Este martes el Presidente Gabriel Boric pronunció su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En sus palabras, el Mandatario abordó el estallido de 2019, el proceso constituyente, el triunfo del Rechazo y el futuro de una eventual nueva Carta Magna.

«El resultado del plebiscito nos ha enseñado a ser más humildes” y “es la expresión de una ciudadanía que demanda cambios sin poner en riesgo sus logros presentes”, fueron parte de su alocución.

En un nuevo «Especial Mirada Líbero» el escritor, exembajador y excanciller Roberto Ampuero analizó el discurso del Mandatario y cómo se han manejado las Relaciones Exteriores en estas administración.

«El discurso del Mandatario me pareció muy ecléctico. Aborda muchos temas que parecen hilvanados con mucho apresuramiento. En un segmento estuvo orientado a su base más radical, del 25% o menos de apoyo en Chile», señaló el excanciller. Según su criterio, el Presidente le dijo a ese sector que comenzaron con un programa revolucionario, que no pueden seguir de la misma forma, pero que «no crean que voy a abandonar esa ruta por completo».

Sobre la frase del Mandatario «el resultado del plebiscito nos ha enseñado a ser más humildes», el exembajador sostuvo: «Está dirigida fundamentalmente a su sector. Pero una cosa es señalar que ha escuchado ese mensaje y otra es buscar caminos para encontrar aquellos puntos donde se pueda unir el sentir nacional y sintonizar con los chilenos», sostuvo.

«Llena de moderada esperanza pensar que ha escuchado el mensaje, pero ahí no se agota el esfuerzo presidencial»

Ampuero señaló que en otra parte del discurso, Boric se dirige «a los chilenos, lanzando algo que me recordó a Ricardo Lagos, cuando dijo ‘he entendido el mensaje’. Eso a los chilenos, a la inmensa mayoría que votó por el Rechazo los llena de cierta moderada esperanza, pensar que ha escuchado el mensaje. Pero sabemos que ahí no se agota el esfuerzo presidencial. Esto tiene que expresarse en actos concretos, precisos, que muestren una modificación en sus planteamientos».

Y en tercer lugar, afirmó: «Se dirige a su posible feligresía, a los posibles seguidores en el contexto latinoamericano, con un anhelo por ser un líder continental. En un contexto de un líder que busca la representación -como él mismo dice- del sur global».

De ahí que Ampuero, tomando estos tres elementos, se refiera a un «discurso ecléctico».

«Veo un proceso de socialdemocratización del gobierno del Presidente Boric»

Quien estuviera a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores en la administración pasada, apuntó que con el resultado del plebiscito «no es posible realizar el programa radical que tenía este gobierno y que se basaba en utilizar la nueva Constitución política, que fue rechazada, como el instrumento principal de transformaciones en el país».

Y agregó: «Al no ser posible esto, veo un proceso de socialdemocratización del gobierno del Presidente Boric. Esto es gradual, es una maniobra compleja, porque significa ser malinterpretado por su ala más dura del gobierno, ser acusado de traidor a la causa inicial… Y en esto le corresponde un gran papel a la socialdemocracia internacional, a la socialdemocracia chilena, a los Amarillos, para permitir que este gobierno sintonice con la mayoría del país y busque un camino de encuentro».

Ampuero y discurso de Boric: «El Presidente olvida que Allende es una de las figuras que más divide a los chilenos»

Respecto a los guiños del Mandatario a Salvador Allende, a propósito de los 50 años de su emblemático discurso en la ONU, el escritor comentó que el Mandatario «está tratando de encontrar un mínimo común denominador con las izquierdas de América Latina. Y la imagen del ex Presidente Allende representa un capital simbólico importante dentro de esa izquierda». Sin embargo, Ampuero precisó: «Al mismo tiempo, el Presidente Boric olvida que Allende es una de las figuras de los últimos 70 años que más divide a los chilenos. Recurre a un símbolo valioso dentro de un segmento de la izquierda latinoamericana, pero que no abarca a la mayoría de los chilenos. Ahí se comente un error de tipo nostálgico».

Además, comentó que «en este discurso también sigue las huellas de la ex Presidenta Bachelet. Lo veo apuntando en convertirse en un líder latinoamericano en materia de Derechos Humanos, en materia de plantear una agenda de Derechos Humanos para encabezar algún tipo de fuerza que lo convierta en líder. Esto es complicado, debido a los problemas que está enfrentando en casa».

En este tema Ampuero hizo notar que Boric se refirió a los presos políticos de Nicaragua, pero que no se refirió a la dictadura de Venezuela ni de Cuba, «en un guiño al Partido Comunista».

«La mejor política exterior es posible cuando en el país reinan acuerdos transversales»

El estado actual de la conducción de la política exterior es abordada en la columna «¿Cancillería sin rumbo o fuga hacia adelante?» de los diplomáticos Jorge Canelas y Juan Salazar, publicada en El Líbero. Sobre el punto, el excanciller comparte el diagnóstico que realizan y planteó: «La mejor política exterior que puede desarrollar un país solamente es posible cuando en ese país reinan acuerdos transversales dentro de la política. Eso facilita la labor de la política exterior».

«Hoy la política nacional está en una situación de mucha tensión, está muy dividido el país, es difícil para una canciller llevar a cabo una política que cuente con respaldo y no despierte críticas (….). No le pidamos a la Cancillería algo que no puede realizar si el mar de fondo es una tormenta dentro de la misma clase política», agregó.

Independiente de lo anterior, Ampuero es claro: «Efectivamente ha habido errores lamentables. Se ha producido el trato absolutamente inaceptable que le dio el Presidente al embajador de Israel». Además de recordar otros hechos, como el impasse con el Rey de España o con John Kerry en Estados Unidos.

Subrayó: «El Presidente Boric se deja llevar por ciertos estados de ánimo, y en política exterior eso genera graves repercusiones para el Gobierno, para su figura y para Chile».

«Hay una tensión histórica entre La Moneda y la Cancillería»

Explicó que «hay una tensión histórica entre La Moneda y la Cancillería. El Presidente nombra a un canciller para que lleva a cabo a la política exterior, y al mismo tiempo se desarrolla otro polo que está en el Segundo Piso en La Moneda, que tensiona la relación».

Y que «a esta canciller la veo muy tensionada con esto. Según lo que transciende ella habría estado en una posición mucho más sensata con respecto a cómo abordar el asunto del embajador de Israel».

«Me parece ideológico y desubicado el análisis simplista que hace el embajador de Chile en España»

En relación a las declaraciones del embajador de Chile en España, Javier Velasco, quien culpó a los «30 años» por el estallido, Ampuero -quien también se desempeñó como embajador en ese país, afirmó: «Me parecen realmente lamentables y en poca sintonía con lo que es el mensaje que está lanzando el propio Presidente Boric».

Puntualizó: «En España hay un reconocimiento de que Chile ha tenido un progreso como muy pocos otros en América Latina, y me parece ideológico y desubicado este análisis simplista que hace el embajador sobre lo que ha sido Chile en los últimos 30 años. Al mismo tiempo está tocado intereses y sensibilidades muy especiales dentro de un sector que es el único que puede ayudar a este Gobierno a salir de la situación en la que se encuentra, que es la socialdemocracia».

«No hay alternativa razonable y de futuro si no es integrarse al TPP-11»

Acerca de la decisión del Gobierno de avanzar con la aprobación del TPP-11 en el Senado, el excanciller dijo que «no hay alternativa al TPP-11. No hay alternativa razonable, sensata y de futuro si no es integrarse al TPP-11. La misma socialdemocracia que respalda al Gobierno actual estuvo promoviendo en los últimos meses de la Presidenta Bachelet precisamente integrarse al TPP-11″.

«Y lo mismo -precisó Ampuero- no hay alternativa a dar la firma para modernizar el acuerdo de cooperación con la Unión Europea. Oponerse a alianzas tan efectivas y beneficiosas para Chile por razones ideológicas no hace ningún sentido», agregó.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta