“Es tan grande el escándalo, que Urrejola buscó luego ansiosamente una foto con Cafiero, que la aceptó”. Es parte de una nota de La Nación de Argentina que recoge la filtración del audio de una reunión privada de la canciller Antonia Urrejola con su equipo donde hablan –garabatos incluidos– de la molestia con el embajador trasandino en Chile. La subsecretaria Ximena Fuentes y el senador Jaime Quintana también salen damnificados de la conversación filtrada de la ministra y sus asesores, lo que generó críticas transversales  “Yo no voy a presentar mi renuncia”, dijo la ministra desde Buenos Aires, hasta donde acompañó al Mandatario a la cumbre Celac. Pero eso fue ayer y hoy la situación podría cambiar.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta