Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 26 de marzo, 2019

Cómo se explica la reciente presencia de militares rusos en Venezuela

Autor:

Emily Avendaño

Este fin de semana dos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia aterrizaron en Caracas. Además de 35 toneladas de “materiales diversos” llevaban a 100 uniformados. El Kremlin no ha flaqueado en su apoyo a Nicolás Maduro desde que en enero se desató la crisis política. Sin embargos, los acuerdos comerciales y una deuda que extraoficialmente asciende a unos US$ 17.000 millones indican que el objetivo de Rusia es más económico que de ayuda al régimen.

 

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Muchas crisis políticas ha enfrentado Venezuela en el transcurso de los últimos 20 años. Esta vez, desde enero de este año, parece que el mundo entero se ha involucrado. Estados Unidos, los principales países de Europa y Latinoamérica han entregado su respaldo al Presidente encargado Juan Guaidó; pero Nicolás Maduro aún conserva a varios aliados: China, Turquía y, principalmente, Rusia.

Dos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia, un carguero Antonov 124 siglas AH-124-100 y una aeronave de pasajeros Ilyushin 62M, siglas RA-86496, aterrizaron el sábado en la rampa presidencial del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en las afueras de Caracas. Según el periodista venezolano, Javier Ignacio Mayorca –quien filtró la información–, la delegación la encabezaba el mayor general Vasilly Tonkoshkurov, “quien técnicamente es jefe del comando principal de las fuerzas terrestres rusas”.

Otros 99 militares rusos habrían acompañado al mayor general y llevaron 35 toneladas de “materiales diversos”. Los recibió la vicealmirante Marianny Mata Quijada, directora de la Oficina de Integración y Asuntos Internacionales del Ministerio de la Defensa, y el general de división de la Guardia Nacional, Edgar Alfonzo Colina Reyes, quien desde 2018 se desempeña como director conjunto de las fuerzas de acciones especiales en el Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, reportó Mayorca.

El avión de carga partió a las 7:20 am del domingo, mientras el de pasajeros permanecía en la rampa presidencial. La agencia estatal rusa Sputnik confirmó que la misión se encuentra cumpliendo “contratos de carácter técnico militar”. Las mismas fuentes dijeron que el arribo de la aeronave “no tiene nada misterioso”.

Una larga relación con Rusia

Rusia y Venezuela estrecharon lazos con la llegada de Hugo Chávez al poder. Un reporte de El País de España indica que se calcula que los venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro son los representantes de gobiernos extranjeros, exceptuando a las repúblicas ex soviéticas, que más veces han visitado Rusia en viaje oficial. Desde el año 2001 existe una Comisión Mixta Intergubernamental de Alto Nivel, y Caracas y Moscú han suscrito más de 250 acuerdos en áreas como petróleo, minería, industria militar, turismo, agricultura, medicina y transporte. Incluso se prevé que en 2019 Rusia abra una fábrica de fusiles kalashnikov en Venezuela.

Rusia, además de China, sería uno de los principales acreedores de Venezuela. Una deuda que con Rusia tiene su origen principalmente en la compra de armamento. Venezuela recibe el 73% de las ventas de armamentos rusos en América Latina. Cálculos de Reuters señalan que el Kremlin y la petrolera rusa Rosneft han entregado al menos US$ 17.000 millones en préstamos y líneas de crédito a Caracas desde el año 2006. Deudas que paga la estatal PDVSA con barriles de petróleo. Sin embargo, la opacidad del régimen de Maduro hace que haya cifras oficiales de a cuánto verdaderamente asciende esta deuda y de cómo ha sido reestructurada a lo largo de los años.

Maduro viajó a Rusia en diciembre de 2018 para reunirse con Putin. “Estamos garantizando una inversión petrolera por encima de los US$5.000 millones para elevar la producción en todo lo que son las empresas mixtas, donde participan nuestros socios rusos”, explicó Maduro desde Moscú. Añadió que Venezuela recibirá otros US$1.000 millones más para la minería, “fundamentalmente por el oro”.

Extraoficialmente, pudo conocerse que en los días previos al 23 de febrero, cuando estaba prevista la entrada de la ayuda humanitaria a Venezuela, funcionarios de la Embajada de Rusia en Venezuela, contactaron a distintos países del Grupo de Lima, ante la inestabilidad del régimen que pudo producirse si efectivamente las Fuerzas Armadas venezolanas hubiesen apoyado a Juan Guaidó. El contacto se hizo para preguntarles cuál iba a ser la disposición de un eventual gobierno de oposición con respecto a la deuda con Rusia.

Diversas incursiones militares

No es la primera vez que aeronaves “misteriosas” de origen ruso aparecen en Venezuela. Apenas cinco días después de que Juan Guaidó jurara como Presidente Encargado, la agencia Reuters informó del aterrizaje de un avión charter ruso la noche del lunes 28 de enero. El Boeing 777 de la aerolínea Nordwind Airlines de Rusia, con espacio para 400 pasajeros, estaba estacionado en un aeropuerto privado en las afueras de Caracas después de volar directamente desde Moscú. “La nave normalmente cubre rutas entre Rusia y el sudeste asiático. Ni Nordwind ni otras aerolíneas comerciales ofrecen vuelos directos Moscú-Caracas”.

Esta misma agencia ya había informado que tras el recrudecimiento de la crisis política, “contratistas militares privados, que realizan misiones para Rusia, volaron a Venezuela para reforzar la seguridad de Maduro ante las protestas masivas de la oposición”.

El diputado y economista venezolano, José Guerra, denunció en la plenaria de la Asamblea Nacional la llegada a Venezuela de este Boeing 777: “La información que nos está llegando es que de las 150 toneladas de oro, que reposan en las bóvedas del Banco Central se pretende extraer al menos 20 toneladas de oro y con ese avión transportarlas hacia Rusia”. El legislador aprovechó la instancia para solicitar a la entidad información sobre “qué transacción oculta” se estaba haciendo y cuál era el procedimiento para sacar el oro de Venezuela.

Reuters agrega que el mismo avión voló de Moscú a Caracas el 3 de diciembre “coincidiendo con el viaje de Maduro a Rusia para reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin”.

El vocero presidencial del Kremlin, Dmitry Peskov, respondió que “Rusia está lista para hacer todo lo posible para facilitar la normalización de la situación política interna en Venezuela, pero sin interferir en los asuntos internos de este país. Rusia está categóricamente en contra de cualquier intromisión en los asuntos del país por parte de un tercer país”.

Se estima que Venezuela tiene alrededor de 200 toneladas de oro en reservas, dentro y fuera de su territorio. Cuando recién ocurrió esta controversia, también en enero, el Banco de Inglaterra, impidió al Gobierno de Maduro retirar 1.200 millones de dólares en oro, después de que altos funcionarios estadounidenses, entre ellos el secretario de Estado, Michael Pompeo, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, instaran a sus pares británicos a que ayudasen a interrumpir el acceso de Maduro a los activos de su país.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluso advirtió que Venezuela recurre al comercio de oro “sin control medioambiental ni de contabilidad” para financiar las redes de corrupción que sostienen a la dictadura. Ya en octubre de 2018, EE.UU. acusó a Maduro de “exportar ilegalmente” al menos 21 toneladas métricas de oro a Turquía. Esto lo dijo Marshall Billingslea, subsecretario para el financiamiento al terrorismo del Departamento del Tesoro.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, pidió a Rusia ayer que “cese su comportamiento no constructivo” apoyando a Nicolás Maduro durante una llamada telefónica con su homólogo ruso, dijo el lunes el Departamento de Estado.

“La continua inserción del personal militar ruso para apoyar el régimen ilegítimo de Maduro corre el riesgo de prolongar el sufrimiento del pueblo venezolano que apoya abrumadoramente al presidente interino… Estados Unidos y los países regionales no se mantendrán al margen, ya que Rusia exacerba las tensiones en Venezuela… Hago un llamado a Rusia para que cese su comportamiento no constructivo y se una a otras naciones, incluida la mayoría de los países del hemisferio, que buscan un futuro mejor para el pueblo venezolano”, dijo Pompeo.

También a principios de diciembre de 2018 aterrizaron en Venezuela dos bombarderos rusos Tu-160 con capacidad para llevar armas nucleares, para participar en la realización de ejercicios militares.

Son tales los intereses económicos de Rusia sobre Venezuela, que en octubre de 2018, de acuerdo con Bloomberg, enviaron una delegación de alto nivel a Caracas para asesorar al gobierno de Nicolás Maduro en el diseño de un plan para contener el colapso económico.

El pasado febrero el portavoz Peskov, tuvo que desmentir que Rusia estuviese barajando la posibilidad de ofrecer asilo político a Maduro ante los continuos rumores de que la vía de escape del Mandatario, al perder el reconocimiento internacional como Presidente, sería a través de Rusia. “Este tema no figura de ninguna manera” en la agenda, declaró. No obstante, esta no sería la primera vez que en los tras bastidores venezolanos se menciona a Rusia como el lugar en el que Maduro debería refugiarse, si se logra negociar su salida.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: