La muerte del juez brasileño de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Antônio Augusto Cançado, ocurrida el pasado 29 de mayo, abrió una vacante en La Haya que varios países de la región miran con interés.

Uno de los nombres levantados para ocupar ese escaño de juez en la CIJ es el del chileno Claudio Grossman, quien es respaldado transversalmente por diplomáticos y ex cancilleres de nuestro país. El jurista es miembro de la Comisión de Derecho Internacional de Naciones Unidas y fue el agente que representó a Chile ante La Haya en el diferendo con Bolivia, donde salió victorioso.

Sin embargo, pese a su elogiosa trayectoria, el gobierno del Presidente Gabriel Boric todavía no ha respaldado su opción. De hecho, la Cancillería chilena ha optado por un riguroso silencio oficial hasta ahora.

En un nuevo «Especial Mirada Líbero«, el ex ministro de Relaciones Exteriores y presidente del Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales, Hernán Felipe Errázuriz, se refirió a este tema.

«Claudio Grossman tiene un apoyo transversal, no hay ningún canciller que no lo apoye, todos los cancilleres de los distintos colores políticos y de los más diversos gobiernos lo apoyan», sostuvo Errázuriz.

«Esta es una causa nacional, no hay que buscar militancias políticas (…). Grossman tiene méritos propios evidentes y Chile le debe mucho», explicó.

Afirmó que «entiendo que una de las reticencias para el pronunciamiento del Gobierno es que en alguna oportunidad él dijo que no había violación sistemática de las fuerzas de orden, eso es lo que más pesa y me parece muy mal».

«Aquí no hay un dilema, no hay otra opción que Grossman»

El Presidente del Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales agregó que «la demora del Gobierno en pronunciarse ya ha causado un profundo daño, porque entremedio apareció la candidatura del argentino Marcelo Kohen, que apoyó y fue parte del equipo de defensa de Bolivia en la solicitud de acceso al Pacífico a través de territorio soberano chileno, eso ya es grave».

«Aquí no hay un dilema, no hay otra opción, es la mejor oportunidad y si no lo aprovechamos no vamos a tener a un candidato y a un juez chileno en la corte de La Haya», sostuvo.

Agregó que «si llegara a prosperar la candidatura que está conduciendo Argentina, vamos a tener a un argentino, con el riesgo de llevar el tema de la plataforma Continental a La Haya«.

«Este Gobierno no valora lo que significa tener a un juez chileno en La Haya»

Respecto a si el Gobierno habría comprometido su apoyo al candidato argentino durante la visita oficial del Presidente Boric a Argentina en abril pasado, Errázuriz dijo que «no tengo información al respecto y no creo que así sea, porque sería gravísimo».

Agregó que «me parecería una aberración enorme«, y dijo que «espero que no sea así».

«El Gobierno tiene un desconocimiento de la realidad muy importante, no valoran lo que significa tener a un juez chileno en La Haya, eso demuestra que omiten la realidad», sostuvo.

Errázuriz también explicó que «algunos dicen que esta reticencia se debe a que lo más importante para el Gobierno es obtener un cupo en el Consejo de Derechos Humanos de ONU. Me parece que Chile tiene la capacidad de llevar dos candidaturas simultáneas, especialmente con los méritos de Grossman».

«El silencio del Gobierno es favorable a la candidatura argentina»

Además, se refirió al escenario de que Kohen terminase asumiendo en La Haya, mientras Chile comience eventualmente un litigio con Argentina por la plataforma continental en Magallanes: «Él está obligado a inhabilitarse en ese eventual juicio, pero estará en la cocina, sentado con todos los demás jueces que deben decidir«.

Por último, sostuvo que «el silencio del gobierno es favorable a la candidatura argentina, el daño es importante (…). La decisión debiera tomarse inmediatamente, para no seguir perjudicando a Grossman».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta