repetición.

En sus relaciones más personales la convencional Royo también se ha vinculado con los mapuches. ‘Manuela Royo, la abogada pro mapuche que hoy está al frente de la polémica comisión de DD.HH. de la Convención’ se titula la nota publicada el 5 de agosto del año pasado en La Tercera, en la que se asegura que la hija de la abogada es de ascendencia mapuche.

«Fue durante el juicio y en medio de su vinculación con la familia Catrilaf que conoció al padre de su hija mapuche Alma, con quien ha llegado varias veces a trabajar a la Convención Constitucional», se indica en la publicación.

Ya desde antes de que empezara a estudiar Derecho, Royo se había vinculado al pueblo mapuche. De acuerdo con esa misma entrevista, conformó con otras compañeras el colectivo Álex Lemún, comunero de ese pueblo indígena que murió de un disparo el 12 de noviembre de 2002, cuando tenía 17 años, en medio de la ocupación de un terreno en la comuna de Angol.

«La toma en verdad no se ha levantado»

Un asunto que ha pasado un poco desapercibido en los medios, pero no en Curacautín, es que efectivamente quienes protagonizaron la toma fueron desalojados por Carabineros pocas horas después del hecho, pero desde entonces permanecen puertas afuera de la terma, incluso en puntos estratégicos de las dos vías que llevan al lugar desde el pueblo. La página de la terma sigue sin estar en línea.

«La toma en verdad no se ha levantado, ellos están bloqueando la entrada a las termas, no se puede llegar allá. Todos los días están allá, presionando. Adentro está carabineros y no los dejan entrar, pero ellos están en el camino, atrincherados en vehículos», comentó una persona de la zona que aceptó contar lo que ocurre en el lugar, siempre que su nombre se mantuviera en reserva.

El Líbero conversó con varios habitantes del sector, todos con el mismo miedo a represalias, todos declararon en off. «Es que eso es un camino público desde Curacautín, da la vuelta por la Laguna de Malleco y sale a Inspector Fernández, entonces ellos se ponen en vehículos, al lado del camino, unos por Curacautín y otros por Inspector Fernández, por la Laguna de Malleco. Las termas están hacia adentro, en el campo», explicó otro vecino.

«Se ponen en camionetas blindadas, pero carabineros no puede hacer nada porque no están bloqueando la vía. Claro, como andan armados, nadie va. Se quedan unos en la noche, en la mañana suben los otro vehículos y cambian. A las 6:00 de la tarde vuelven a cambiar, entra el otro turno», reató alguien más de la zona.

Las entrevistas fueron efectuadas vía telefónica, cada quien por separado, pero los relatos coincidían incluso en los detalles: «Están de puesto fijo, tienen una fogata. Llega una camioneta, se va, pero quedan cabros, amedrentando a quien quiera entrar. Aquí hasta carabineros corre peligro».

Para los habitantes del sector es claro que la toma no ha terminado. «El día que empezó la toma yo venía por el sector de Inspector Fernández, que es el otro acceso para llegar a esa área, esa ruta lleva al Parque Nacional Malleco y a las termas. No se podía entrar a uno de los fundos que están por esa vía. Me pararon antes, un señor que me conoce y me dijo: ‘Tenga cuidado porque allí están controlando el camino. No va a alcanzar a llegar. Hay una camioneta roja’. Me acerqué hasta una curva, miré de lejos, efectivamente ahí estaban y me devolví», contó otra persona del sector.

Los derechos del agua, un tema que une a Royo con Curamil

En la toma de las Termas Malleco el líder fue el ya mencionado Alberto Curamil, dirigente de la Alianza Territorial Mapuche. Ellos mismos se adjudicaron el hecho mediante una publicación en su cuenta en Facebook.

«Según indica el logko Alberto Curamil, este es un acto de protesta con la familia Chahín que concentra más de 22.000 litros por segundo de derechos de agua en los ríos de la comuna de Curacautín», se indica en el mencionado post.

El apoyo a un proyecto de geotermia que pretende instalarse en la zona es otro de los puntos en discusión por parte de los grupos que protagonizaron la toma y que también los vincula con la convencional Manuela Royo.

«En la zona del volcán Tolwaka, inversionistas trasnacionales apoyados por actores locales con intereses de acaparamiento de derechos de aguas como es el caso de la familia Chahin, pretenden construir una planta geotérmica de generación eléctrica; la que ha encontrado una férrea oposición de los mapuche», se indica en otra publicación de la Alianza Territorial Mapuche en Facebook.

«Aquí lo que se ha hecho es una operación política, tratando de justificarlo con mentiras, generando una imagen de que aquí tenemos todos los derechos de agua de la región de La Araucanía, cuando no es cierto. Yo no tengo un litro», dijo al respecto en convencional Chahin en la entrevista en Cooperativa.

«No tengo ni he tenido nunca un derecho de agua. Es más, cuando fui diputado presenté un proyecto de reforma constitucional para que el agua fuera un bien nacional de uso público y su acceso un derecho humano, así también lo voy a sostener y a votar en la Convención cuando nos corresponda», agregó.

Una de las exigencias que públicamente había presentado el grupo liderado por Curamil para desistir de la toma era que Chahin se presentara a conversar con ellos. Se supo que al parecer acudiría a la cita el pasado fin de semana, pero esta información no pudo ser confirmada.

«Los comuneros no depondrán su movilización hasta que Chahin se presente a conversar en el lugar», advirtió la Alianza Territorial Mapuche en la publicación realizada el día de la toma en la mencionada red social.

«La relación que Curamil tiene con personas de la Convención»

La diputada Gloria Naveillán habló con El Líbero sobre la relación que, aseguró, tiene el líder de la toma con otros convencionales. «Imagino que la acusación de Fuad Chahin (de que hay vínculos entre quienes efectuaron la toma y algunos convencionales) va en término de las relaciones, obviamente buenas, que tiene el señor Curamil con personas que están dentro de la Convención», dijo.

«Aquí se mezclaron dos cosas, por un lado el señor Curamil que hace mucho rato que anda en la zona armando problemas, junto con la relación que el señor Curamil tiene con personas de la Convención y que probablemente dijeron ‘aprovechemos y apretemos a Fuad Chahin por ese lado», agregó la diputada.

Naveillán dijo más: «No me cabe duda que esto también es un modo de presión por las cosas que últimamente Fuad Chahin se ha negado a apoyar y a avalar porque claramente van contra toda lógica dentro de la Convención».

A finales de marzo el convencional DC había marcado distancia y se había retirado de la mesa de negociación de la Comisión de Sistema Político, instancia de la que hace parte. En ese momento explicó que lo que se estaba haciendo era el mismo «engendro» que ya había sido rechazado en el pleno. El asunto trataba sobre la estructura del Poder Legislativo y el Ejecutivo, así como sobre el sistema electoral.

Precisamente un día antes de la toma, Chahin emitió declaraciones críticas durante su participación en el programa Mesa Central, con respecto a los artículos sobre organización del Congreso que a esa altura ya habían sido aprobados.

«La verdad es que esta cámara territorial no tiene ninguna incidencia en el proceso legislativo. La Cámara de Diputados va a poder hacer lo que quiera con cuatro séptimos de los presentes, va a poder ignorar completamente la opinión de la Cámara de las Regiones, por lo tanto es una cámara decorativa», dijo en el minuto 42:21 de la transmisión con respecto a lo aprobado hasta ese momento en la Convención.

Si desde el Congreso la diputada Naveillán ve claro este vínculo, los habitantes de Curacautín que fueron consultados por este medio lo asumen como un hecho cierto.

«Al convencional lo atacaron públicamente y el padre es ya mayor, es una familia de muy buenas personas, muy queridos en el pueblo. Esto es toda una estrategia política. Esa conversación no es para saludarlo ni para pedirle algo menor, es una maniobra para amedrentarlo. Fuad Chahín claramente ha ido en contra de muchas cosas en la Convención», señaló una persona que ha vivido por años en la zona y que asegura que estos grupos suelen exigir dinero a cambio de permitir el trabajo en el sector, así como la entrega de terrenos.

Chahin: «No me van a amedrentar»

En todo caso, ya desde el día posterior a la toma el convencional Chahin había aseverado en la referida entrevista en Cooperativa que no iban a lograr intimidarlo.

«Han sido mis declaraciones, es una forma de amenazarnos (…) La gente sabe quiénes son, no quiero generar más polémica. No es causalidad (…) Inventan cosas que son absolutamente falsas para justificar un hecho violento de amedrentamiento, pero yo les quiero decir que no me van a amedrentar. Yo voy a seguir opinando de acuerdo a mis convicciones, voy a seguir defendiendo la democracia y voy a seguir condenando la violencia», sostuvo.

«Por Dios que es doloroso cuando durante décadas se sacaron la mugre con mi mamá, con nosotros, con sus colaboradores para generar un centro turístico fundamental para la región de La Araucanía y que hoy día para poder tratar de afectar mi opinión política entonces generan un daño que afecta no solo a quienes son los propietarios de las termas, sino que afectan a todo el turismo de la región y a la gente que trabaja ahí y a la gente que vive del turismo», agregó.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta