Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 03 de junio, 2019

Los planteamientos que harán en Rapa Nui al ministro Ward tras millonarias irregularidades detectadas por auditoría

Autor:

Emily Avendaño

Bienes Nacionales encontró irregularidades en el manejo de más de 4 mil millones de pesos y 3 millones de dólares en la administración de la Comunidad Indígena Ma’u Henua, que desde diciembre de 2017 ha tenido a su cargo el Parque Nacional Rapa Nui. Esta semana el ministro visitará la isla, como parte de las gestiones para recuperar el moai Hoa Hakananaiʻa. Oportunidad que aprovechará la comunidad para consultar por las acciones a tomar con el Directorio, después de tales resultados.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Rapa Nui vive tiempos convulsos. Sus habitantes se mantienen en vilo porque aún no se define en manos de quién quedará la gerencia de la Comunidad Indígena Ma’u Henua, una instancia  creada el 2 de julio de 2016, y que reúne a todo el pueblo indígena en la figura legal que les permite administrar el Parque Nacional.

Por más de un año la Asamblea Hōnui, con representación de 36 familias de la isla y que, según los estatutos de Ma’u Henua, aparece como una autoridad fiscalizadora ha denunciado manejos administrativos irregulares por parte de quienes en la actualidad detentan el control del Directorio de la comunidad indígena. Después de múltiples asambleas ciudadanas y tres censuras a esa instancia, un informe elaborado por la Unidad de Auditoría Interna del Ministerio de Bienes Nacionales le da la razón al Hōnui.

El organismo verificó los ingresos por concepto de entradas y permisos especiales en el período comprendido de diciembre de 2017 a diciembre de 2018, así como que los gastos rendidos correspondan a los autorizados por el Contrato de Concesión de Uso Gratuito del Parque Nacional Rapa Nui suscrito el 27 de noviembre de 2017, por la entonces Presidenta Michelle Bachelet junto con los ministros de Bienes Nacionales, Agricultura y Medio Ambiente, con una duración de 50 años, renovables. Tras el estudio se encontraron 18 irregularidades.

Si al final el directorio sigue siendo de Camilo Rapu, con la información que tenemos ahora de la auditoría, las autoridades tienen que ver qué hacer, porque él no puede continuar”, asevera Nancy Rivera, quien había sido electa presidenta del nuevo Directorio.

El análisis constató la “inexistencia de controles internos y un gran desorden administrativo en el manejo de los ingresos y egresos del parque”, que si no son corregidos prontamente “podrían comprometer seriamente la gestión del Parque Nacional Rapa Nui, y en un futuro, generar su inviabilidad económica”.

El informe destaca la gravedad del desorden en los manejos de los talones de entradas, pues hay 252 talones de 100 tickets cada uno que no fueron rendidos. Por tanto estas 25.200 entradas no rendidas implicarían un incremento en los ingresos en $871.759.263, aproximadamente.

Otro de los hallazgos es una diferencia de $303.278.296 entre la suma de los egresos netos verificados en los Bancos Estado y Santander, versus la suma de los documentos de egresos entregados por la Comunidad Indígena Ma’u Henua. Además, los administradores del parque cambiaron USD $3.402.771 a pesos sin que exista respaldo documental de las transacciones de cambio de divisas.

En este sentido, la auditoría determinó que tampoco se utiliza un sistema contable que apoye el control sobre los ingresos y gastos de la comunidad que, por separado, superan los $4.000 millones.

“La administración utiliza planillas de cálculo como respaldo de las transacciones, pero dichas tablas no reemplazan un software contable. Además, las planillas tienen una serie de desventajas, toda vez que son modificables y no dejan respaldo de la variación; pueden ser borradas o perder información, por lo que no deben ser utilizadas como medio de respaldo para las rendiciones de gastos futuras”, recomienda la Unidad de Auditoría del ministerio.

Ministro Ward llega mañana a la isla

Cuando se creó la Comunidad Indígena, en julio de 2016, Camilo Rapu resultó electo para presidir su Directorio; integrado también por un Vicepresidente, Secretario, Tesorero y Consejeros, junto con una Comisión de Ética y una Comisión Fiscalizadora de Finanzas.

No obstante, “al contrario de lo que el pueblo Rapa Nui esperaba del actual Directorio y Comisiones, sucedió que el poder se centralizó descontroladamente en un pequeño grupo de personas que dirigían la Comunidad Indígena Ma’u Henua, tomando actitudes y políticas cerradas”, escribió el Hōnui en una carta pública fechada el 26 de junio de 2018. Después de mucho insistir y muchas diligencias, el viernes 5 de abril de 2019 Conadi aceptó a Nancy Rivera como nueva Presidenta del Directorio de la Comunidad Indígena, pero hasta la fecha la nueva gerencia no ha logrado hacer posesión de la administración y en el mismo mes de abril el Tribunal Electoral Regional (TER) dejó sin efecto la votación que instaló la nueva directiva. Esa sentencia fue apelada y ahora la decisión está en manos del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel).

“Si al final el directorio sigue siendo de Camilo Rapu, con la información que tenemos ahora de la auditoría, las autoridades tienen que ver qué hacer, porque él no puede continuar. Y si no hicieran nada, nosotros como comunidad, vamos a seguir activos porque no lo ha hecho bien y la auditoría viene a confirmar lo que la comunidad está diciendo hace rato”, asevera Rivera.

Esta semana, además, está prevista la visita de una comitiva del Museo Británico a Rapa Nui para continuar las negociaciones que buscan que el moai Hoa Hakananaiʻa vuelva a la isla. Les acompañará el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward. Rivera señala que preguntarán a las autoridades qué va a hacer la cartera “respecto a la auditoría que ellos mismos hicieron”.

Nosotros, como comunidad, vamos a tomar acciones legales y esperamos que con esa sentencia puedan definitivamente dejar la administración y nosotros entrar ordenadamente, porque si algo hemos dicho es no estamos dispuestos a entrar de manera violenta”, argumentó Nancy Rivera.

Bienes Nacionales junto con la Comisión de Desarrollo de Isla Pascua (Codeipa) se encuentran trabajando en la revisión del contrato de concesión, que entró en vigencia el 1 de junio de 2018. “En esa modificación van a poner un mayor acompañamiento a la administración. No solo en cuanto a la fiscalización, sino también que haya una relación más cercana y capacitación. Qué nos digan cuáles son los formatos y cómo necesitan que se hagan las rendiciones. Tenemos que institucionalizar la administración, los procedimientos, ordenarla”, dice Rivera.

Después de que la Conadi ratificó a Rivera como presidenta del Directorio también hubo problemas con el cobro de las entradas al Parque. El Hōnui acusó a Rapu de continuar cobrando el acceso al Parque Nacional Rapa Nui sin depositarlo a las arcas de la comunidad Ma’u Henua. Por estatuto, la comunidad no puede manejar más de 15 UTM en caja chica en efectivo, disposición que en ese tiempo habría sido vulnerada, pues se eliminó el pago con tarjetas de crédito y solo aceptaban cheques al portador.

“Ellos siguen adentro cobrando entradas de manera ilegal. Nosotros hemos pedido a las autoridades de la isla que intervengan y no lo han hecho. Entiendo que el gobierno va a tomar acciones legales. Nosotros, como comunidad, también vamos a tomar acciones legales y esperamos que con esa sentencia puedan definitivamente dejar la administración y nosotros entrar ordenadamente, porque si algo hemos dicho es no estamos dispuestos a entrar de manera violenta”, argumentó Rivera.

Pagos a familiares directos

La auditoría también detectó diferencias en las rendiciones mensuales de gastos por un total de $51.486.328, debido a egresos faltantes, errores en los montos informados y a las sumas erróneas en los códigos asociados a los tipos de gastos. Además, hubo comprobantes de egresos duplicados por un total de $48.257.370.

En cuanto al personal, hubo diferencias entre la nómina de remuneraciones entregada por la Comunidad Indígena, y el monto pagado por las cotizaciones previsionales, entre diciembre de 2017 y noviembre de 2018, por un monto de $12.388.240. Se observó también que a algunos de los empleados contratados se les cancelaba, adicional a su remuneración, el arriendo de caballares por un mont0 de $23.228.334; y de vehículos por $41.145.000.

Más allá del desorden administrativo, el informe de Bienes Nacionales detectó otras irregularidades, como pagos que suman $7.200.000 por arriendo de instalaciones de baños construidos sobre territorio fiscal, a un familiar directo del gerente de la comunidad, durante el año 2018. También se determinó que ninguno de los procesos de compra o contratación de servicios contaba con respaldo de cotizaciones o cuadros comparativos.

Esta no es la primera vez que Bienes Nacionales señala la existencia de irregularidades administrativas. En marzo de este año, presentaron un Informe de Revisión Financiera sobre la rendición de cuentas que presentó la comunidad indígena el 28 de diciembre de 2018 en el que también identificaban irregularidades. Entre ellas, que de diciembre de 2017 a mayo de 2018, los sueldos aumentaros prácticamente todos los meses, “sin que se pueda justificar dicha variación”. En seis meses, el gasto en sueldos aumentó en casi $20.000.000.

Los mayores montos en remuneraciones corresponden a contratos de honorarios, “sin que se pueda entender por qué no cuentan con contratos de trabajo permanentes”. Los Directores están en este grupo, quienes reciben una dieta por un monto mensual total de $8.450.000.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: