Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 20 de febrero, 2019

Rol de las Fuerzas Armadas, presión internacional y movilización ciudadana: las claves del 23F venezolano

Autor:

Emily Avendaño

El Presidente Sebastián Piñera ratificó que el viernes visitará Cúcuta para participar en el proceso de entrega de ayuda humanitaria para Venezuela. La presencia de la comunidad internacional es vista como una de las garantías de que el régimen de Maduro no reprimirá a quienes se movilicen hasta ese punto para sumarse al voluntariado que colaborará con el ingreso de las donaciones. “No hay manera de que no pase a menos que sea que ellos asesinen a miles de venezolanos. Por eso la importancia de los ojos y de la visión del mundo en todo este problema”, declara el diputado de esa nación José Manuel Olivares.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Con nombre, apellido y foto. El Presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó publicó ayer once mensajes en su cuenta de Twitter para solicitar a cada uno de los jefes militares, responsables de las zonas estratégicas del país petrolero, que permitan el ingreso de la ayuda humanitaria.

“Es un llamado a la reflexión que haremos de manera pacífica, con la convicción de que juntos logremos el cese de la usurpación”, escribió el legislador al señalar que estos son los encargados de las áreas “por donde va a entrar la ayuda humanitaria” y los puso en el dilema de que el 23 de febrero deberán optar entre “servir a Maduro o servir a la patria”.

Desde antes de asumir como Presidente encargado, Guaidó ha apelado a los militares en aras de alcanzar los tres puntos de la ruta que se trazó la Asamblea Nacional: cese de la usurpación de la Presidencia por parte de Nicolás Maduro, instalar un gobierno de transición y realizar elecciones libres y transparentes.

Treinta días después de su juramentación en un multitudinario cabildo abierto -una instancia prevista en la Constitución de Venezuela con carácter vinculante-, el llamado a la Fuerza Armada Nacional (FAN) continúa y es visto como uno de los puntos claves para lograr el éxito en la jornada del 23 de febrero, en la que Guaidó ha dicho que “sí o sí” entrará la ayuda humanitaria a su país.

Tanto como los militares, la presión que ejerza la comunidad internacional y la movilización que logren de la sociedad civil son señalados por analistas y diputados como los puntos clave del próximo sábado, día que va en vías de convertirse en un hito por las implicaciones que supone para Nicolás Maduro.

El abogado, profesor universitario de Derecho Constitucional, politólogo y doctor en Ciencias Políticas venezolano, Luis Salamanca, explica: “Si Guaidó logra que entre la ayuda humanitaria será considerada como una victoria política para la oposición; y si no lo logra Maduro será considerada una persona cruel, que muestra su talante dictatorial al no importarle que la gente muera. Maduro no tiene posibilidad de ganar salvo que establezca un escenario de negociación. Su opción es impedir la entrada de la ayuda humanitaria, de lo contrario se leerá como una derrota política para él”.

Es una decisión tomada, es una decisión del gobierno legítimo de Juan Guaidó, que tiene el apoyo del mundo… no hay manera de que no pase a menos que sea que ellos asesinen a millones de venezolanos. Por eso lo importante de los ojos y de la visión del mundo en todo este problema”, asegura el diputado José Manuel Olivares.

Las cartas están echadas con respecto a la situación de Venezuela. Más de 50 democracias del mundo, incluida Chile, le han dado apoyo a Guaidó. De hecho, el Presidente Sebastián Piñera ratificó que viajará el viernes a Cúcuta, ciudad fronteriza entre Colombia y Venezuela en donde se encuentra el Puente Binacional de Tienditas. En esa zona, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres de Colombia resguarda más de 200 toneladas de ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos, Puerto Rico y proveedores colombianos. A esto se sumará el aporte de Chile consistente en medicinas y alimentos.

La Asamblea Nacional de Venezuela, además, aprobó en su sesión ordinaria de ayer un decreto para autorizar el ingreso al país de la ayuda.

José Manuel Olivares, diputado, miembro de la Comisión para la Ayuda Humanitaria -instalada por el Parlamento venezolano- y quien se encuentra apostado en la frontera, enumera los que, a su juicio, son los factores claves para el 23 de febrero: “Primero, la Fuerza Armada venezolana. Es un punto clave en toda esta historia. Una fuerza armada que no es Vladimir Padrino, el ministro de Defensa, a quien vimos actuar como un sumiso de La Habana y un servil de Cuba. Él no representa el sentir, y eso lo tenemos confirmado, de nuestros oficiales superiores, subalternos de la Fuerza Armada en sus cuatro componentes”.

Los ojos del mundo están puestos en Cúcuta, donde vamos a tener la presencia del Presidente Duque, del Presidente Piñera, de otros tres mandatarios más de Latinoamérica, de diputados de toda la región. Lo que quiere decir que la tercera variable es la reacción del mundo ante cualquier locura de Nicolás Maduro. Ante cualquier violencia que intente generar Nicolás Maduro, la reacción del mundo va a ser fundamental”, afirma el diputado venezolano José Manuel Olivares.

El diputado menciona también las movilizaciones que se harán en todas las capitales de Venezuela y en los distintos puntos fronterizos para apoyar el ingreso. “La gente juega un rol protagónico, junto a nosotros que vamos a estar allí, al lado de la gente en primera fila en toda esta operación” y, por último, destaca a la comunidad internacional.

“Los ojos del mundo están puestos en Cúcuta, donde vamos a tener la presencia del Presidente Duque, del Presidente Piñera, de otros tres mandatarios más de Latinoamérica, de diputados de toda la región. Lo que quiere decir que la tercera variable es la reacción del mundo ante cualquier locura de Nicolás Maduro. Ante cualquier violencia que intente generar Maduro la reacción del mundo va a ser fundamental”, afirmó.

La cientista política venezolana Karen Quintero coincide en este argumento: “Se ha organizado una fuerza civil muy importante en torno al ingreso de la ayuda humanitaria. Eso pone a Maduro en un escenario muy difícil porque va a tener a los mandatarios de varios países, incluido el Presidente de Chile, en ese lugar. Va a estar como anfitrión el Presidente Duque y seguramente viajarán más emisarios. Eso pone mucha tensión en la frontera con Cúcuta porque nadie se va a arriesgar a hacer una avanzada de naturaleza militar teniendo a Jefes de Estado en ese punto. Maduro queda entre la espada y la pared. ¿Qué va hacer? ¿Va a lanzar una arremetida represiva contra la gente teniendo a todos los medios de comunicación y a Presidentes de otros países allí?”.

Por su parte, Salamanca llama a estar atentos a tres aristas: la posibilidad de una deserción militar el 23 de febrero, una situación de represión que pueda darse de manos de las fuerzas legítimas e ilegítimas que aún respaldan a Maduro y a cómo se va a introducir la ayuda o lo que ha calificado como el “misterio Guaidó”.

“La crisis ya llegó a los militares, por eso a la frontera llevarán a quienes le son más leales. Con fuerzas ilegítimas me refiero a colectivos, milicianos, paramilitares, la guerrilla colombiana o grupos como el ELN”, asegura el doctor en Ciencias Políticas.

“Si ellos han dicho que ‘sí o sí’ va a pasar la ayuda es porque están completamente seguros, si no es un suicidio político”

Dos conciertos habrá en la frontera entre los días 22 y 23 de febrero, lo que centra más la atención sobre lo que allí ocurra. El gobierno de Maduro convocó al Hands off Venezuela (Manos fuera de Venezuela) y dijo que llevarán alimentos y atención médica para los colombianos en Cúcuta más necesitados, en respuesta al concierto con cartel internacional al que convocó Guaidó, que promociona el empresario inglés Richard Branson, y que se llevará a cabo el viernes. El parlamentario cuenta también con el respaldo de 51 naciones democráticas.

Olivares, quien ha estado en la frontera colombo-venezolana desde el inicio de esta operación responde por qué están tan seguros de que la ayuda ingresará el 23 de febrero: “Es una decisión tomada, es una decisión del gobierno legítimo de Juan Guaidó, que tiene el apoyo del mundo. Tiene la determinación nuestra, que estamos al frente y en el punto caliente que es la frontera, y porque no hay manera de que no pase a menos que sea que ellos asesinen a millones de venezolanos. Por eso lo importante de los ojos y de la visión del mundo en todo este problema”.

Si Guaidó logra que entre la ayuda humanitaria será considerada como una victoria política para la oposición; y si no lo logra Maduro será considerada una persona cruel, que muestra su talante dictatorial al no importarle que la gente muera. Maduro no tiene posibilidad de ganar salvo que establezca un escenario de negociación”, afirma Luis Salamanca, analista político venezolano.

Los diputados han guardado con celo la estrategia de lo que ocurrirá ese día. Por lo que Salamanca dibuja algunos escenarios de lo que puede ocurrir: 1) Maduro va a bloquear el ingreso de cualquier ayuda en la frontera que permanece vigilada, por lo que una posibilidad es que las donaciones entren por las zonas de la frontera desprotegidas. 2) Que haya una gran movilización de personas que genere una gran marcha que ingrese la ayuda. 3) Ante esto, Maduro puede responder reprimiendo. 4) De ser así podría producirse un gran choque entre Venezuela y Estados Unidos, “pero eso no va a ser así, yo lo descarto”, aclara. 5) Maduro acepta negociar la entrada de la ayuda, a cambio de él repartirla.

Quintero, en cambio, se va por un solo escenario que es el “anunciado”. “Si ellos han dicho que ‘sí o sí’ va a pasar es porque están completamente seguros, si no es un suicidio político”. Es por eso que la cientista política más bien reflexiona sobre por dónde pasará la ayuda, hasta dónde llegará y si será una estrategia de un solo día o de varios.

“Puede ser que la ayuda entre por uno de los puntos menos publicitados, ya se ha visto que las donaciones han entrado en pequeños lotes y a través de sitios menos pensados. Esto no se ha hecho con improvisación. Es evidente un nivel de organización y estrategia y que hay mucha asesoría por detrás. Tenemos a un jugador –Guaidó– que está seguro de que algo va a suceder; y a un segundo jugador –Maduro– que reacciona, que cuenta con el respaldo del alto mando militar y que está buscando cualquier vía para no quedar tan mal parado”, argumenta Quintero.

Con esto se refiere al reconocimiento tácito que ha hecho Maduro de la emergencia humanitaria al permitir el ingreso de 300 toneladas de ayuda provenientes de Rusia. Maduro se vio obligado a cambiar el discurso. Antes decía que ceder era “mendigar” y que la ayuda humanitaria se trataba de una “humillación”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: