Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 23 de febrero, 2019

David Smolansky, desde Cúcuta: “Maduro está contra las cuerdas y cuando un boxeador está contra las cuerdas, hay que noquearlo”

Autor:

Emily Avendaño

El coordinador del Grupo de Trabajo para abordar la Crisis Regional de Migrantes y Refugiados Venezolanos en la OEA, y perseguido por el régimen chavista, destaca la importancia que ha tenido la comunidad internacional, en particular el Grupo de Lima –al que Chile pertenece– al apoyar al Presidente encargado Juan Guaidó. Justo cuando los ciudadanos de su país estaban “desesperanzados, desmotivados y con depresión”.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hoy es un día clave para Venezuela. En el transcurso de la jornada se espera que ingrese a ese país la ayuda humanitaria que desde principios de febrero ha reunido la oposición. Con esto se busca hacer frente a la crisis que vive esa nación debido a la escasez de alimentos y medicinas bajo el régimen de Maduro. Así lo ha asegurado el Presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó.

Ayer el Pesidente Sebastián Piñera llegó a Cúcuta, ciudad en la frontera colombo-venezolana para colaborar en este proceso. En el Aeropuerto Internacional Camilo Daza, una de las personas que lo recibió fue David Smolansky, uno de los líderes políticos de la oposición venezolana que, desde el exilio, tiene la tarea de atender a los migrantes y refugiados venezolanos, a través de un Grupo de Trabajo creado por la Organización de Estados Americanos, y de sumar apoyos de la comunidad internacional.

En 2017, Smolansky pasó 35 días en la clandestinidad. En 2013 fue electo como alcalde de uno de los municipios del área metropolitana de Caracas. Cargo que ocupó hasta el 9 de agosto de 2017, cuando el Tribunal Supremo de Justicia –con magistrados nombrados por el chavismo– decidió su destitución y lo condenaron a 15 meses de prisión. Además de inhabilitarlo políticamente y dictarle prohibición de salida del país. La razón con que argumentaron la decisión fue que él no había actuado para evitar las protestas antigubernamentales que ocurrían en su localidad.

Por más de un mes nadie de su familia supo dónde estaba. En ese mismo período viajó 1.300 kilómetros hasta Brasil y cruzó por tierra la frontera. Pidió refugio y logró irse a Estados Unidos. Desde septiembre de 2018 fue nombrado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para dirigir el Grupo de Trabajo para abordar la Crisis Regional de Migrantes y Refugiados. Desde Cúcuta habla con El Líbero sobre de la importancia de la jornada de hoy para su país.

-¿Cuál es la significación que tiene el 23 de febrero para Venezuela?

-Es un día muy importante porque millones de venezolanos dentro de Venezuela, en las fronteras con Colombia, con Brasil y con las islas Aruba y Curazao, nos vamos a movilizar para que ingrese la ayuda humanitaria que tanto necesita nuestro país. Toneladas de medicinas y alimentos para salvar vidas, así como también buscamos que la Fuerza Armada Nacional definitivamente dé el paso y se ponga del lado de la gente, que respeten la Constitución, y obedezcan a Juan Guaidó como su Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional; de esa forma se formalizaría la transición en Venezuela.

– Si logra entrar la ayuda humanitaria, Maduro además de su legitimidad, al no ser reconocido como Presidente por más de 50 naciones, también habría perdido el control territorial. ¿Qué implicaciones políticas tiene esto?

-Es correcto y no solamente el control del territorio. Si las fuerzas armadas dan el paso es la única pieza que falta en el rompecabezas para que ocurra la transición. Estaríamos en presencia del cese de la usurpación.

-¿Se plantean distintos escenarios de lo que pueda ocurrir hoy?

-Evidentemente hemos estudiado distintos escenarios, nos estamos preparando para cada uno de ellos, y hay muchos temas que es mejor no comentarlos con anticipación.

-¿En qué radica la seguridad de que entre sí o sí la ayuda?

-Porque va a ser una avalancha de gente. Yo he estado varias veces en Cúcuta, llegué el miércoles en la noche y lo que he sentido y vivido acá no lo he visto antes. Hay optimismo, hay esperanza. Venezolanos que viven en Colombia y en otras partes de Suramérica, en Ecuador, en Perú, en Chile, incluso otras partes del mundo, están viniendo a la movilización del 23 de febrero, a ayudar a que esos alimentos y medicamentos ingresen al país. Lo mismo está ocurriendo del lado de Venezuela, son cientos de miles las personas que se están organizando para que ingrese esa ayuda humanitaria. Así que, yo creo que hoy los ojos del mundo van a estar puestos sobre Venezuela y, Dios mediante, le daremos buenas noticias a mucha gente que se debate, literalmente, entre la vida y la muerte, porque no consigue qué comer o no consigue algún medicamento para tratarse, para curarse.

Nunca en nuestra agenda ha estado la violencia, nuestra agenda siempre ha sido de manifestaciones, movilizaciones pacíficas, no violentas. Qué más pacífico y no violento que llevar medicina y alimento a nuestro pueblo».

-El Presidente encargado Juan Guaidó ha dicho que la ayuda va a entrar por distintos puntos, pero Nicolás Maduro confirmó el cierre y la revisión de relaciones con Aruba, Curazao y Bonaire; también con Brasil y, de alguna manera, el concierto que convocó el chavismo en el Puente Binacional de Tienditas también bloquea la entrada.

-Como decía el Presidente Guaidó: «hay que ser muy cínico» para organizar ese concierto, donde además no han conseguido quién se presente en la tarima porque nadie se quiere retratar con quienes son los responsables de la falta de comida, medicinas, inseguridad, torturas, represión, destierro, de los refugiados. Nadie se quiere retratar con quienes le han causado tanta desgracia al pueblo venezolano. Estamos enfocados en lo que realmente es urgente, que es que la ayuda humanitaria ingrese a Venezuela, que podamos salvar vidas y que la Fuerza Armada Nacional -que sabemos que la mayoría no quiere a Maduro en el poder- pueda terminar de dar el paso para que haya el cese de la usurpación, se formalice el gobierno de transición y pronto desemboquemos en unas elecciones libres y transparentes.

“La comunidad internacional ha sido trascendental en la presión se le ha puesto al régimen de Nicolás Maduro”

-¿Cuál es la importancia de la comunidad internacional en todo esto? De la asistencia del Presidente Piñera, por ejemplo.

-Vital. La comunidad internacional ha sido clave en todo lo que está sucediendo en Venezuela y contamos con el respaldo de la mayoría de los países en América Latina, de Europa, inclusive países lejanos a nuestra frontera, como Japón, Australia, Marruecos e Israel, que reconocen a Guaidó como Presidente encargado. Evidentemente, el rol de Canadá, de EE.UU. La comunidad internacional ha sido trascendental en la presión se le ha puesto al régimen de Nicolás Maduro, en las sanciones individuales que se les han impuesto a los corruptos, a los que lavaban dinero, que colaboraron con el narcotráfico, a los que están involucrados en toda la economía criminal, al apoyo que se le ha dado a la ayuda humanitaria. Muy agradecidos estamos con el gobierno de Colombia, el gobierno de Brasil que nos han facilitado parte de su territorio y logística para poder instalar los centro de acopió internacional. Ha sido algo muy importante. En 2019 Venezuela ha sido lo más importante en el planeta y eso ha sido gracias al cerco diplomático que se le ha hecho a la dictadura. La comunidad internacional ha entendido que Maduro no solo representa una amenaza para los venezolanos o que solamente afecta a los venezolanos, sino también para la región. Mientras más rápido se recupere la democracia y la libertad en Venezuela, no solo será más beneficioso para los venezolanos, sino evidentemente será beneficioso para la región.

No olvidemos que en las cárceles venezolanas hay 200 soldados que están presos, que están siendo torturados, simplemente por haber expresado su descontento con el régimen».

-Maduro acusó a los Presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Colombia, Iván Duque, de querer “asaltar” la frontera.

-Maduro está paranoico y lo que está es dado patadas de ahogado, atrincherado, está completamente aislado, está durmiendo entre el Palacio de Miraflores y Fuerte Tiuna –una instalación militar–. Es un hombre que no puede caminar tranquilo en ninguna calle, en ninguna avenida de Venezuela, porque todo el mundo lo repudia. Está contra las cuerdas y, como se dice en el boxeo: cuando un boxeador esta contra las cuerdas hay que noquearlo.

-¿Se han planteado un escenario de violencia? El Jefe del Comando Sur de EE.UU. declaró que tienen una logística instalada para proteger a la población civil.

-Nunca en nuestra agenda ha estado la violencia, nuestra agenda siempre ha sido de manifestaciones, movilizaciones pacíficas, no violentas. Qué más pacífico y no violento que llevar medicina y alimento a nuestro pueblo.

-El alto mando militar sigue cohesionado en torno a Maduro ¿Qué se puede esperar de ellos hoy?

-Una cosa es el alto mando militar y otra la mayoría de la Fuerza Armada Nacional. Los rangos medios y bajos, los mayores, los capitanes, los sargentos, los tenientes, los coroneles, allí no hay lealtad absoluta a Maduro, ellos padecen los mismos problemas que padecemos los venezolanos. Ellos llegan a sus casas y también están vacías por falta de comida, si ellos tienen un familiar enfermo no tienen cómo curarlo por falta de medicinas. En los últimos cuatro años, en promedio, en Venezuela han asesinado a 300 funcionarios cada año, policías o soldado, porque las bandas organizadas a veces están mejor dotadas que los cuerpos de seguridad. Y no olvidemos que en las cárceles venezolanas hay 200 soldados que están presos, que están siendo torturados, simplemente por haber expresado su descontento con el régimen.

“Definitivamente el comunicado del Grupo de Lima del 4 de enero de 2019, sin exagerar, es histórico”

-El Embajador en EE.UU. designado por Guaidó, Carlos Vecchio, en una entrevista para Univisión dijo que la resolución del Grupo de Lima del 4 de enero ha sido clave, al desconocer a Maduro y al respaldar la Asamblea Nacional ¿Desde cuándo se empezó a gestar toda esta presión internacional?

-Yo coincido completamente. Definitivamente el comunicado del Grupo de Lima del 4 de enero de 2019, sin exagerar, es histórico. El día de mañana cuando se estudie cómo se recuperó la democracia y la libertad en Venezuela y qué rol jugó la comunidad internacional, ese documento tiene que estar en esos libros. Fue, sin duda alguna, un impulso monumental, sobre todo en momentos cuando el país estaba desesperanzado, desmotivado y con depresión. Ocurrió 24 horas antes de que Juan Guaidó se juramentara como Presidente de la Asamblea Nacional. Esto se venía gestando desde hace varios meses, este es el rol que hemos jugado los exiliados. Muchas veces en la diplomacia lo que se hace es mejor no comunicarlo o hay que esperar para comunicarlo. Todo lo que hemos hecho en articular a los gobiernos de América Latina, los gobiernos de Europa, incluso África, Asia, Medio Oriente, Norte América, en condenar la dictadura de Nicolás Maduro, en entender que la crisis más grave que hoy tiene el hemisferio occidental es la de Venezuela. Una crisis humanitaria que ha generado la peor crisis de migrantes y refugiados con más de 3,3 millones de venezolanos que se han ido desde el año 2015. Cómo un país tan rico, que ha manejado tanto dinero en 20 años, hoy tiene a 90% de la población sumergida en la pobreza. Cómo es que Venezuela está dentro de los 5 países más violentos del mundo y Caracas es la capital más violenta del mundo. Explicar eso uno a uno ha sido fundamental.

Definitivamente, el comunicado del Grupo de Lima del 4 de enero de 2019, sin exagerar, es histórico. El día de mañana cuando se estudie cómo se recuperó la democracia y la libertad en Venezuela y qué rol jugó la comunidad internacional, ese documento tiene que estar en esos libros. Fue, sin duda alguna, un impulso monumental, sobre todo en momentos cuando el país estaba desesperanzado, desmotivado y con depresión».

-Hoy se cumplen los 30 días de la juramentación de Guaidó, Maduro lo retó a convocar elecciones, que es lo que habría que hacer si se toma al pie de la letra el artículo 233 de la Constitución de Venezuela. ¿Esto es un desafió a la legitimidad de Guaidó con la comunidad internacional?

-Me da mucha risa eso que dice Maduro que emplaza a Guaidó a que convoque elecciones, es la mayor demostración de que, primero, está contra las cuerdas y, en segundo lugar, es el mismo Maduro quien ya reconoce a Guaidó como Presidente Encargado. No es un desafío porque bien sabemos que no hay un cese de la usurpación. Hay mucho compromiso por parte del presidente Guaidó que desde el día uno habla de elecciones libres y transparentes. En la Asamblea Nacional ya existe una comisión designada para trabajar en esas elecciones, para que haya unos rectores que garanticen la imparcialidad del Consejo Nacional Electoral, la propia Organización de Estados Americanos también se ha puesto a la orden. El mundo está muy claro de lo que está sucediendo en Venezuela.

Mientras más rápido se recupere la democracia y la libertad en Venezuela, no solo será más beneficioso para los venezolanos, sino evidentemente será beneficioso para la región».

-Si logra entrar la ayuda humanitaria, ¿qué viene después? ¿Qué otros pasos se ha trazado la oposición?

-Te refieres a que entra la ayuda humanitaria y se acaba la dictadura este fin de semana.

-No necesariamente, pero eso representaría un gran logro político.

-La única pieza que falta en el rompecabezas es la Fuerza Armada Nacional, que se pongan del lado de la gente, de esa forma se habrá acabado la dictadura en Venezuela.

Hay optimismo, hay esperanza. Venezolanos que viven en Colombia y en otras partes de Suramérica, en Ecuador, en Perú, en Chile, incluso otras partes del mundo están viniendo a la movilización del 23 de febrero, a ayudar a que esos alimentos y medicamentos ingresen al país».

-En la Conferencia Mundial que hubo en la OEA por ayuda humanitaria para Venezuela recaudaron 100 millones de dólares, ¿quién y cómo están administrando esos recursos?

-Hubo distintos países que donaron, la mayoría de los recursos que se anunciaron van directamente en alimentos y medicinas. Ese mismo día el secretario general de la OEA, Luis Almagro, creó un fundo humanitario para Venezuela, donde cualquier donación que no sean especies pueda entrar a ese fondo y luego utilizarlo para adquirir alimentos y medicamentos.

-Usted tiene a su cargo el grupo de trabajo para abordar la crisis de migrantes y refugiados venezolanos de la OEA. Estos últimos días, ¿cómo han visto el comportamiento de la migración venezolana?

-Desde 2015 se han ido 3,3 millones de venezolanos. He recibido muchos mensajes de los migrantes y refugiados. En Cúcuta la gente está muy esperanzada de poder volver. Esto ha sido muy duro, aquí cada quien tiene su cicatriz, la dictadura nos ha dejado una cicatriz a todos. Muchos nos hemos ido por persecución política, como es mi caso, órdenes de arresto ilegales, otros se han ido por la falta de comida, medicinas, la hiperinflación, la inseguridad. Las familias están separadas. La mayoría de los migrantes y refugiados quiere volver, porque aman su país y para reencontrarse con su familia. Yo estoy muy esperanzado de que eso va a suceder muy pronto. Vamos a ver el Puente Internacional Simón Bolívar, que une a Colombia y Venezuela, repleto de gente, pero en sentido contrario a lo que hemos vivido: la gente regresará a su tierra.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: