Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 11 de diciembre, 2014

Reforma tributaria: empresas chilenas pagarán 30% más de impuesto que las de países con doble tributación

Autor:

Uziel Gomez

Las compañías provenientes de 25 países pagarán 35% de impuesto en sus ganancias, pero todas las nacionales 44,5%.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

José de Gregorio, ex presidente del Banco Central entre 2007 y 2011, admitió que la reforma tributaria ha generado incertidumbre y que “sin duda tiene que tener ajustes. A mí no me gustó esto de los dos sistemas, integrado y semiintegrado, donde las empresas extranjeras tienen beneficios por sobre las empresas locales”.

El también ex ministro de Economía y Minería del Gobierno de Ricardo Lagos hizo la afirmación este martes tras exponer  en un foro económico, y “El Líbero” conversó con el economista especialista en tributación, Bernardo Fontaine,  para que explique los problemas de la reforma, en su calidad de figura clave en el acuerdo entre el gobierno y la oposición, que permitió su aprobación en el Congreso tras rehacer prácticamente el proyecto de ley inicial que tuvo casi 200 indicaciones.

De hecho, el propio Fontaine ya había advertido en septiembre  la existencia de varias “letras chicas” y de “errores técnicos” de la reforma, que subirá los impuestos a las empresas del 20% al 27% al 2018, y que cambia radicalmente el sistema impositivo chileno.

El proyecto de ley, además, fue aprobado por la oposición a regañadientes, que lo calificó de “mal menor” y advirtió que tendría efectos negativos en el crecimiento económico, la inversión y el empleo del país.

Empresas chilenas pagarán 30% más impuestos que las extranjeras

Fontaine asegura que la ley, que promulgó el 26 de septiembre la Presidenta Bachelet junto al ministro de Hacienda, Alberto Arenas, y que destacó como “día histórico porque generará desarrollo e inclusión” causará varias distorsiones importantes entre los contribuyentes naturales y jurídicos; entre las empresas chilenas y extranjeras que provienen de 25 países con convenio de doble tributación, y entre esas y las de los países que no tienen convenio (por ejemplo, España que sí tiene convenio y Alemania que no). También castiga a los emprendedores,  a las Pymes y a los profesionales o ejecutivos que ganen más de $6 millones.

En simple, una empresa chilena o de un país sin convenio de doble tributación pagará 30% más de impuestos que las extranjeras de países con doble tributación,  porque éstas pagarán sobre sus ganancias una tasa fija de 35% pero los nacionales 44,5%. Ello es la suma del 27% que pagarán las empresas nacionales en 2018 como impuesto de primera categoría, más un descuento de hasta 65% del global complementario como persona natural del 35%, que equivale a un pago efectivo del 17,5%. En resumen, la suma de 17,5% del global complementario más el 27% del impuesto de primera categoría da una tasa impositiva de 44,5%.

Las empresas de los 25 países con convenio de doble tributación que serán beneficiadas con esta reforma son Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Croacia, Dinamarca, Ecuador, España, Francia, Irlanda, Malasia, México, Noruega, Nueva Zelandia, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rusia, Suecia, Suiza y Tailandia. Mientras EE.UU., Austria y Sudáfrica tienen tratados suscritos, pero en el caso de EE.UU. el Congreso no lo ha ratificado.

Emprendedores pagarán más impuestos

Otro problema detectado es que dos personas que tengan la misma ganancia pagarán impuestos diferentes. Por ejemplo, un gerente de una empresa que gane $7 millones pagará 35% como global complementario, pero si otra persona obtuvo los mismos $7 millones como emprendedor o accionista de una sociedad anónima que se transa en bolsa pagará 44,5% de impuestos.

Fontaine sostiene que esta diferencia impositiva va en contra de los emprendedores, porque los castiga al pagar más impuestos como empresarios que quien es empleado de una compañía.

“Esta es una reforma mal diseñada porque se genera una desigualdad enorme en el pago de impuesto según cómo ganaste la plata y de dónde es la empresa. Además, es antiemprendedores e incumple un principio básico de que si dos personas ganan lo mismo pagan iguales impuestos”, afirma el economista.

frase impuestosCastigo a las Pymes

El economista añade que el beneficio tributario que se creó para las empresas pequeñas o medianas que ganen hasta 100  mil UF ($2.462 millones) al año será muy difícil de aplicar porque tiene varias restricciones legales.

Ello, porque si una de estas empresas tiene un socio grande como un fondo de inversión con apenas el 1% de la propiedad, pierde inmediatamente los beneficios, que son tributar en base a flujos de caja, tener una tasa reducida en los pagos previsionales mensuales, incentivos al ahorro, exenciones de impuesto adicional a determinados servicios contratados en el exterior y mayor plazo para enterar el débito fiscal IVA extendido.

También perderá el beneficio tributario si dos Pymes se unen y crean una tercera empresa y entre las tres superen las 100 mil UF de utilidades.

“Se lo dijimos en todos los tonos al gobierno pero insistió en su proyecto y no quiso cambiarlo. Esto dejará a muchas Pymes fuera”, señaló Fontaine.

En su opinión, pese a las falencias que tiene la ley, no ve disposición en el Ejecutivo de hacerle los ajustes legales correspondientes. “Se hizo así porque el gobierno quería recaudar más pero generó todo tipo de distorsiones generando muchas desigualdades”.

Doble sistema de tributación único en el mundo

A fines de septiembre, especialistas de PwC también advirtieron a este medio que tener dos sistemas de tributación “no existe en otra parte del mundo, y es bien raro. Será muy complejo armonizar ambos sistemas. La reforma quedó menos mala, lo que no significa que sea mejor que el sistema actual”,  afirmó Francisco Selamé, socio líder del área Legal y Tributaria de PwC Chile.

“Será muy complejo convivir con varios sistemas tributarios al mismo tiempo. Será como un Transantiago pero los pasajeros deberán elegir entre dos buses distintos. En los primeros años, los contribuyentes y el fisco van a cometer errores de interpretación e implementación”, advierte Didier Lara, socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile.

Preocupación por facultades del SII y judicialización

Las atribuciones que tendrá el SII para interpretar la ley a través de reglamentos y circulares es otro de los temores que tienen los expertos. Ello, porque la ley deja varios espacios a las interpretaciones, los funcionarios encargados de fiscalizar no están capacitados y porque ante una eventual mayor necesidad de recaudación se podrían hacer reinterpretaciones de la normativa.

“No será fácil el aprendizaje porque los temas son bien complejos. Una vez que esté la reforma en régimen en 2018, estimo que el aprendizaje de las empresas y todo el sistema tomaría cinco años. El Servicio de Impuestos Internos (SII) tampoco estará preparado en 2018 para responder, y puede que se cometan errores que después habrá que subsanar”, señala Germán Campos, otro de los socios.

Uno de los coletazos que podría generar la marcha blanca sería la judicialización ante eventuales desacuerdos entre el SII y los contribuyentes. “Si la reforma tiene como objetivo recaudar y no lo logra, podrían tratar de reinterpretar la norma para recaudar más o aumentar la fiscalización. Podría haber muchos juicios”, afirma Didier Lara.

FOTO: SEBASTIÁN RODRÍGUEZ/AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: