“Me negué a vender mi conciencia y a destruir la autonomía del instituto”, escribió el exdirector del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, en su cuenta de Twitter. Lo hizo luego de haber “recuperado su libertad de expresión”, como él mismo señaló tras dejar el cargo que ejerció desde julio de 2019.

Y “vender su conciencia” implicaba, por ejemplo, decir que en Chile había presos políticos y que existía una violación sistemática de Derechos Humanos por parte del Estado. Lo ha negado en reiteradas ocasiones, pero no sin denunciar que hubo graves hechos tras el 18-O.

Desde su renuncia, que hizo efectiva el pasado 18 de julio “por haber perdido la confianza de la mayoría del Consejo”, el abogado y académico ha desclasificado complejos episodios que se vivieron internamente mientras de manera pública tuvieron que enfrentar no solo el estallido del 18-O sino que también paros de funcionarios y la toma por ocho meses de la sede ubicada en Providencia por parte de estudiantes secundarios liderados por Víctor Chanfreau.

“A la pregunta de quiénes intentaron violentar la autonomía del INDH respondo que simplemente busquen en redes sociales qué partidos políticos y organizaciones sociales apoyaron la toma del INDH por parte de una organización de ex secundarios”, escribió Micco.

El asunto es que no solo las presiones y hostigamientos se vieron en esos meses, sino que al revisar actas, redes sociales, declaraciones, y conversar con quienes vivieron de cerca estos últimos años lo que ha experimentado el INDH, concuerdan que Micco fue hostigado desde que asumió y que un rol preponderante tuvo el Frente Amplio, en particular Convergencia Social, el partido del Presidente Gabriel Boric.

Desde el 18 de enero Micco pidió una audiencia con el Presidente que nunca se concretó.

Funcionarios del INDH aliados de Chanfreau

Una alta autoridad del INDH que conoce de cerca la trama que se vive en el instituto, relata -en off- cómo la toma de los secundarios tuvo un amplio apoyo de Convergencia Social y que es este mismo partido el que tiene una influencia clave en las asociaciones de funcionarios.

Luego de la salida de Micco, uno de los voceros de la Asociación Nacional de Funcionarios Defensoras y Defensores de Derechos Humanos (ANDEDH), Mauricio Carrasco, investigador de la Unidad de Estudios del INDH, retuiteó un posteo del mismo Chanfreau.

“Renunció MICCO a la dirección del INDH, como no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, esperamos que pronto sea investigado por su complicidad en las violaciones a los DDHH y el encubrimiento férreo a Piñera”.

Carrasco fue candidato a diputado por el Movimiento Autonomista -agrupación que luego derivó a Convergencia Social- en 2017, pero sin lograr un escaño.

Durante la toma del INDH por la Aces, el funcionario retuiteó en más de una ocasión mensajes del dirigente estudiantil. “Exigimos la libertad de los presxs politicxs y mapuche, no nos iremos hasta q el estado de Chile reconozca q en chile hay presxs politicxs y de una vez por todas estén en libertad! La justicia y reparación no puede seguir esperando! Pa lxs q quieran apañar estamos acá”. De esta forma se lee en la cuenta de Carrasco parte del petitorio de quienes exigían también la salida de Sergio Micco.

Incluso cuando en marzo de este año se logró bajar la toma, tras ocho meses, el investigador de la Unidad de Estudios seguía con su campaña por la salida de Micco.

Sus textos son difundidos por Convergencia Social. Así por ejemplo ocurrió hace dos años cuando los funcionarios se fueron a paro. En esa ocasión, la colectividad puso en sus redes sociales un artículo “¿Por qué Sergio Micco debe renunciar a la dirección del INDH?” escrito por Mauricio Carrasco y Luis Guerrero, quienes firmaron como Voceros de la Asociación Nacional de Defensores (ANDEDH) y Defensoras de Derechos Humanos (INDH)

En 2020, en el INDH se produjo una polémica -para muchos forzada- por una entrevista que Micco dio a El Mercurio donde decía “No hemos hecho lo suficiente para comunicar una de nuestras verdades: no hay derechos sin deberes”. Estos dichos fueron tomados por sectores de la izquierda que criticaron que el entonces presidente del INDH “condicionara” el respeto a los derechos humanos. Algo que Micco se encargó de aclarar diciendo que nunca se refirió a “derechos humanos”. 

Pero poco importó. Quienes querían su cabeza, encontraron en este episodio una buena “justificación” para arremeter contra el abogado DC.

Antonia Orellana y su «Fuera Micco»

Una de ellas fue Antonia Orellana, de Convergencia Social, actual ministra de la Mujer, una de las figuras más poderosas del gabinete. 

Escribió en esa ocasión que Micco “desconoce su mandato y relativiza lo inalienable de los DD.HH. al asociar su respeto a conductas. Con ese director INDH seguirá decayendo”.

La misma postura oficial tomó Convergencia Social. “Rechazamos las declaraciones del Director del INDH Sergio Mico. La obligación estatal de respetar y garantizar los derechos humanos  no está condicionada al cumplimiento de deberes.

Orellana, un años después, en junio de 2021, pocos días antes de que los secundarios se tomaran el INDH, escribía “Fuera Micco” en sus redes sociales junto con hacerse eco de acusaciones en su contra que decían que había “manipulado las cifras” de las víctimas del estallido.

Lorena Fries apunta sus dardos contra Micco

Lorena Fries es una “emblemática” del INDH, aunque ya no esté en el organismo. Fue su directora designada en 2010 y reelecta por dos períodos entre 2013 y 2016. De ahí pasó a hacerse cargo de la Subsecretaría de Derechos Humanos en Bachelet II. Para muchos, aún mantiene influencia en el Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Militó en el Partido Socialista hasta el año 2020 cuando con un grupo de militantes fundó el Movimiento Unir, que hoy es parte del Frente Amplio. Pero fue en Convergencia Social donde encontró un espacio para ser candidata a diputada por el distrito 10. Salió electa (indep- CS) para el período 2022-2026.

Son constantes las críticas que Fries ha emitido contra Micco. Se unió, por ejemplo, a quienes lo cuestionaron por su entrevista sobre “derechos y deberes”. Escribió “Sergio Micco no garantiza la actuación en defensa de todos los derechos humanos del INDH”.

Ese mismo día, posteó: “Sergio Micco debiera hablar menos. Cada vez que habla da cuenta de sesgo conservador en derechos humanos”. 

Posible sucesor de Micco: Yerko Ljubetic…. de Convergencia Social

Tras la salida de Micco, que se mantiene como consejero, es Consuelo Contreras quien quedó de directora subrogante, algo que no le es ajeno pues lideró el INDH en 2018. Pero aún no está claro quién asumirá formalmente tras la renuncia de Micco. Una de las opciones podría ser Yerko Ljubetic, ex DC, ex ministro del Trabajo en el gobierno de Ricardo Lagos y actual militante de Convergencia Social. Fue él precisamente quien se enfrentó a Micco en 2019 para liderar el organismo, pero se impuso el DC. 

En esa ocasión, Ljubetic acusó que se había impuesto un pacto con la derecha. Dijo entonces: «La integración del directorio no permite dar cuenta de las diversidades y sensibilidades que hay en torno al tema de derechos humanos en nuestro país, y genera una situación tan irregular como que una visión de centro derecha encabece el Instituto«. Todo esto, a pesar de que el voto dirimente fue el del consejero socialista Branislav Marelic.

El día en que la izquierda “más dura” del INDH  no firmó declaración impulsada por Micco para defender la democracia

El 13 de noviembre de 2019, un día después de una de las jornadas más violentas tras el estallido, en el INDH hubo una preocupación especial. Un sector liderado por Sergio Micco consideró que era necesario dar un mensaje por la violencia desatada y el peligro que se veía para la democracia.

Para ello se coordinó con los consejeros Eduardo Saffirio y Carlos Frontaura. En la mañana de esa jornada tenían listo un borrador para que el resto del consejo lo apoyara.

Parte del texto decía: “Cualquier forma de violencia, ejercida por agentes del Estado o por particulares, constituye una flagrante violencia y afectación de los derechos humanos (…)”. Agregaban que “el INDH no puede sino condenar los graves actos de violencia cometidos por particulares en contra de personas y de bienes públicos y privados, con ocasión de esas manifestaciones. Dichos actos constituyen también un flagrante atentado a los derechos humanos que el Estados tiene el deber de reprimir, perseguir y sancionar”.

Y finalizaba: “El INDH reitera que cualquier salida a la crisis actual debe darse en el marco del respeto por el Estado de Derecho y el orden democrático, y para ello, el diálogo entre los distintos actores es fundamental”.

Los encargados de ser puente con el sector más duro, compuestos por las consejeras Consuelo Contreras, Margarita Romero y Debbie Guerra, eran Salvador Millaleo y Yerko Ljubetic. 

Pero no les fue bien. Las tres consejeras se negaron a dar la unanimidad necesaria para emitir la declaración. 

Quienes conocieron ese episodio dicen que coincide con lo que pasó después del estallido en el INDH. Había un sector, apoyado por movimientos y partidos, para convertir la entidad en la “punta de lanza” contra el gobierno de Sebastián Piñera. Eso incluía afirmar que había presos políticos y que había una violación sistemática de los DD.HH.

Pero como Micco se mantuvo firme, su situación se fue complicando cada día más en el organismo.

Cómo se vio el Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución en el INDH

Otro episodio ocurrió tras el Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución que firmaron el 15 de noviembre la mayoría de los partidos y el gobierno de manera transversal.

Según se lee en el acta del consejo del 18 de noviembre Micco destacó el acuerdo político logrado. «El Director señala que se ha valorado el acuerdo político constitucional alcanzado y se ha reiterado que el eje central del accionar del Instituto será el promover que se sepa toda la verdad de lo ocurrido a partir del 18 de octubre, exigir que se haga justicia y que proceda en el más breve plazo a reparar integralmente a las víctimas de las violaciones a los derechos humanos. Sostiene que no le cabe duda que a partir del acuerdo se inicia una nueva etapa de plena vigencia de los derechos humanos».

Tras sus palabras, fue el turno de Ljubetic. En el acta así se dejó constancia: «Señala que el hastío contra la clase política parece ser bastante generalizado. Señala que desde el punto de vista del INDH hay que ser prudente al tomar parte en el debate».

Ante eso, tomó la palabra Saffirio: «Señala que la vocería del Director es la que hay que seguir haciendo. Señala que cree que en el país se produjo una amenaza directa a la democracia. Por eso reitera que hay que apoyar las instituciones democráticas. En momentos como los que se están viviendo se prueba la lealtad con la democracia y la fidelidad al derecho. Y esto no tiene nada que ver con inclinarse o arrastrarse ante el poder político de turno. La fidelidad y la lealtad es con las instituciones democráticas y con el Estado de Derecho, no con quienes gobiernan».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta