Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 08 de mayo, 2019

Multilateralismo: sello clave en la gestión de Ampuero para enfrentar críticas opositoras

Autor:

Emily Avendaño

A las 10:00 am., el canciller rendirá su cuenta pública. En el discurso, el secretario de Estado destacará los puntos más relevantes para la política exterior del último año. La creación de Prosur, la presencia del país como invitado en la Cumbre del G-20, ser elegido sede del COP25, el acercamiento al Asean, la próxima presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico, y la organización de la cumbre APEC 2019, son algunos de los ejemplos que subrayará el ministro. Todos, argumentos que refutarían que Chile ha dejado el multilateralismo, una de las principales críticas de la oposición, en medio de decisiones como no firmar el Pacto Migratorio o el Acuerdo de Escazú.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Varios son los hitos en el ámbito internacional que tendrán a Chile como protagonista en 2019: a partir del mes de junio, el país asumirá la Presidencia Pro Tempore de la Alianza del Pacífico. En noviembre será sede de la reunión anual del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Mientras que en diciembre la nación tendrá a su cargo uno de los eventos más ambiciosos que se hayan organizado desde el Mundial de Fútbol de 1962, según se ha catalogado, con la reunión de la COP25, un evento que convocará a más de 20.000 personas, provenientes de 197 países.

Cada uno de esos encuentros forman parte de las piedras angulares del discurso del canciller Roberto Ampuero para el día de hoy, cuando a las 10:00 am presente en el Salón O’Higgins de La Moneda su cuenta pública, con presencia de funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores e integrantes del cuerpo diplomático.

Desde la oposición, como no se había visto en otras administraciones, ha habido un constante cuestionamiento a la figura de Ampuero y a la política exterior de Chile. Si antes, la tónica era cuadrarse con las decisiones de las autoridades -independiente del color político- en este gobierno, la ex Nueva Mayoría optó por otro camino.

Y una de las críticas que han reiterado, es que en  este casi año y medio de gobierno, se estaría dejando de lado seguir una política multilateral en RR.EE. De hecho, en diciembre cinco ex cancilleres de la Concertación y de la Nueva Mayoría alzaron la voz para criticar que el Ejecutivo no haya suscrito dos acuerdos internacionales: el tratado medioambiental de Escazú y el Pacto Migratorio de Naciones Unidas. La creación de Prosur este año fue otro de los asuntos que la oposición cuestionó con respecto al accionar del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, enumerando las citas internacionales que marcarán este año y otros hechos como la presencia del país en la Cumbre del G-20 realizada en Buenos Aires a finales de 2018, así como la confirmación de la participación como invitados en el próximo encuentro de la coalición a realizarse en junio en Osaka, Japón, son algunos de los puntos que sustentan la presencia de Chile en el mundo y la visión de una política internacional «basada en el apego al Derecho Internacional, la promoción de la democracia y el respeto a los derechos humanos, así como el libre intercambio de bienes, servicios e inversiones», según adelantó el propio Ampuero en su discurso ante el Senado el pasado 3 de abril.

Entre otros «haberes», se detallarán aspectos como el acercamiento al Asean, un foro constituido por 10 países del Sudeste asiático, con una población cercana a los 650 millones de habitantes y un PIB anual de 2.700 millones de dólares. En este sentido, se ha buscado modernizar e implementar nuevos acuerdos comerciales con distintos países, que privilegien a las Pymes nacionales.

Ejemplo de esos acuerdos son la profundización de tratado de libre comercio con Corea del Sur (en negociaciones), la modernización del TLC con China y el acuerdo complementario sobre Comercio de Servicios (ya aprobados), el TLC con Uruguay (aprobado por la Cámara de Diputados), la modernización TLC con Canadá (aprobado por la Cámara de Diputados), la modernización del TLC con Centroamérica, el Acuerdo de Libre Comercio con Brasil (firmado en 2018), el nuevo acuerdo Comercial con Argentina (aprobado por el Senado) y la firma del Acuerdo de Asociación entre Chile y Reino Unido. Con este, Chile es el único país que tiene ya un acuerdo listo para cuando ocurra el Brexit, de manera que los importadores y exportadores no pierdan tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

También se subrayará la aprobación en la Cámara de Diputados del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) –que pasó a tramitación en el Senado– un pacto comercial firmado por 11 países: Chile, Australia, Brunéi, Canadá, México, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, durante la administración de la ex Presidenta Michelle Bachelet y su entonces canciller Heraldo Muñoz, que sin embargo, era rechazado por la ex Nueva Mayoría.

En este año de gestión, el canciller visitó 15 países, junto al Presidente Sebastián Piñera, y participó en instancias como la Organización de Naciones Unidas, y la Organización de Estados Americanos.

Prosur sería el más claro ejemplo de la visión del Ejecutivo en materia de integración regional. Al ser “una estructura flexible, liviana, no costosa, con reglas de funcionamiento claras” que  permita “avanzar a Sudamérica en entendimientos y programas concretos de integración en función de los intereses comunes de los estados y de acuerdo a sus propias realidades nacionales”, de acuerdo con la Declaración del organismo firmada el 22 de marzo de 2019.

En esa misma alocución ante el Senado, el secretario de Estado ya lo describía como un mecanismo sencillo e “ideológicamente neutro” que, al mismo tiempo se acopla a los compromisos que Piñera asumió con país, al presentar su Programa de Gobierno.

El Grupo de Lima y Chile como un puente democrático para buscar la convergencia de los países para la salida de la crisis venezolana también es un punto crucial en el ámbito internacional. Justamente, ayer el ministro participó, vía videoconferencia, en la reunión del Grupo Internacional de Contacto (GIC), creado por naciones europeas para atender la crisis política en Venezuela. Chile, además, ha servido como puente para continuar con el objetivo del Grupo de Lima, plasmado en la declaración del 3 de mayo, de buscar convergencia con esta instancia para alcanzar el “propósito común de lograr el retorno a la democracia en Venezuela”.

“La política exterior chilena se está focalizando en fortalecer organismos internacionales que promueven mayores libertades políticas, sociales y económicas, pero también que se anticipen y tengan capacidad de reaccionar ágilmente, sin burocracia, ante los dramas de nuestra sociedad moderna, tales como el terrorismo, el crimen organizado, el deterioro ambiental, la corrupción o el tráfico de personas”, ha dicho el ministro.

Una estrategia en RR.EE. «no satelital» sino que conectada con la política nacional

Desde el comienzo se hizo un esfuerzo por definir áreas de trabajo basadas en los intereses nacionales y no ser una política exterior «satelital» desconectada de la realidad de Chile. En este punto se enmarcan las acciones para tener una política consular “ordenada y responsable”, en particular en lo concerniente a las migraciones, con medidas como la Visa de Responsabilidad Democrática para los venezolanos, la de reunificación familiar para haitianos, y los vuelos de regreso de chilenos desde Venezuela. Al momento se han hecho cuatro y el quinto está previsto para finales de este mes. Medidas que han sido coordinadas junto con el Ministerio de Interior.

Otro ejemplo de coordinación con instancias del Ejecutivo se encuentra en el impulso a los pequeños productores, para ayudarles a convertirse en exportadores. Esto se ha hecho, por ejemplo, con las comunidades del altiplano nortino. Mientras que se busca beneficiar a los pobladores del extremo sur del territorio, a través de proyectos para asegurarles mejor conectividad, que implica mejoras en la economía y en el turismo de esas zonas. Los dos extremos, claves en el tema de la soberanía.

De hecho, la Dirección de Planificación Estratégica del Minrel presentó el Plan Maestro para Parinacota, que busca repoblar la región y mejorar la calidad de vida de sus habitantes; y se están identificando acciones e iniciativas que fortalezcan el desarrollo de la zona austral. “La política exterior de Chile comienza desde su propio territorio interno y particularmente desde las zonas remotas”, afirmó el secretario de Estado en su visita de cuatro días por la Región de Magallanes y de la Antártica a mediados de octubre de 2018.

El canciller también destacará el triunfo en La Haya, cuando la Corte Internacional de Justicia determinó que Chile no tiene obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al mar, decisión tomada el 1 octubre de 2018; y las gestiones hechas ante este Tribunal en medio de la discusión por las aguas del río Silala, también con Bolivia.

Con respecto al interior del Minrel, se expondrá su proceso de modernización, a través de un nuevo modelo de instrucciones para las delegaciones que viajan a otros países y la profesionalización de la carrera diplomática.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: