Publicado el 20 septiembre, 2020

Quiénes son los integrantes de la familia “con un alto poder de fuego” desarmados en Cañete

Autor:

Emily Avendaño

Casi cuatro horas duró la formalización de Patricio Colihuinca Sepúlveda (54) y de sus hijos Wilson Colihuinca Aninao (30) y Oscar Colihuinca Aninao (27). El Ministerio Público los imputó como autores del delito frustrado de homicidio; y los delitos consumados de robo con violencia e intimidación, porte ilegal de arma de fuego, daños simples, posesión ilegal de municiones, disparos injustificados en la vía pública y receptación. Se trata de los comuneros que al ser detenidos el pasado 10 de septiembre fueron hallados con tres cargadores de fusil, con cartuchos convencionales y de guerra, un rifle calibre 22 (arma que registra denuncia por robo), un revólver Taurus y municiones.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las diligencias comenzaron hace cinco meses. El hecho que gatilló la investigación que terminó con la detención de Patricio Colihuinca Sepúlveda (54) y sus hijos Wilson Colihuinca Aninao (30) y Oscar Colihuinca Aninao (27), ocurrió el 30 de abril de 2020. Ese día hubo una denuncia contra Oscar, ya que desde el interior de un vehículo disparó contra B.H.L.H., un hombre al que conoce desde hace varios años y con el cual tendría rencillas anteriores. Las balas apuntaron contra el domicilio de los padres de B.H.L.H., ya que minutos antes él estaba parado en el frontis de la vivienda. Al interior de la residencia había por lo menos dos menores de edad. 

“Nuestras diligencias han sido ordenadas por la Fiscalía Local de Cañete, por el fiscal Danilo Ramos. Nosotros iniciamos desde hace cinco meses diversas investigaciones relacionadas con delitos que afectan al sector Antiquina”, explicó a El Líbero el teniente coronel Juan Pablo Ureta, Prefecto (s) de la Prefectura Arauco.

En Chile ninguno de estos tres hombres tiene antecedentes. Sin embargo, una nota del año 2008, del diario regional de argentino La Nueva, con sede en la ciudad de Bahía Blanca, dice que, según sus archivos, en julio de 1991 Patricio y su hermano mayor Iván Humberto Colihuinca estuvieron involucrados en el asalto y privación ilegal de la libertad de dos parejas, a quienes sorprendieron estando estacionados en un parque. 

“Portando una navaja, los asaltantes se pusieron al mando del vehículo y trasladaron a las víctimas hasta el kilómetro 13 de la ruta 33, donde obligaron a una de las mujeres a mantener relaciones sexuales con uno de sus acompañantes y luego se apoderaron de un autoestéreo, una caja de herramientas, tarjetas de crédito, relojes y documentación personal”, relata el diario. La publicación apunta que por estos hechos los hermanos fueron condenados a 10 años de cárcel.

Oscar Colihuinca Aninao, según su certificado de nacimiento, nació en Bahía Blanca, Argentina, en 1993, y fue presentado en Santiago en el año 2002. No obstante, la historia de esta familia se vincula a la Provincia de Arauco, en el Biobío. Patricio Colihuinca fue registrado en Los Álamos, se casó en Cañete en el año 1989 -ahora es viudo- y Wilson Colihuinca Aninao fue registrado en esa misma comuna en 1990. 

Para el año 2016, una nota de El Mercurio describe a Patricio Colihuinca como un dirigente de la comunidad Lautaro Antiquina -donde fueron detenidos el 10 de septiembre-. Allí dicen que el hombre se hizo conocido en 2014 cuando encabezó cortes en la ruta entre Cañete y Tirúa. En la entrevista afirmó: “Soy uno de los que repudian la quema de iglesias”.

Por ese entonces, la agrupación Weichan Auka Mapu se estaba dando a conocer por sus ataques a templos religiosos, se trata de un grupo descolgado de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), que se describía a sí mismo como “más radical”. En un comunicado acusaban a la Iglesia de tener “un destacado papel, incluso militar, actuando como vanguardia en el desalojo y ocupación del Wallmapu”.

Para septiembre de 2017 había 28 templos católicos y evangélicos destruidos en un plazo de 21 meses en La Araucanía, en las comunas de Ercilla y Victoria (16 de los templos eran católicos y 12 evangélicos).

“Vemos que no es nuestra gente la que está haciendo esto. Quienes lo hacen están dañando la imagen del pueblo mapuche”, subrayó Colihuinca en ese entonces. 

En la querella presentada por la familia de B.H.L.H. se dice que un mes antes de los disparos en su contra, Patricio Colihuinca habría amenazado de muerte “y con quemar su casa con todos los que habitan en su interior” al padre de este joven. Allí también se explica que la rencilla que existía entre B.H.L.H. y Oscar Colihuinca se debió a que en una ocasión B.H.L.H. evitó que Oscar “violara a su pareja”. Por eso, cuando este pasó disparando a la residencia gritó “a viva voz, que con la familia Colihuinca nadie se metía”.

De acuerdo con el informe de la detención elaborado por Carabineros, en el domicilio de Patricio Colihuinca hallaron un bolso (banano) color verde dentro del que había un revólver marca Taurus y cartuchos de balas calibre .38; dos radios portátiles, un arma de fogueo y un lienzo con letras rojas en las que se leía la frase “Recuperación territorial”.

No obstante, durante la formalización la Fiscalía no hizo énfasis en este punto, ni en la llamada causa mapuche. En su lugar se esforzó en demostrar la participación de los implicados en la comisión de los delitos comunes. 

Al ser consultados sobre si los hombres forman parte de algún movimiento u organización que reivindique hechos de violencia rural, el prefecto Ureta prefirió no hacer comentarios: “Por el momento no me puedo referir porque siguen las investigaciones de la Fiscalía. Sería irresponsable de mi parte relacionar estos hechos de delincuencia común con otras investigaciones que está llevando la Fiscalía de Alta Complejidad. En lo particular este procedimiento está vinculado solo a delitos de mayor connotación social que van en contra de comuneros mapuche del mismo sector y familias que han sido afectadas por estos delitos, en los cuales la participación de estos tres imputados está acreditada”.

Homicidio frustrado, robo, y porte ilegal de armas y municiones 

El historial de los tres hombres durante este año es tanto largo como grave. Además del episodio de abril, el 5 de mayo de 2020 alrededor de las 19:30 horas, en la población Bellavista de la comuna de Cañete, una pareja que se encontraba a bordo de un vehículo fue atacada por tres sujetos, entre ellos los hermanos Colihuinca, quienes portaban un arma de fuego y un arma cortopunzante. Rompieron el vidrio del lado del copiloto, pusieron el arma blanca en el cuello de la víctima, y exigieron la entrega de $100.000 en efectivo. También intentaron bajar a los ocupantes del auto, pero en ese punto los afectados lograron escapar. 

La acusación más reciente, antes de la detención, fue el 15 de agosto de 2020. En esa ocasión Oscar se acercó al auto de C.A.H.H., que estaba estacionado cerca de un supermercado, y le apuntó con un arma de fuego, también por rencillas anteriores. La víctima huyó, pero el vehículo recibió impactos de balas en los neumáticos. Entonces, Oscar se comunicó con su hermano, quien interceptó a C.A.H.H. un par de cuadras más adelante, y le disparó de manera frontal, con una escopeta. No hubo lesiones pero sí daños en el parabrisas delantero del vehículo.

El cuarto hecho por el que fueron formalizados es el que involucra al padre y ocurrió el día de la detención pues, en principio, la orden de aprehensión solo iba dirigida a Oscar y a Wilson. A las 5:45 horas del 10 de septiembre de 2020, funcionarios de la 3era Comisaría de Carabineros de Cañete, con el apoyo del GOPE y de personal de Control de Orden Público (COP) cumplió la orden de entrada y registro de los domicilios de los imputados, ubicados en Antiquina, así como de una bodega, colindante a una de las casas ubicadas en la Ruta P-72S.

Es entonces, cuando en el domicilio de Patricio Colihuinca encuentran el revólver, los cartuchos, las radios portátiles, el arma de fogueo y el lienzo.

En una segunda residencia fueron detenidos los hermanos Oscar y Wilson al ser encontrados en sus dormitorios los chalecos antibalas, 3 cargadores metálicos de fusil, un rifle marca Winchester, calibre .22, que tenía encargo por robo desde marzo del 2019, municiones y binoculares. Finalmente, el padre fue imputado por posesión ilegal de municiones y posesión ilegal de arma de fuego, y los hijos, además de estos delitos, por homicidio frustrado, robo con violencia e intimidación, daños simples, disparos injustificados en la vía pública y receptación, en una audiencia que se prolongó por casi cuatro horas.

“Las diligencias culminaron con la detención de tres sujetos y la incautación de armamento de grueso calibre, munición de diferente calibre y accesorios que permiten la protección ante eventuales enfrentamientos con otras personas, por ejemplo: chalecos antibalas, radios portátiles. Se está cotejando científicamente todo el uso que pudo haber tenido ese material, además encontramos binoculares, accesorios que facilitan la comisión del delito, que les dan una posición de ventaja contra las víctimas, que están identificadas y que han relatado los hechos ante la Fiscalía”, afirmó el prefecto Ureta.

La escalada de violencia en Cañete

En la Región del Biobío las comunas de Cañete, en donde se encuentra el sector de Antiquina, y Tirúa han sido históricamente las más afectada por los hechos de violencia rural, según los resultados del Barómetro de Conflictos con Connotación Indígena, que elabora cada año la Multigremial de La Araucanía.

Es así como en 2014, de los 59 atentados que contabilizaron en el Biobío, 23 ocurrieron en Cañete. En 2015, de los 61 ataques registrados en esa región 25 fueron en esa comuna. En 2016, 15 de 48 atentados fueron en Cañete; en 2017 fueron 10 de 21; en 2018 fueron 20 de 52 y en 2019 de los 46 hechos violentos contados, 20 ocurrieron en la comuna. 

Esos números se han ido quedando pequeños este año, de acuerdo con cifras entregadas por la Intendencia del Biobío. Entre enero y el 9 de septiembre de este año, la autoridad ya suma 88 hechos de violencia rural en la región; de junio en adelante se identifican los meses más violentos; pues desde entonces se cuentan más de 55 hechos violentos. 

Destaca septiembre que registra 10 atentados en los primeros 10 días del mes, incluyendo la muerte del joven Moisés Orellana, de 21 años, que fue asesinado a tiros, por un grupo de individuos que poco antes había quemado tres cabañas durante la madrugada del 8 de septiembre.

Incluso el ministro del Interior, Víctor Pérez, fue consultado durante un punto de prensa, si la familia Colihuinca tuvo algo que ver con la muerte de Orellana. “Yo creo que hay más células en esa área por la magnitud de los ataques que hemos sufrido y el terror que se ha logrado instalar”, respondió el secretario de Estado.

“Lo que está haciendo la policía, Carabineros y la justicia es lograr la detención de un grupo armado, de una familia que tenía armamento, balas, municiones, chalecos antibalas, sistemas de comunicaciones. No hay duda que en las casas de familias de trabajo, de paz, no existen estos elementos”, apuntó Pérez sobre la detención de los Colihuinca, quienes tras la audiencia de formalización quedaron en prisión preventiva. Una vez cumplida una cuarentena de 14 días deberán ser ingresados al Centro de Cumplimiento Penitenciario Biobío, mientras dure la investigación que, por disposición de la magistrada Macarena Bobadilla, en principio tendrá un plazo de tres meses. 

El 13 de septiembre, el ministros se volvió a referir a los hechos de violencia rural: “El llamado reiterado que hace el Gobierno es mantener la paz y tranquilidad, aislar a grupos violentos, aislar a quienes usan las armas como modo de expresión política y sobretodo respaldar la acción de las policías que están investigando estos hechos para llevar a los responsables hasta los tribunales y que puedan ser sancionados”.

Agregó: “Tenemos la desarticulación de un grupo armado en la comuna de Cañete con una alto poder de fuego y lo que realizó la PDI el día de ayer con la desarticulación de un grupo en la Región Metropolitana con un alto poder de fuego. Esas acciones se mantendrán, se intensificarán porque lo que queremos es que todos los chilenos vivamos en paz, que las manifestaciones sean pacíficas y que la diversidad de opiniones también sea entregada en un ambiente de respeto”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete