Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 20 de mayo, 2015

Ex subdirector jurídico del SII: “Convertir a la institución en un persecutor penal es un error. No hay que matar al contribuyente”

Autor:

Uziel Gomez

Gonzalo Torres defiende la gestión y honradez de Michel Jorrat, quien lo despidió tras 25 años de carrera. Sin embargo, tiene reparos sobre la actuación del actual subdirector Cristián Vargas, quien mantuvo una polémica con el saliente director.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Durante los últimos cinco meses, el Servicio de Impuestos Internos ha padecido una fuerte crisis interna que tuvo un nuevo capítulo el lunes con la destitución del director Michel Jorratt. En la víspera se había filtrado un intercambio de mails con el subdirector jurídico, Cristian Vargas, en el que discrepaban sobre las acciones judiciales que debían adoptarse contra Giorgio Martelli, recaudador de la campaña presidencial de Eduardo Frei en 2009 y Michelle Bachelet en 2013.

A Jorratt se le pidió la renuncia apenas un mes después de ser elegido por la Presidenta Bachelet de una terna preparada por el sistema de Alta Dirección Pública (ADP); y el mismo día en que se había publicado en el Diario Oficial la resolución oficial que lo instalaba en el cargo.

Las críticas contra Jorrat arreciaron luego de que se informara que tuvo tres contratos con la empresa AyN de Martelli entre enero de 2012 y marzo de 2013, por un monto mensual de $1.111.111.

Para analizar el actual escenario de la institución, “El Líbero” conversó con Gonzalo Torres Zúñiga, funcionario del SII entre 1989 y marzo de 2014, y quien fue despedido por Jorrat mientras se desempeñaba como subdirector jurídico, cargo que ocupaba desde mayo de 2013. Entre otras responsabilidades, fue procurador, abogado y jefe de los departamentos de fiscalización de facturas falsas, delitos tributarios y defensa judicial.

-¿Cuál es su evaluación sobre lo que ha pasado en los últimos días en el SII?

-Creo que el subdirector jurídico equivocó el camino, desde mi punto de vista. Creo que las instrucciones que le dio el director eran las correctas, porque en un proceso de recuperación de antecedentes, lo mínimo es tomarles declaración a los contribuyentes. También creo que fue muy valiente la decisión de Jorrat de retomar la facultad que se había delegado anteriormente para interponer las querellas por delitos tributarios. Lamento que el director haya pasado por esta situación, porque él fue uno de los precursores de la reforma tributaria, que bien o mal, es un avance para el país.

-¿Por qué opina que no fue correcto lo que hizo el subdirector jurídico?

-Los subdirectores son funcionarios de la confianza del director. Son para que solucionen y no creen problemas.

-¿A qué se refiere con que Vargas creó problemas?

-Pudiera haber una falta de experiencia en los procesos de recopilación de antecedentes. No fue acertado por parte del subdirector representarle al director algo de carácter lógico, que tiene el director de carácter general. Uno delega la facultad pero puede supervisar.

-¿Qué opina que el SII haya presentado una querella contra Martelli hasta 2009 y no durante 2012 y 2013, que fue la campaña de Bachelet y cuando él boleteó?

-El departamento de delitos tributarios está recopilando los antecedentes. Ese proceso no es tan rápido, demora entre nueve y 12 meses. La ley no establece plazo. A mi Jorrat me pidió el cargo. Estaba entre sus facultades, pero no puedo dejar de desconocer que Jorrat  es un profesional competente, eficiente, transparente y honrado. Lo lamento por él y su familia.

-¿Jorrat tuvo conflicto de interés por investigar a un contribuyente que fue su empleador?

-Él se había inhabilitado respecto de las sociedades. No encuentro irregularidad.

-¿Por qué no se inhabilitó como persona natural con Martelli?

-Porque desde el punto de vista del derecho, una es la persona natural y otra la persona jurídica. No le quedaba otra alternativa debido a que el subdirector le dijo que le sacara la facultad de querellarse.

-Él no se inhabilitó desde el primer momento.

-Creo que fue muy valiente. Hizo lo que hace cualquier director. Desde mi punto de vista se cometieron ciertos errores por parte de los jefes, asesores y subdirectores. Errores de carácter de estrategias procesales, existieron filtraciones, y creo que no ayudaron mucho al director. Creo que es una pérdida para el servicio. El director contaba con el apoyo de los funcionarios del SII, en general.

-¿Qué opina de las versiones de que Jorrat recibió presiones de los entonces ministros Arenas y Peñailillo?

-Cuando estás en el cargo lo ejerces. Si creo que algo no está bien, hago lo que corresponde. No creo que haya cometido imprudencia. La gente que está alrededor no lo ayudó mucho. Hubo mala comunicación. El aparataje comunicacional del servicio no funcionó.

-Tampoco lo ayudó que haya boleteado para AyN.

-Pero parto del principio de presunción de inocencia. No me cabe la menor duda, conociendo a Jorrat algo, que es un funcionario de excelencia a nivel nacional e internacional. No se iba a prestar para tonteras. Pero si le pidieron los informes y se los pagaron es porque se realizaron. No tengo la menor duda que es un profesional intachable.  Hacienda tiene que ver a quien colocar. Lamento la partida porque va a faltar toda la implementación de la reforma. Quedará un vacío bastante grande.

-¿Debe salir el subdirector jurídico, Cristián Vargas?

-Es un cargo de confianza y eso lo tendrá que decidir el próximo director. Cuando me pidió el director el cargo ni siquiera le discutí. Hay gente que cree que los cargos son eternos. Vargas es funcionario de carrera. Me sentía muy bien cuando lo designaron, pero no tiene experiencia en tribunales, con la fiscalía. A lo mejor eso fue lo que jugó en contra. Tienes que saber los procedimientos muy bien. Si la fiscalía u otros te presionan tienes que seguir haciendo tu trabajo, tranquilo, y llegar al mejor resultado posible.

-Hace poco varias empresas hicieron rectificaciones. ¿Significa que quedan eximidas de eventuales querellas?

-Es normal. Se hizo en el período de Ricardo Escobar, durante el caso Publicam, que los contribuyentes que tenían facturas falsas, material o ideológicamente falsas las rectificaran y pagaran los impuestos, y eso no los exime de responsabilidad penal. Eso solo es para fines recaudatorios. El fin del SII es el efecto ejemplificador. Eso ya está en la sociedad. Hacer del SII una suerte de persecutor penal me parece que es un error. No hay que matar al contribuyente.

-¿Cuántas querellas tributarias presenta el SII al año?

-Cuando yo estaba, más allá de 140-150 querellas al año no se interponían. El servicio debe tener mucho cuidado.  Detrás de cada empresa hay trabajadores, familias. Siempre fui de la teoría de ver cuántas infracciones había cometido el contribuyente. El director Juan Toro, cuando interponía querella, preguntaba el número de trabajadores de la empresa, había ciertas circunstancias de carácter especial.

-¿Qué perfil debería tener el nuevo director del SII?

-Espero que se nombre un director de la mejor envergadura posible, ajeno a las consideraciones políticas y a los partidos.

-¿Le parece bien que un director del SII, como Jorrat, haya sido miembro de un comando presidencial? ¿Qué autonomía tenía?

-Debería tener autonomía. En los programas presidenciales tienen que llegar con algo preparado y creo que el más técnico era Jorrat, sin lugar a dudas. No veo que le haya jugado en contra.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: