Señor Director,

Desconcertante el cambio realizado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio designando como “Día de los Patrimonios 2022” a lo que hasta el año pasado fuera la “Semana del Patrimonio”. Esta conmemoración instituida en 1999 cumpliría 23 años de labor republicana en el reconocimiento y valoración de nuestra cultura. Tal celebración ha destacado todo lo que conforma el patrimonio nacional, invitando a la cohesión social, el diálogo que educa, el respeto y por ende a la armonía entre chilenos.

El arbitrario cambio realizado por el Ministerio del las Culturas no ha esperado siquiera a la consulta que definirá si los chilenos aceptamos o no una nueva constitución, propuesta de la Constituyente que habla de “pluri-nacionalismo” y de donde podríamos inferir se fomentaría la idea de “patrimonios” también dispersos. Sin duda, una propuesta distinta al multiculturalismo que conlleva sus propias disonancias.

El patrimonio es eso, el legado del pasado que se transmite al presente y el futuro, es el acervo y no sus partes. A escala mundial la UNESCO se refiere a la “Protección del Patrimonio Mundial Cultural” y no a los “patrimonios” mundiales. Es de esperar que en esta ocasión no sea necesario que la RAE tenga que esclarecer el significado de este concepto, que de forma tan ligera e improcedente se ha sustituido.

Beatriz Maturana Cossio, Directora del Instituto de Historia y Patrimonio, Universidad de Chile

Deja un comentario

Cancelar la respuesta