Cese inmediato de funciones desde hoy”. Así fue la escueta carta que envió el 1 de junio el subsecretario para las Fuerzas Armadas, Galo Eidelstein, a dos altos oficiales militares que trabajaban en esa repartición del Ministerio de Defensa Nacional.

Se trata del general René Norambuena, y el coronel Eduardo González Goncalves, ambos oficiales en retiro del Ejército de extensa trayectoria.

No hubo razones ni explicaciones. La jefa de Recursos Humanos de la Subsecretaría fue mandatada para informar la decisión; y se limitó a decir que “cumplía órdenes”. No tenía más información.

Los funcionarios despedidos tenían contrato vigente hasta el 31 de diciembre de 2022 y cumplían funciones relevantes en la subsecretaría, según señalan fuentes del ministerio.

El «modus operandi» se repitió esta vez al igual que en marzo, cuando se notificó del despido a funcionarios el mismo día, y los funcionarios debían hacer abandono inmediato de sus funciones. Esa manera de desvincular le ha generado a la Subsecretaría una serie de reclamos ante la Contraloría; y demandas ante la justicia por vulneración de los derechos laborales.

Subsecretario PC aplica la “doctrina Teillier” de despidos

De esa forma, Eidelstein allanó el camino para instalar como asesores en el Ministerio de Defensa a dirigentes y militantes comunistas muy cercanos al presidente del PC, Guillermo Teillier, y con millonarios sueldos.

Según los datos publicados en el Portal de Transparencia, en abril aparecen con salarios sobre $6 millones Carlos Chong ($6,3 millones) -hermano de la fiscal Ximena Chong-; Tania Sáez Romero ($6,3 millones); Juan Valdivia ($6,1 millones); y Erik Layana ($6,1 millones), ex jefe de gabinete del diputado Jorge Brito.

Completan la lista los ex dirigentes de la Universidad Arcis, Patricio Palma Cousiño ($1,9 millones) y Jaime Insunza Becker ($1,9 millones).

Los reiterados despidos del subsecretario, además, están en línea con la “doctrina Teillier”; que fue definida en la última sesión del pleno del Comité Central del Partido Comunista.

“Nuestro gobierno ha tenido diversos problemas de instalación. Algunos vinculados a la inexperiencia de las autoridades entrantes, otros ligados a la permanencia de personeros de confianza de Piñera en diversas reparticiones públicas”, señala la resolución del Comité Central del 17 de mayo de 2022, haciendo un velado llamado a desvincularlas para revertir los problemas.

Subsecretaría clave para las FF.AA.

La repartición que dirige Eidelstein en el tercer piso de Zenteno 45 es clave en la seguridad del país; ya que es la que autoriza todo el financiamiento de las adquisiciones y renovación de material bélico del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, como aviones, buques, tanques, misiles, fusiles, municiones y armamentos en general.

Otro aspecto muy sensible es que la Subsecretaría para las FF.AA. tramita todos los ascensos de los suboficiales y oficiales del Ejército, Armada y Fuerza Aérea. Lo que le entrega un enorme poder a las autoridades de ese organismo controlado por el PC.

General (r) dirigía unidad de reparaciones a víctimas de minas antipersonales

El general (r) René Norambuena, que fue despedido, estaba a cargo de la unidad de reparación a las víctimas de minas antitanques, antipersonales y bombas sin explotar en las zonas fronterizas del país, contenida en la ley 21.021 de agosto de 2017.

La ley establece que las víctimas son “toda persona que fallezca o resulte con una o más deficiencias físicas o sensoriales como consecuencia de la explosión”.

Gracias a la labor de su unidad, se logró entregar indemnizaciones a 167 víctimas con montos que llegan hasta las 900 UTM ($52 millones), según detallan fuentes del ministerio.

En total, el Estado ha pagado beneficios monetarios por más de $2.400 millones.

Con una extensa trayectoria, Norambuena estuvo 34 años en el Ejercito, donde fue jefe de Transportes y Telecomunicaciones. También se desempeñó en importantes empresas del sector privado como gerente de logística.

En el Ministerio de Defensa trabajó más de seis años, la mitad como oficial activo. Durante los años 90, el oficial fue jefe militar de la entonces Subsecretaría de Guerra, que dirigía Jorge Burgos. También laboró con los ministros de Defensa Patricio Rojas y Edmundo Pérez Yoma.

General Norambuena: «Me desvincularon por orden superior y sin motivo alguno»

Tras la publicacion de este artículo, el general de brigada (r), René Norambuena envió a El Líbero la siguiente declaración. (nota actualizada el 8 de junio a las 15.32 horas)

«Acepté el cargo de Jefe de la unidad de Reparación de la Subsecretaría para las FFAA . de acuerdo a la ley 21.021 en el año 2018 por ser una labor social, humanitaria y de DD.HH. Mi trabajo era para reparar a muchos ex miembros de las FF.AA. y civiles que fallecieron. Lo que permitió reparación a herederos y también a los que sobrevivieron y perdieron sus piernas, brazos o que quedaron en muy malas condiciones físicas y mentales; después de la explosion de minas producto de la amenaza peruana en el norte en 1975 y la defensa ante Argentina en 1978. También hay víctimas entre los militares que limpiaban o levantaban minas en diferentes zonas de nuestro país».

El oficial agrega que estuvo «3 años cumpliendo esta silenciosa y beneficiosa labor en beneficio de militares y civiles. Se hicieron dos seminarios y se reparó a 167 personas con cero objeción de Contraloría, quedando algunos pendientes».

«Estoy feliz de haber apoyado y ayudado a mis pares y a civiles, la mayoría de condición socioeconómica muy difícil. El 1 de junio me desvincularon, por orden superior y sin motivo alguno, teniendo contrato a honorarios hasta el 31 de diciembre. Como buen militar tengo que acatar mi sorpresiva desvinculación, pero me fui con mi misión cumplida y feliz de haber apoyado a tanta gente que lo ha pasado mal por muchos años. No entiendo que hoy se hable de DD.HH., de unión entre chilenos y de labores sociales, ya que mi labor no fue reconocida ni valorada por quienes toman desiciones relacionadas con desvinculaciones».

El coronel que fue enlace con Defensa

El coronel (r) del Ejército, Eduardo González Goncalves, tiene una trayectoria impecable en su institución y en el Ministerio de Defensa, según sostienen quienes lo conocen. Su especialidad es en logística, inteligencia y relaciones internacionales, donde tiene un amplio currículum.

El más importante cargo que ocupó fue el de “enlace” entre el Ministerio y el Ejército en las gestiones de los ex ministros de Defensa José Antonio Gómez y Alberto Espina, canalizando en ambos sentidos todos los requerimientos.

En ese cargo, además, dirigió a todos los uniformados que trabajan en la institución en diferentes funciones, como escoltas, administrativos, protocolar, entre otros.

“Ese oficial manda a todos los militares de Zenteno 45, es el encargado de autorizar vacaciones, permisos, viáticos, y autorizaciones de pagos; entre otros”, explica una ex autoridad.

Como oficial en retiro, y dada su amplia experiencia, fue contratado en la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas para asesorar en materias vinculadas al personal en retiro de las Fuerzas Armadas; mantener una visión actualizadas de las iniciativas y estudios que provengan de los Círculos, Federaciones y Asociaciones del mencionado personal en retiro.

González tuvo más de 30 años de servicio en el Ejército. Fue agregado de Defensa de Chile en España, subdirector de logística, director de la Escuela de Artillería, y comandante del emblemático Regimiento de Artillería N°1 «Tacna», en Santiago.

Además, es investigador y profesoror en institutos nacionales como extranjeros, graduado en la Academia de Guerra, magíster en Ciencias Militares y Administración Logística; y egresado del Curso de Altos Estudios Estratégicos para Oficiales Superiores Iberoamericanos, en España.

La importante relación cívico-militar en Defensa

“El Ministerio de Defensa Nacional es donde el mundo civil y militar se encuentran en beneficio de un tema de Estado; como es la seguridad nacional y la defensa del territorio. Como en estos temas no se puede improvisar; es muy relevante tener gente experimentada y con capacidad suficiente de ambos mundos para implementar las políticas del sector; las que suelen ser consensuadas con todos los sectores políticos del país”, explica a El Líbero un especialista en defensa.

Como muestra de ello, está la elaboración de la Política de Defensa Nacional 2022 y las anteriores, desde 1997, que ha sido impulsada desde el Ministerio con la visión de los mandos militares, explica.

“La salida de personal militar en retiro, de oficiales de amplia experiencia y a veces con capacidades únicas, no afecta solamente a un gobierno determinado; sino que también a una política de Estado que no es partidista, sino que se debe a todo un país”, señalan las mismas fuentes.

“Estas decisiones afectan a la Defensa y también la relación de trabajo altamente profesional entre civiles y militares; que se desarrolla en el Ministerio de Defensa desde el retorno a la democracia.  Esto ha sido respetado y entendido como fundamental por parte de todos los gobiernos anteriores”, afirma una ex autoridad.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta