Lo del Frente Amplio en las últimas elecciones ha sido una sorpresa. La coalición ha tenido buenas performance tanto en la Convención Constitucional, como en los gobiernos locales y en la primaria presidencial que le dio el triunfo a Gabriel Boric (CS) por sobre el candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue.

Y es que el declive partidario que venían mostrando  y que se acrecentó a partir del 18 de octubre de 2019, no se vio reflejado en sus logros electorales. Desde 2017, el FA ha perdido 5 partidos políticos, 7 representantes en la Cámara de Diputados y más de 10 mil militantes –principalmente de las filas de Revolución Democrática–, además de tener una muy baja participación en sus comicios internos, pero la estrategia de la coalición creada el 2017 era otra y la han ido consolidando.

Desde sus inicios ya manifestaban un plan para conquistar todos los espacios importantes y con ello no se referían al Congreso o a robustecer la maquinaria partidaria tan apetecida en la antigua política. Lo afirmaban en 2017 cuando intentaban “desnaturalizar la idea de que la política se reduce solo a los pasillos del Congreso” y era el propio Gabriel Boric quien establecía los planes a futuro: “El objetivo es constituir un movimiento político que dispute en todos los espacios”.

En su primer aniversario, la exabanderada del bloque, Beatriz Sánchez, confirmó la estrategia asegurando que “lo que viene para el futuro es la consolidación, empezamos un trabajo para ir proyectando el Frente Amplio, para disputar todos los espacios». Cuatro años después, los planes del FA se han ido haciendo realidad y han conquistado terreno en la Convención Constitucional, en las elecciones municipales, en los principales gremios y en los gobiernos universitarios.

Todo ello se vio coronado por el triunfo de Gabriel Boric el pasado 18 de julio, cuya candidatura en un minuto pendía de un hilo, ya que el diputado por Magallanes debió juntar más de 24 mil firmas para inscribirse en la primaria. El resultado fue una sorpresa, ya que superó al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue –el mejor aspectado en las encuestas– con un 60% de los votos, obteniendo más de 1 millón de respaldos y triunfando en todas las regiones del país.

Predominio en la Convención Constitucional

Apruebo Dignidad fue la segunda fuerza mayoritaria en la CC, detrás de Chile Vamos, con 28 constituyentes electos. El Frente Amplio se quedó con 16 representantes, entre ellos la primera mayoría nacional, Daniel Stingo, y ha impuesto su hegemonía marcando pauta dentro del organismo.

Sellaron su primer triunfo posicionando a Jaime Bassa como vicepresidente con 84 votos, quien es cercano al candidato presidencial del FA, Gabriel Boric y de hecho, participó en el lanzamiento de su candidatura en Valparaíso. La nominación de Bassa fue manifestada por los constituyentes del bloque en un comunicado en el que también respaldaron la candidatura de Elisa Loncón como presidenta del organismo, por lo que la testera es dirigida por quienes eran sus principales cartas para hacerlo.

Bassa, quien ha sido apuntado como el gobernante “de facto” de la CC por su liderazgo y vocerías, confirmó su inclinación por Boric mientras emitía su voto. “Yo formo parte del pacto Apruebo Dignidad, he manifestado previamente que mi candidato es Gabriel Boric, en términos personales, como ciudadano, y vengo a manifestar esa preferencia electoral en las elecciones”, dijo.

También en las comisiones han ido posicionándose. En la de Reglamento, una de las más importantes durante estos meses, según los propios constituyentes, ya que definirá sus lineamientos principales, fue electa Amaya Alvez de Revolución Democrática.

Buena performance en las municipales

En 2016, dos fueron los candidatos a alcalde cercanos al Frente Amplio que fueron electos: Jorge Sharp, en Valparaíso y Gerardo Espíndola en Arica. Pero ambos renunciaron al conglomerado, dejando a la alianza creada por Boric y Jackson sin ningún municipio.

Esta vez la historia fue distinta. El Frente Amplio se quedó con 12 alcaldías, entre ellas algunas de las más populosas del país. En Ñuñoa, una de las emblemáticas de la zona oriente de Santiago, Emilia Ríos (RD) superó al candidato de Chile Vamos, pacto que tenía hegemonía desde 1996. También en Estación Central se impuso el FA con Felipe Muñoz, comuna que hasta noviembre del año pasado estaba liderada por Rodrigo Delgado, actual ministro del Interior del Gobierno y que desde 2000 votaba por la derecha.

En Maipú, Cathy Barriga (independiente pro UDI) apostaba por la reelección, pero fue superada por Tomás Vodanovic. El mayor triunfo del FA a nivel regional fue en Viña del Mar donde Macarena Ripamonti (RD) obtuvo la victoria dando un golpe a la derecha que llevaba 17 años en el poder de la mano de Virginia Reginato.

El bloque se quedó con 132 concejales electos y 2 gobernadores (Valparaíso y Tarapacá), superando a Chile Vamos que solo obtuvo un representante regional. De hecho, Rodrigo Mundaca (Comunes) fue electo en primera vuelta en la V Región.

Influencia en instituciones protagonistas en pandemia: Colmed y Espacio Público

El aspirante a La Moneda ha demostrado cercanía y lazos con el expresidente ejecutivo de Espacio Público, Diego Pardow y con la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches. Dos instancias desde las que han surgido las críticas más duras al Gobierno por el manejo de la pandemia y que han tomado un protagonismo cada vez mayor.

No es ningún secreto que Izkia Siches apoyó a Boric para las elecciones primarias. El candidato le compartió a través de Twitter sus propuestas enfocadas al sistema de salud y la presidenta del Colmed aprovechó para agradecerle y desearle “éxito este fin de semana”, lo que le valió críticas del propio ministro de Salud, Enrique Paris.

Su cercanía se remonta a las manifestaciones estudiantiles de 2011, cuando ambos eran senadores universitarios y donde también estaba Pablo Soto Arrate, delegado de Bienestar de la Fech y actual jefe de gabinete de Siches. Soto es sociólogo de la Universidad de Chile y durante el año 2011, en su etapa universitaria, fue parte de la campaña “Creando Izquierda” para liderar la Fech junto a Boric. También parte de la lista es la psiquiatra Danae Sinclaire, y estrecharon lazos cuando Siches asumió en la directiva de la agrupación de Residentes Chile. Sinclaire, militante de Comunes, escribe en un blog llamado “Frente Amplio Unitario” sobre temas de salud, como una “Propuesta para salud pública gratuita y de calidad”.

Entre los jefes programáticos, de campaña y asesores que ha reclutado Gabriel Boric está Diego Pardow, el expresidente ejecutivo de Espacio Público. Pardow suspendió sus funciones el 3 de junio de este año y se unió a Boric como su coordinador de programa, junto a Javiera Martínez.

Su figura desde el año pasado ha estado estrechamente ligada a las críticas por el manejo de la pandemia, ya que Espacio Público comenzó una labor de recopilación de datos, que semanalmente se tradujo en un informe de evolución de contagios.

Estos, que comenzaron como “mensaje del día” con un análisis propio de Espacio Público, y firmados por Pardow, se convirtieron en una extenso cuestionamiento al manejo de la pandemia.

Bastiones universitarios del FA

También en las federaciones estudiantiles han conquistado terreno desde el Frente Amplio, remontándose a los inicios de dos de los fundadores del bloque, Boric y Jackson, líderes de los movimientos del 2011.

El año 2017, cuando se produce el lanzamiento del Frente Amplio como coalición política, coincide con el único período universitario (entre 2007 y 2021) en que las 6 principales casas de estudio en cuanto a la organización estudiantil nacional, estuvieron bajo la influencia de sus ideas.

Mientras la centroderecha ha tenido una presencia casi nula en las directivas de estas instituciones durante el mismo período de 5 años, las distintas variedades de izquierdas estudiantiles han preponderado.

Desde 2017, no ha habido ningún año en que Revolución Democrática no haya tenido el liderazgo en una de las federaciones estudiantiles de estos 6 establecimientos: Universidad de Chile, U. Católica, U. de Concepción, U. de Santiago, UC de Valparaíso y U. de Valparaíso.

Su presencia ha sido dominante en el período, junto con aquella que poseen las Juventudes Comunistas. Este año el FA tiene como bastiones a la Universidad de Santiago y a la Universidad Católica.

La FEUC está liderada por el movimiento Nueva Acción Universitaria (NAU) desde el año 2017 y hace más de una década han tenido hegemonía en las elecciones. Es el mismo movimiento en el que Giorgio Jackson fue presidente el 2011.

Durante la última campaña, Jorge Pumpin Silva, candidato a presidente de la Federación por el Movimiento Gremial, aseguraba que el desafío electoral era “recuperar la FEUC para los estudiantes. Las FEUC del NAU se han convertido en un megáfono de las banderas del Frente Amplio, nosotros volveremos a poner como prioridad a los alumnos”, subrayaba el candidato.

¿Y en redes sociales? El candidato más seguido

Entre los candidatos que se enfrentaron en la primaria del domingo pasado, Gabriel Boric es el más popular en Twitter, con 937 mil seguidores, seguido por Daniel Jadue con 592 mil. Muy lejos, en Chile Vamos el más seguido es Ignacio Briones (Evópoli) con 204 mil.

Un estudio realizado por El Líbero hace un año arrojó que la izquierda (principalmente FA y PC) está representada 3,36 veces más en el mundo de Twitter que en la Cámara de Diputados, ejerciendo una hegemonía en esa red social en comparación con las otras fuerzas políticas. Los resultados muestran que estos dos partidos tienen el 73% de la hegemonía total en Twitter, con 22% de diputados.

En relación a los partidos políticos, el Partido Comunista (PC) es la colectividad con más seguidores en Twitter. Encabeza la lista la diputada Camila Vallejos (1,4 millones). Le sigue Revolución Democrática con Giorgio Jackson (1,2 millones) y Boric por Convergencia Social.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta