Amplias reacciones ha causado la detención el pasado miércoles del emblemático vocero de la comunidad Temucuicui, Mijael Carvones Queipul, quien lideraba una banda dedicada al robo de madera junto a tres empresarios forestales y un chofer de camión.

Así, Carvones se une a Héctor Llaitul en la lista de cabecillas de las orgánicas de resistencia mapuche que caen por el delito de robo de madera, situación que ha sido valorada por diferentes actores vinculados al mundo político, forestal y de la seguridad en la Macrozona Sur.

El diputado por la provincia de Malleco, Jorge Rathgeb, está conforme con la manera en la cual ha operado, hasta el momento, la nueva ley que tipifica la sustracción de madera, sobre todo en el contexto del Estado de Emergencia que se encuentra vigente para la región de La Araucanía.

Sin embargo, Rathgeb señala que la sola existencia de esa legislación no es suficiente, sino que debe ser complementada con otros cuerpos legales que descansan en las salas del Congreso. “El Gobierno no ha logrado entender que se debe avanzar en otros temas, como la ley de usurpaciones y de inteligencia, pero también en la ley de robo de insumos y productos agrícolas”, manifiesta el legislador, quien hace un llamado a darle urgencia a la tramitación de estos proyectos.

La formalización de Carvones

Este miércoles 21 de diciembre la PDI detuvo a Mijael Carvones, a partir de una indagatoria de la Fiscalía de La Araucanía respecto al robo de madera. Detuvieron también a dos empresarios del rubro forestal y a un camionero, en el marco de una investigación por sustracción de madera, asociación ilícita y delitos tributarios.

De acuerdo con la información del Poder Judicial, el Juzgado de Garantía de Loncoche acogió la solicitud de la Fiscalía, y tras siete horas de audiencia, dejó a los cuatro sujetos con la medida cautelar de prisión preventiva como autores de los delitos consumados de asociación ilícita y hurto de madera sobre 400 UTM.

Según el ente persecutor, desde el 20 de abril de 2020, Carvones -junto a los otros tres detenidos- lideraba una agrupación que encubría el origen ilícito de madera que extraían de al menos cuatro fundos. El fiscal sostuvo que los imputados han sustraído al menos 76.490 metros cúbicos de madera, lo que equivale a casi $2.700 millones. El plazo de investigación se fijó en 70 días.

El material era extraído de los fundos San Juan de Adencul, Santa Inés de Adencul, El Cielo I y II y Chiquitoy 1 y 2, pertenecientes a Forestal Arauco. Luego, esta madera era vendida a aserraderos de La Araucanía y el Biobío, como proveniente del fundo Alaska, ubicado en la comuna de Ercilla, y que pertenece a la comunidad indígena Ignacio Queipul (Temucuicui).

La necesidad de la ley de usurpaciones para desbaratar las bandas de robo de madera

En este caso también se identificaron delitos tributarios por el uso de facturas falsas para «blanquear» la madera. Es por ello que desde la Macrozona Sur enfatizan la necesidad de que el tema sea atendido de forma transversal.

Para el presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Juan José Ugarte, es necesario seguir avanzando en nuevos cuerpos legales que permitan una mejor persecución de los delitos en la Macrozona Sur, sobre todo en un ilícito tan lucrativo como el robo de madera, donde señala, existen estimaciones de que el daño por las extracciones ilegales llegaría a los 100 millones de dólares al año.

“En la zona sur, contar con una ley efectiva de usurpaciones sería un complemento muy necesario para poder desbaratar estas bandas criminales. Con lo que contamos, existe evidencia de que la situación de detención de cabecillas o la incautación de equipos por varios miles de millones de pesos, es una primera señal de disminución del volumen del robo. Pero aún queda pendiente el mal mayor, que significa la extensa ocupación de predios con guardias armados y la detención del robo en flagrancia”, sostiene Ugarte.

El presidente de Corma espera que tanto la aplicación de la ley de robo de madera, como una nueva renovación del Estado de Emergencia puedan ayudar a seguir desbaratando las bandas que operan en las regiones del sur del país.

«Control territorial» para robar madera

Una investigación previa realizada por El Líbero da cuenta de que la usurpación o “recuperación” de un bosque es uno de los primeros pasos en el modus operandi de estas mafias. De esta manera, las bandas de robo de madera se coluden con los grupos armados radicales que se amparan en la causa mapuche para tomarse los bosques y explotarlos.

Pablo Urquízar, excoordinador Nacional de Seguridad de la Macrozona Sur, destaca la importancia de las diligencias realizadas que llevaron a concretar la detención de Carvones, las cuales iniciaron durante el gobierno anterior y se concretaron esta semana. Sin embargo, coincide en que es necesario avanzar en la tramitación de las leyes de inteligencia, antiterrorista y de usurpación.

“Lo que hacen con la usurpación, que es un delito de 1874 que solo tiene pena de multa donde la policía no puede detener, es ejercer el control territorial. Eso es parte de la estrategia de las orgánicas radicalizadas y terroristas, aprovechándose de la debilidad de la legislación para efectos de ejercer lo que ellos denominan el control territorial. En ese marco el Estado no existe, y por lo tanto pueden realizar sus delitos puros y duros como narcotráfico, el robo de madera, tráfico de armas y trafico de municiones para financiar sus distintos atentados y actividades”, afirma Urquízar. Subraya que “el único conflicto que existe en La Araucanía es el del Estado de Chile contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado”, señala.

El delito de la usurpación ha vuelto ha estar en el centro de la noticia luego de que una investigación publicada por este medio evidenció que Conadi compró «terrenos perturbados», incumpliendo la Ley de Presupuesto 2022. Además, éste fue uno de los temas que abordó el Presidente Gabriel Boric en su visita a La Araucanía.

Cuando el Mandatario fue consultado respecto de dar urgencia al proyecto que está en el Senado explicó que existen «opiniones encontradas en el Congreso», por lo que solicitó a los senadores José García y Jaime Quintana que presentaran una propuesta con elementos comunes. No obstante, desde entonces no se ha conocido de nuevos avances en esta materia.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta