«Esta ceremonia es inventada porque no había ninguna necesidad de hacerla ni es parte nuestro trabajo como constituyentes». En esos términos se refiere la convencional Marcela Cubillos al acto que se efectuará el lunes 4 de julio, en el que se le entregará al Presidente de la República, Gabriel Boric, el proyecto de Constitución por el que la ciudadanía votará Apruebo o Rechazo el próximo 4 de septiembre.

Cubillos califica de «ridículo» y «absurdo» procurar «disfrazar» de republicana la ceremonia final, «cuando lo que han hecho durante todo el proceso constituyente es minar y debilitar la República, cuando han hecho un proceso muy poco republicano y han redactado un texto antirepublicano».

«La ceremonia de clausura de la Convención será el lanzamiento de la campaña del Apruebo», asevera la convencional en el Podcast Constituyente de El Líbero, junto al constitucionalista Germán Concha.

«Es un acto endogámico, de ellos, de la izquierda que está contenta con este texto, para entregárselo a un Presidente que está muy contexto con ese texto, porque es la misma coalición la del Presidente y la que tenía el control de la Convención», agrega.

La ceremonia no contará con la presencia de ninguno de los ex Jefes de Estado, que decidieron no acudir a la cita luego de que la Convención echara pie atrás y decidiera incluirlos entre los invitados, luego de la polémica que suscitó cuando la mesa directiva dijo que no estaban en la lista por razones de aforo.

El expresidente Ricardo Lagos fue el primero en enviar una misiva al órgano para manifestar que cedía su puesto en el acto, «he decidido no participar en la ceremonia de clausura», apuntó. Le siguió en la decisión el exmandatario Eduardo Frei, mientras que el ex Jefe de Estado Sebastián Piñera argumentó la forma «confusa y contradictoria» en la que fue invitado, para no asistir a la ceremonia.

Caso aparte es el de la expresidenta Michelle Bachelet, actual Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, que no podrá venir a Chile en esa fecha por razones de agenda. Debe participar en una sesión en ese organismo internacional el 5 de julio.

Germán Concha coincide con Marcela Cubillos en el mal manejo que la directiva de la Convención ha hecho de la ceremonia de entrega del borrador de Constitución al Ejecutivo.

«Todo lo que ha venido mostrando la Convención desde el bochorno de las invitaciones a los expresidentes en adelante refleja que no quieren tener un acto republicano, que les molesta la República y que al final de cuentas convirtieron el 4 de julio de 2022 en el inicio de una campaña política y no en el cierre de un acto institucional», asevera el jurista.

Cubillos: «Firmar es adherir al texto y nosotros no lo suscribimos»

Cubillos también se refiere al hecho de que el proyecto de Carta Magna que se le entregará al Presidente de la República solo contará con las firmas de la presidenta de Convención, María Elisa Quinteros, y del vicepresidente, Gaspar Domínguez.

«Lo hicieron para no exponerse a que muchos de nosotros no quisiéramos firmar, porque firmar es adherir al texto y nosotros no lo suscribimos», explica la convencional.

Para Cubillos es claro que se trató de una decisión de la mesa directiva para «evitar problemas», debido a que los nombres de los 154 convencionales están asociados al texto que se entregará.

Germán Concha: «Lamentable» el preámbulo

El preámbulo que acompañará el borrador de Constitución, que fue aprobado esta semana y que desde el inicio hace énfasis en la plurinacionalidad, también fue analizado por la convencional y el constitucionalista.

«Es bastante lamentable como preámbulo. El más conocido es el de la Constitución de Estados Unidos, que parte diciendo que se hizo ese texto para conseguir una unión más perfecta. Claro que ese preámbulo no se le podía poner a esta, que por la vía de la plurinacionalidad desarma más que unir», señala Concha.

El texto que se aprobó es claro en reafirmar la multiplicidad de naciones que integrarían Chile: “Nosotras y nosotros, el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones, nos otorgamos libremente esta Constitución, acordada en un proceso participativo, paritario y democrático”.

El jurista explica que en la Constitución vigente se optó porque no tuviera preámbulo, buscando ir más allá. «Dejaron los principios fundamentales de la Constitución como normas y ese es el sentido del capitulo primero», indica el académico de la UC.

Cubillos se refiere al párrafo que no alcanzó la votación necesaria para ser aprobado que hacía referencia al estallido social.

«La verdad es que no tienen ningún significado el que se haya rechazado, sino más bien demuestra que estaban un poco peleados entre ellos y no se pusieron de acuerdo en este texto, pero pensar que porque no se aprueba eso se modera el borrador, es absurdo», sostiene la convencional.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta