Los últimos días para el embajador de Chile en España, Javier Velasco, han sido para el olvido. La semana pasada recibió un vendaval de críticas desde distintas figuras del bloque oficialista Socialismo Democrático por decir en un foro en Madrid que para que ocurriera el estallido social y de violencia de 2019 “se requirieron 30 años de políticas que profundizaron la desigualdad”.

«Afirmar que durante los 30 años pasados se profundizó la desigualdad con las políticas que se implementaron durante esos 30 años, eso es falso», le dijo el ex canciller Heraldo Muñoz, quien le recordó que es embajador de Chile “no es un embajador del Frente Amplio».

Esta semana las críticas hacia el embajador siguieron, al sumarse el ex Presidente Ricardo Lagos. Manifestó que “no conoce los números”, que su frase fue “lamentable” y le lanzó un reto: “Desafío al señor embajador de Chile a que me desmienta. El índice de Gini con más rápida caída tuvo lugar en los seis años en que yo fui Presidente de Chile y que, por favor, se informe bien (…). Esperemos que este señor sepa lo que es el índice de Gini”.

La foto polémica

Otro impasse que ha debido enfrentar por estos días el abogado de 37 años, militante de Convergencia Social, es el revuelo que causó una foto que circula por redes sociales en donde aparece sentado en un auto acariciando los pies de una mujer, la que sería su pareja. La foto fue subida por ella a su cuenta de Instagram.

Tanto molestó el tenor de la foto que este martes la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, anunció desde La Moneda que “la canciller ya se comunicó con el embajador haciéndole un llamado al orden y la prudencia, sobre todo en el uso de redes sociales por solicitud del Presidente de la República”.

“Tenemos que ser responsables cuando tenemos cargos que son públicos. Cuando somos autoridades tenemos que saber habitar los cargos y por eso ya se estableció la comunicación correspondiente”, sostuvo la vocera.

El «Pepe Grillo» de Boric

Estas imprudencias han molestado al interior del gobierno, sobre todo porque Velasco es una persona muy cercana al Presidente Gabriel Boric y ha sido el Mandatario el que ha debido asumir los costos de sus desaciertos. De hecho, la semana pasada salió a defenderlo por su frase de “los 30 años”.

Hace un año, en medio de la campaña presidencial, Velasco dijo en una entrevista que era una suerte de «Pepe Grillo» de Boric.

“En la campaña de Gabriel aporto con contenidos, y trato de ofrecerle un rol que me asignó hace años, cuando asumió como presidente de la Facultad de Derecho. Esa vez dijo que yo era su ‘Pepe Grillo’. He asumido que mi rol en la política, en este partido, es ser la persona cercana a Gabriel que no siempre le encuentra la razón, que lo cuestiona y que le propone otra forma de entender las cosas”, dijo.

La entrevista de Velasco post plebiscito que incomoda

A esos dos episodios polémicos de estos pocos días, se suma otro cuestionamiento hacia Javier Velasco en círculos diplomáticos.

El 5 de septiembre, un día después del triunfo del Rechazo en el plebiscito constitucional, concedió una entrevista televisada a la cadena RTVE Noticias (ver aquí) en donde se refirió al fracaso de la propuesta de nueva Constitución.

A juicio de algunos diplomáticos, en ella habla como analista político y no como un embajador que representa a todo Chile. Además, comete imprudencias como tratar de pautear cómo tiene que seguir el proceso constituyente.

Si bien en la entrevista reconoce que el triunfo del Rechazo fue “contundente”, en ella dedica algunos minutos a hablar de las bondades de la propuesta constitucional que emanó de la Convención.

“Existe una tendencia en nuestro país, en los últimos tiempos, en los últimos meses, por decir que esta propuesta constitucional tenía ciertas características revanchistas respecto del período neoliberal que se cierra, o que comienza a cerrarse después de las manifestaciones del 18 de octubre de 2019. Pero yo me atrevería a decir que el texto era un texto bastante interesante en su conformación. Es un texto que hasta hace algunos días podía ser una tremenda alternativa no solamente para Chile, sino que para el mundo a la hora de hacerse cargo de problemas muy vigentes, como la crisis climática, los problemas de las minoría que históricamente han sido desplazadas, o cuestiones como la neurodiversidad, que son temas tremendamente contingentes y que la mayor parte de los textos constitucionales del mundo ni siquiera comienzan a recoger”, señala.

Respecto a las causas de la derrota del Apruebo, sostiene que “las diferencias que se recogieron en torno al texto tienen un montón de elementos que hay que considerar. Uno de ellos son las diferencias de un Chile que tiene múltiples realidades, en el que existen posiciones más conservadoras quizás que algunas de las que estaban representadas en la Convención Constitucional. También hubo una fuerte campaña que nos deja un país más polarizado, donde hubo sin lugar a dudas fake news. Pero todo eso queda un poco atrás con el resultado de ayer, porque el resultado fue muy contundente”.

Respecto del origen del anhelo de la ciudadanía por tener una nueva Constitución, el embajador Velasco señala que “el proceso social chileno por tener un nuevo texto constitucional no comienza en 2019, comienza en 1980 con la dictación de la Constitución ilegítima del dictador Augusto Pinochet (…). Luego vienen otras etapas, hay una etapa que es muy relevante que es la etapa de movilizaciones que comienza con las movilizaciones estudiantiles de 2006, 2011, que sigue con las movilizaciones de la AFP, de los enfermos y la gran movilización feminista de 2018 que empieza a remecer el orden patriarcal y el orden neoliberal chileno, que es detonante entre otros muchos factores de la revuelta social o el estallido de 2019”.

Asimismo, agrega una frase similar a la que dio en el foro en Madrid, culpando del estallido a los niveles de desigualdad del país: “Cuando sucede este estallido de 2019, en un país del sur global, con todas las tensiones que eso implica, tensionado además de forma particularmente clara por el régimen neoliberal que había producido una concentración de la riqueza muy importante en sectores pequeños de la ciudadanía y una tremenda desigualdad que afectaba a las grandes mayorías, las chilenas y chilenos supimos dar una lección y esa lección fue que nos fuimos a través de las urnas, en un proceso democrático, a resolver nuestras diferencias”.

Respecto a cómo debía seguir el proceso constituyente luego que la ciudadanía le diera un portazo al texto de la Convención, Velasco dice que se debe replicar el modelo anterior, con las mismas reglas: “La primera decisión que tomamos en el plebiscito de entrada fue que Chile quería una nueva Constitución. La segunda decisión fue que esa Constitución se iba a redactar a través de una Convención Constitucional electa democráticamente en el 100% de sus miembros y que iba a tener representación paritaria y representación de los pueblos originarios. Ahora, cuando se rechaza el texto que propuso esa Convención, el paso lógico, y es el mandato legal, es que volvamos a continuar el proceso con esos mecanismos”.

Al ser consultado por los contenidos, el embajador en España señala: “Parece ser un sentido común después de esta elección que Chile no sólo quiere una nueva Constitución, sino que quiere una nueva Constitución que asegure derechos sociales, que le otorgue a las mujeres y a las minorías sexo genéricas y a los pueblos originarios el rol por el que han luchado y que se haga cargo de la crisis climática e hídrica”.

Al finalizar, cuando la periodista le pregunta por cómo se tomó el Presidente Boric la derrota de ese 4 de septiembre, Velasco dice que el Mandatario tuvo “una salida humilde, pero con conducción”.

“Lo primero que hizo fue citar a todas las fuerzas políticas a reunirse en La Moneda, a discutir en los próximos días o en las próximas semanas un nuevo texto que se presente a la ciudadanía (…). Eso es muestra de algo que caracteriza a este gobierno y a esta coalición, que representa a las fuerzas emergentes de un Chile nuevo, un Chile postneoliberal, post pinochetista, y es que estamos comprometidísimos con que sea el diálogo, con que sean las urnas, con que sea la deliberación colectiva la que nos permita salir adelante como país”, agrega.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta