Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 19 de mayo, 2015

Pedro Troncoso, el hombre que compitió contra Jorratt para la dirección del SII: “Hay que hacer reformas a la reforma tributaria”

Autor:

Renato Gaggero

El abogado fue elegido en la terna original del concurso del sistema de Alta Dirección Pública. Anuncia que no volverá a competir para encabezar un servicio que, pese a lo vivido en los últimos meses, a su juicio tiene el prestigio intacto.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La semana pasada, cuando la permanencia de Michel Jorratt como director del Servicio de Impuestos Internos (SII) ya estaba en duda, al interior del gobierno se comenzaron a evaluar distintas cartas para sucederlo. Uno de los nombres que más se repetía era el del abogado Pedro Troncoso Martinic, que había participado en el concurso del sistema de Alta Dirección Pública (ADP) y que, tras superar todas las etapas, logró llegar a la terna final que se le entregó a la Presidenta Michelle Bachelet, la que finalmente terminó inclinándose por Jorratt.

Ayer, mientras el Ejecutivo informaba que se le había pedido la renuncia a Jorratt y que se nombraba a Juan Alberto Rojas como subrogante mientras se desarrolla un nuevo concurso, Troncoso estaba en su oficina en el estudio Brent Abogados. Fue ahí donde se enteró de la noticia.

En conversación con “El Líbero” señala que respeta la decisión de la Presidenta, que no participará del nuevo concurso y que urge una reforma a la reforma tributaria: “acá se construyó otra casa y, como toda construcción nueva, tiene filtraciones de agua, algunas puertas no juntan, y eso pasa con las casas nuevas. La casa tiene un servicio de post venta y de garantía y ahora es el momento de hacer esa post venta”.

– Durante toda la semana su nombre sonó fuerte como eventual reemplazante de Jorratt por el hecho de haber estado en la terna de ADP. Finalmente la Presidenta decidió poner a un subrogante interno y llamar a un nuevo concurso. ¿Qué le pareció esta determinación?

– Es una atribución de la Presidenta y, como atribución que es, está dentro de su derecho y hay que respetarla. Me parece además que la persona que han designado tiene todos los méritos para desempeñar el cargo y debo suponer también que el gobierno hizo un sondeo para que sea una persona que no tenga ningún conflicto de interés. Yo presumo que es una persona que no tiene esos problemas y por otro lado tengo claro que es una persona muy calificada en el ámbito tributario para asumir esto.

– ¿Le generó molestia haber sido parte de este proceso, haber pasado distintas etapas, quedar en la terna y que finalmente la Presidenta haya escogido a otra persona tras la salida de Jorratt?

– A mí me llamó un head hunter para participar del proceso, era algo que no estaba en mis planes, y el hecho de haber llegado a la terna para mí ya es una enorme satisfacción personal y profesional, porque eso significa que en un proceso en el que intervinieron algo más de 90 personas mi nombre fue consignado por los méritos que el sistema de ADP vio en mí. Por eso, desde el punto de vista personal, yo estoy más que satisfecho. Las decisiones hasta esa parte del proceso eran una cuestión técnica, y después hay una serie de factores que son propios de las facultades de la Presidenta que hay que respetar y eso no me genera ningún problema, estoy muy honrado. Aparte nunca había participado en algo así y pude ver que los procedimientos de la Alta Dirección Pública fueron muy rigurosos y serios. Las reglas del juego son que la Presidenta escoge a quien quiera, y eso hay que respetarlo y apoyarlo y desearle a la persona que ha escogido el mayor de los éxitos.

– ¿Usted conoce a Juan Alberto Rojas?

– En persona no lo conozco, sé de él por dichos de terceros y por su rol en el SII, pero tengo la impresión que reúne todos los méritos. Él tiene una gran ventaja, y que es un tema no menor, que es que conoce el servicio por dentro. En estos momentos en que en el servicio se han generado tensiones y divisiones que han aflorado públicamente, una persona que conozca interiormente el servicio creo que tiene una ventaja para poder hacer los ajustes y normalizar esta institución.

– ¿Qué la pareció la gestión de Michel Jorratt?

– Él tuvo un desafío tremendo que fue haber sacado adelante la reforma tributaria. Igual uno podrá tener críticas, por ejemplo yo creo que hay que hacer reformas a la reforma. En ese sentido, creo que hay que hacer una ley corta porque, por ejemplo, en la repatriación de capitales la norma quedó de modo tal que hay una serie de incertidumbres que han llevado a que sólo cinco personas hayan iniciado el proceso que ha estado abierto todo este año, y ya estamos a mayo. Esa norma es tremendamente beneficiosa para el país porque va a generar, se calcula, unos mil millones de dólares en impuestos en un año de baja recaudación.

– ¿Qué otros cambios hay que hacer?

– Hay cosas urgentes y cosas importantes. Lo urgente, desde luego, sabemos que es la contingencia, pero el tema importante es lo de la reforma. La reforma tributaria viene de cambiar un sistema de prácticamente 40 años. Acá no es que nos cambiaron las reglas del juego, acá nos cambiaron el juego. Los funcionarios del servicio se han formado sólo en el mundo del FUT. Acá se construyó otra casa y, como toda construcción nueva, tiene filtraciones de agua, algunas puertas no juntan, y eso pasa con las casas nuevas. La casa tiene un servicio de post venta y de garantía y ahora es el momento de hacer esa post venta.

– ¿La vinculación de Jorratt con el recaudador de la campaña de la Presidenta Bachelet, Giorgio Martelli, le produjo daño al SII? ¿Era sostenible que siguiera siendo director?

– La Presidenta juzgó que no era sostenible. Si la Presidenta lo estimó así, no cabe sino concordar con su criterio. El SII es un gran activo que tiene Chile, está prestigiado a nivel mundial, lo que se hace por internet no tiene parangón en el mundo, es un servicio que hay que cuidarlo.

– ¿Y ese prestigio se vio afectado en estos últimos meses?

– Que no le hacen bien este tipo de cosas, no le hacen bien, pero el prestigio del servicio se mantiene incólume. Ahora hay que realizar acciones en pro de hacerlo creíble ante la opinión pública y no sólo por una cuestión de forma, también de fondo… decir que no hay arreglines, que no hay gente que está por encima de la ley, que una persona de alta posición pública es igual al dueño de un restaurant de sushi al que van a fiscalizar y lo clausuran. Aquí son importantes las señales que hay que dar para solucionar este tema.

– Se abre un nuevo concurso y, a juzgar por los resultados del anterior, usted está en la pole position. ¿Participaría nuevamente?

– No, yo partí en este proceso cuando la situación era distinta a la que hay actualmente y para mí el gran interés era impulsar la implementación de la reforma tributaria. Había ciertas metas, que en mi caso era estar en la terna… si me elegían o no, ya no dependía de mí. Yo logré ese objetivo y ahora tengo otras cosas a las que dedicarme.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: