La reunión prácticamente pasó desapercibida en los medios, lo que en ningún caso se traduce en que no fue relevante, todo lo contrario. Resulta que a menos de dos cuadras de La Moneda se llevó a cabo un encuentro en el que participaron miembros de las que se aseguró eran «organizaciones sociales», provenientes de diferentes países de Latinoamérica, la mayoría gobernados por la izquierda.

Del evento emanó un texto en contra del quehacer de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en la «región» y en el «planeta todo».

En la reunión, además, pusieron acento en la plurinacionalidad y se destacó el «trascendental proceso constituyente» de Chile.

Se trató del Tercer Encuentro de la Comisión Técnica Ampliada de Runasur, que se celebró de manera semipresencial el jueves 19 y el viernes 20 de mayo en la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), ubicada en la Alameda, a metros del Palacio de Gobierno.

«Reafirmamos nuestro compromiso con la construcción de un mundo verdaderamente justo y pacífico, en el cual no tendrá lugar la lógica imperial de la opresión y depredación. Un mundo en el cual no habrá lugar para la OTAN ni organizaciones similares», se señala en el documento, titulado «Las armas de la OTAN no resolverán la crisis de la Humanidad y de la Madre Tierra».

De Venezuela, Bolivia, Argentina, Ecuador, Brasil, Colombia y Paraguay son las que la CUT catalogó como «organizaciones sociales» que participaron en el encuentro.

¿Por qué reunirse en Chile? «En ocasión del decisivo tramo político institucional que vive el país que, voluntad popular mediante, ha emergido (…) hacia un auspicioso cambio de gobierno primero, y en pleno desarrollo de un trascendental proceso constituyente». Así se indica en la Declaración de Runasur.

«Gratamente podemos albergar la cultura del plurinacionalismo», dijo David Acuña (PS), presidente de la CUT a propósito del encuentro.

Además de la declaración anti OTAN, en el documento que emanó de esta reunión de Runasur los participantes critican la Cumbre de las Américas. La cita se celebrará entre el 6 y 10 de junio en Los Ángeles, Estados Unidos, a la que no están invitados los gobiernos de Venezuela, Nicaragua y Cuba. El que no respeten los DD.HH. y la democracia ha sido el argumento de Estados Unidos, país que organiza la cumbre.

«Un ámbito sesgado y discriminador del poder regional concentrado para consolidar la hegemonía y la dominación sobre nuestra región», señala la declaración sobre la cumbre.

Si bien el gobierno del Presidente Gabriel Boric también ha cuestionado que se margine a estos países, el Mandatario participará en la cita. «Los últimos años demuestran que la exclusión no ha dado resultados en materia de derechos humanos en Venezuela, Nicaragua y Cuba», dijo la canciller Antonia Urrejola a mediados de mayo.

Runasur y Convención: una misma agenda

En efecto no fue casualidad que el encuentro se efectuara en Chile. Son múltiples los puntos de encuentro entre Runasur, la Convención y el borrador de Constitución que será entregado al Ejecutivo el 4 de julio.

«Plurinacional» o «plurinacionalidad» son dos palabras que se repiten reiteradamente tanto en el Decálogo de Runasur como en el proyecto de Carta Magna: 15 veces en cada texto. La consagración de Chile como un Estado plurinacional es precisamente uno de los artículos que más ha causado controversia.

«Se plantea el proceso de reconstrucción y refundación de los Estados donde lo primordial no es el capital o el consumo desmedido, sino los seres humanos y la naturaleza». Es una de las ideas que está contenida en el primer mandato del decálogo y que concuerda con la visión que los sectores de izquierda han planteado en cuanto a los objetivos de la Convención.

Por Venezuela, una organización de un viceministro de Maduro

Aunque en la nota publicada por la CUT a propósito del encuentro anti OTAN se señala que las que participaron fueron «organizaciones sociales», algunas de las personas que lideran esas agrupaciones o que fueron parte de las reuniones están vinculadas con los gobiernos de sus países de origen.

De acuerdo con la declaración emitida por Runasur, por Venezuela participaron representantes del Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos. Esta organización es presidida por Carlos Ron, quien además es viceministro para América del Norte del régimen venezolano que lidera Nicolás Maduro.

El Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad ha estado en Runasur desde sus inicios. En diciembre del año pasado felicitaron el triunfo de Boric en la presidencial.

En abril, la organización que dirige el viceministro del gobierno de Maduro fue una de las entidades que promocionó la Cumbre Internacional contra el Fascismo. Al encuentro, que se realizó en Caracas, asistieron chilenos como el alcalde de Recoleta Daniel Jadue y el exsenador Alejandro Navarro.

«El preferido de Alberto (Fernández)», por Argentina

Por Argentina participó la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, cuyo secretario general, Esteban «Gringo» Castro, es, según El Clarín, «el preferido de Alberto (Fernández)», el Presidente de esa nación.

En esa misma nota se señala que fueron «varios encuentros» los que el sindicalista sostuvo con el Mandatario trasandino, incluso durante la pandemia. El 2 de junio de 2020 el propio Fernández publicó en su cuenta en Twitter una imagen de una de esas reuniones.

Un polémico exministro de Morales, por Bolivia

Por Bolivia, participó en el encuentro de Runasur Fernando Huanacuni, hombre cercano al expresidente Evo Morales que se desempeñó como su ministro de Relaciones Exteriores entre enero de 2017 y septiembre de 2018, y que generó polémica durante su gestión por supuesto nepotismo, corrupción de su círculo más cercano y hasta por el fallo de La Haya que esa nación perdió frente a Chile.

«Desde el pasado 2 de marzo, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió más de 110 memorándums de despido de los funcionarios de esa cartera de Estado (…) Según fuentes extraoficiales, gente allegada a Huanacuni y al embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, ocuparían los puestos que han quedado vacantes», informaba El Diario de Bolivia el 17 de noviembre de 2017.

Las polémicas siguieron. «La Unidad de Transparencia del Ministerio de Relaciones Exteriores abrió una investigación contra la abogada Fabiola Meneses, asesora del canciller Fernando Huanacuni, por supuestamente haber cobrado 30.000 bolivianos por un cargo en la Unidad de Gestión Jurídica de esa cartera de Estado, entre los meses de julio a agosto de 2017», informaron medios bolivianos en febrero de 2018.

La controversia no quedó allí, la funcionaria fue removida de su cargo, pero luego Huanacuni volvió a nombrarla en ese mismo puesto, lo que puso en alerta al entonces ministro de Justicia y Transparencia de ese país, Héctor Arce, informó La Razón en junio de 2018.

Las críticas en cuanto a su gestión continuaron incluso cuando ya no ejercía el cargo. Fue un mes después de su salida de la Cancillería, cuando la Corte Internacional de Justicia de La Haya falló a favor de Chile, estableciendo que no tenía la obligación de negociar con Bolivia una salida al mar. Por esta decisión Huanacuni fue señalado, así como su antecesor David Choquehuanca, de haber politizado la solicitud y de su supuesta poca diligencia en la tramitación del asunto.

Exministro de Morales: «La América plurinacional es irreversible»

De hecho, luego de esta sentencia se prendieron las alarmas en cuanto a la posibilidad de que Morales usara Runasur y la idea de la plurinacionalidad para desmembrar a Chile y conseguir finalmente el mar para Bolivia.

La plurinacionalidad fue precisamente la idea principal que Huanacuni, el polémico ex funcionario de Morales, impulsó durante su participación en el encuentro de Santiago.

«Este proceso de la plurinacionalidad, de la América plurinacional, es irreversible, es incontenible porque es el tiempo de los pueblos», dijo.

Casi desde el inicio de las labores de la Convención, representantes del gobierno boliviano empujaron con fuerza la idea de la plurinacionalidad para Chile.

“Nos metimos a la mesa del Estado a la fuerza, arrastrando cada quien su silla y acomodándola, porque en esta mesa que es el Estado plurinacional de Bolivia, nadie debe ser excluido. Así lo entendimos y así lo logramos”, dijo el canciller boliviano Rogelio Mayta en el Foro por el Día internacional de Pueblos Indígenas. Esto ocurrió dos días antes de que la subcomisión de Estructura Orgánica y Funcionamiento de la Comisión de Reglamento de la Convención Constitucional aprobara eliminar el concepto “República de Chile” por “pueblos de Chile”.

La entonces presidenta del órgano constituyente, Elisa Loncón, participó de manera telemática en el evento.

Unasur, ideado por Chávez, y Runasur, por Morales

Runasur (combinación de la palabra quechua Runa, que quiere decir hombre, y de la sigla de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur), es una instancia que fue creada hace un año por el expresidente boliviano Evo Morales. Ya desde ese momento impulsaba la idea de la plurinacionalidad, fundamentada en los pueblos indígenas de la región.

“Evo Morales no se rindió ante ese fallo y comenzó a explorar otro camino: el de internacionalizar a nivel andino la tesis de la plurinacionalidad de García Linera, con una nueva estrategia geopolítica que comprende el norte de Argentina, Ecuador, parte de Colombia, Chile y el Perú”.

En esos términos advirtió en El Líbero el diplomático y Premio Nacional de Humanidades, José Rodríguez Elizondo, lo que el Morales pretendía hacer mediante Runasur.

García Linera es, además, uno de los principales referentes intelectuales del Presidente Boric. De hecho, lo invitó al cambio de mando en el mes de marzo. «Un segundo paso que tenemos pendiente y que no hemos dado, es una gran nación continental plurinacional, a nivel de todo el continente», señaló en esos días el exvicepresidente boliviano.

Este tercer encuentro, el de Santiago, sirvió además para «acordar las bases organizativas y operativas» para la próxima Asamblea Plurinacional de Runasur, prevista para el próximo mes de noviembre en Buenos Aires.

Unasur surgió en 2008, impulsado por el ahora fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez, apoyado por otros presidentes de izquierda de la región en ese momento: Morales, el también ya difunto Néstor Kirchner (Argentina), Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) y Rafael Correa (Ecuador).

En principio la instancia estaba integrada por 12 países de la región, incluido Chile, pero actualmente lo conforman únicamente Bolivia, Venezuela, Guayana y Surinam.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta