El lunes 4 no fue un día cualquiera. Mientras el Presidente Boric iniciaba su periplo por Argentina, aquí en Chile se conocían tres encuestas sobre la Convención que por primera vez mostraban la opción del Rechazo por sobre el Apruebo de cara al plebiscito de salida: Feedback Research, Pulso Ciudadano y Cadem.

La última arrojó que un 46% de los encuestados votaría la opción Rechazo, 10 puntos porcentuales más que en el sondeo anterior. Con esto el Apruebo tuvo una caída de seis puntos, alcanzando un 40%.

El nerviosismo no se hizo esperar. Ese mismo día, en un punto de prensa, la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros y su vicepresidente, Gaspar Domínguez, hablaron al respecto ante los medios de comunicación que expectantes buscaban conocer la impresión oficial ante los magros números. Durante gran parte se aludió a “mejorar las comunicaciones”.

“La Secretaría de Comunicaciones está evaluando cómo mejorar cada día la estrategia. Nos falta mucho por avanzar. Tenemos agencias digitales, hemos pedido ayuda a través de nuestros recursos y convenios de la Convención, para ir fortaleciendo la estrategia comunicacional”, subrayó Quinteros.

Ante lo cual se le puso en la disyuntiva que aumentaba la comunicación, pero también el Rechazo: “Aún no vemos sus frutos porque necesitan tiempo para desarrollarse”, concluyó la presidenta.

En tanto, Domínguez manifestó que comienza “la recta final” y la importancia de centrar la información en los artículos aprobados y dejar atrás dudas o temores.

Punto de prensa mesa directiva lunes 04 de septiembre

https://ellibero.s3.amazonaws.com/nuevoellibero/wp-content/uploads/2022/04/Punto-de-prensa.mp3

Asimismo los números no dejaron indiferente a La Moneda. El Presidente Boric desde Argentina opinó que le preocupaba el resultado de las encuestas y llamó a la Convención a buscar la mayor transversalidad y amplitud posible para lograr acuerdos.

Los frentes que atacarán las tres agencias

Aunque desde la Convención son enfáticos en señalar que los números de esta semana «no tienen nada que ver», y como lo había adelantado Quinteros en la conferencia de prensa, la Secretaría de Comunicaciones contará con tres agencias de comunicaciones que cubrirán distintos frentes para comunicar de mejor forma los logros, pues el análisis que hacen es que esa es la principal falencia.

En esta línea, distintas voces apuntan a una nueva estrategia comunicacional 2.0 liderada por el cientista político Nicolás Fernández, quien asumió como Director de Comunicaciones Estratégicas de la Convención, tras la intempestiva salida de la periodista Lorena Penjean.

Consultados al respecto, descartan que Fernández haya tenido relación con su salida, ya que cuentan que arrastraba diferencias con la antigua mesa, en especial con la expresidenta Elisa Loncón.

Con el fin de amplificar lo que hace la Convención, durante las últimas semanas la Secretaría comenzó a divulgar dos especies de minutas: una con un resumen del trabajo semanal de las comisiones y otra con una guía para entender de mejor forma el trabajo de la Convención.

Ahora bien, y aunque prefieren mantener sus nombres en reserva, convencionales admiten que el cientista político, que trabajó junto al exsenador Guido Girardi  en el Congreso del Futuro, ha ordenado el tema comunicacional. Como prueba de ello, destacan las presentaciones que hace los lunes por la mañana para mostrar avances.

En una de estas instancias fue que Fernández presentó ante la mesa directiva una terna con distintos perfiles de agencias y credenciales. La forma de dirimir las tres fue mediante una “quina” entre los miembros. Según se lee en un acuerdo de la mesa del 23 de marzo, la agencia de diseño Bercz Studio tendrá la misión de «prestación de servicios especializados de difusión, los que comprenderán la ejecución de los siguientes productos: generación de sistema gráfico, generación de relato y concepto creativo, y desarrollo de sistema gráfico».

En la Convención precisan que deberá «rediseñar y poder compartir el contenido que emana de la Convención, que tiene distintos tipos de públicos». Pero aún resta saber cuáles son las otras dos agencias. Desde el órgano constituyente prefieren no dar los nombres de las otras dos empresas, pues dicen que es por un tema contractual que aún no se finiquita, sin embargo, sí detallaron qué dolor viene a cubrir cada una.

Una se preocupará del tema audiovisual: «Hoy contamos con 1 un realizador y no es suficiente. La productora llega a hacer un registro con la intención de darle una visibilidad a los distintos colectivos», detallan.

Por otro lado, habrá una la agencia digital: “Viene a alimentar y prevenir la desinformación que corre por canales digitales, y generar una conversación con ese público”. 

Aclaran que esto no significa que el equipo interno se vaya a ver mermado. En la actualidad, el grupo está compuesto por una jefa de prensa que lleva la relación con los medios; siete periodistas que tienen la tarea de hacer el seguimiento a cada una de las comisiones; un realizador audiovisual y dos personas que ven las redes sociales.

El último en integrarse al equipo como encargado digital de la Secretaría es Javier Manríquez más conocido como @guororororoi en redes sociales, sin embargo, su incorporación en un comienzo será por media jornada. La nueva incorporación en su perfil se describe como “guionista, realizador, creativo y humorista”. Haciendo eco de los atributos que se adjudica, él fue quien «realizó» el gabinete de Boric en los personajes de Pokemón.

Y explican: “Las agencias son músculos. Es un trabajo que estamos externalizando, pero que se desarrolla en conjunto con nuestro equipo interno, que tiene como objetivo profesionalizar las comunicaciones de la Convención y entregar contenidos. Las agencias vienen a cerrar a una etapa, pero a dar inicio a otra”. 

¿Por qué externalizar el trabajo y no contratar más gente? Desde la Convención responden: “Porque la Segpres estableció un número máximo de funcionarios por cada secretaría técnica. Por otro lado, hubo un diagnóstico donde vimos que el equipo interno no es capaz de consumir las 7 comisiones y lo que emana del pleno. Como bien saben, se sesiona más allá de un horario habitual”.

Además, “no hay una capacidad de generar el producto y empaquetar de buena manera el contenido. Por tanto, la agencia tienen la labor de hacerlo en forma y fondo a los distintos tipos de público que sabemos que son parte habitual en el mundo de la Convención. Que son parte en el mundo digital, de medios tradicionales, y el mundo territorial”. 

Para concretar el trabajo, el monto que se habría solicitado para la nueva estrategia comunicacional ascendería a los 400 millones de pesos que tiene que ser aprobado por la Dipres. Pese a que aún no hay una fecha de inicio de las agencias y respuestas del presupuesto, resaltan que “hay un proceso administrativo paralelo, pero la necesidad es urgente”. 

No obstante, argumentan: “Es una plata que se va a licitar por el monto y porque lo que viene a hacer es promocionar e inyectarle recursos a todos los productos que generemos con nuestras tres agencias. Por la misma razón va a ser un tercero (agencia de medios) que ejecute esos presupuestos para poder tener el control de todo”.

Arrau: «El mandato de la Convención es redactar un texto constitucional. No es estar haciendo campaña»

Con fecha 4 de septiembre para el plebiscito de salida confirmada por el gobierno, hay temor que esta inversión comunicacional que tiene como objetivo mejorar los números e imagen de la Convención, también pueda tener derivadas por la opción del Apruebo.

El convencional Martín Arrau (UDI), advierte: “Sería gravísimo que se gasten fondos de los impuestos de todos los chilenos en publicidad. Vamos a fiscalizar para que la gente se entere en qué se están gastando cada uno de los pesos de sus impuestos”. 

Y complementa: “El mandato de la Convención es redactar un texto constitucional. No es estar haciendo campaña, y difícil veo que sean neutrales cuando vemos a la mesa directiva y al Presidente de la República haciendo campaña por el apruebo”.

La convencional Carol Bown (UDI) subraya: “Cualquier inversión en comunicaciones, ya sea una agencia o periodistas, tienen que informar de forma objetiva, y esta mesa directiva no ha dado muestras de aquello. Por lo tanto, resulta preocupante que cada vez se esté gastando más recursos en tratar de influir para hacer parecer que es bueno lo que se está aprobando cuando parece que la gente ya se dio cuenta que no”.

A su juicio el error es que «la mesa directiva puede invertir lo que sea en comunicar, pero si no lo hace de forma objetiva no van a dar vuelta nada, porque el problema es de contenido». 

En cambio, para el convencional Raúl Celis (RN) e integrante de la mesa, los esfuerzos en el tema comunicacional están bien puestos, ya que a diferencia de la mesa anterior, ésta se caracteriza por ser técnica, pues “la de Loncón y Bassa que era más bien política e identitaria. Esta es una mesa técnica, que ha apuntado a ser eficiente. En los plenos y comisiones a que ganen velocidad. No es una mesa política, sino que de buena administración”, afirma.

Para Celis el despliegue comunicacional se debe concentrar en “cómo se trabaja en la Convención, cómo se han logrado los acuerdos e informar logros”.

El problema sería el contendido más que la comunicación

Ante este escenario, el analista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales es crítico de entrada: “El problema no es comunicacional, sino que principalmente es un tema de contenidos.  Va a ser muy difícil que una agencia externa encargada de comunicar mejor los resultados o encargada de evitar fake news, contribuya mucho a elevar la credibilidad de la Convención toda vez que está perdiendo el plebiscito, sino que también se han ido deteriorando significativamente los niveles de confianza”. 

En este punto, coincide el convencional Ruggero Cozzi (RN): «El problema no es comunicacional, sino de falta de voluntad y liderazgo político. Aunque la Convención contrate a 10 agencias, si se persiste en anteponer la agenda refundacional por sobre las libertades y seguridades que quieren los chilenos, el Rechazo seguirá subiendo en las encuestas”.

Morales añade que “sería muy simple que una institución solamente se dedicara a atacar los problemas comunicacionales y de esa manera elevar los niveles de confianza”.

Pero se detiene y hace un punto: “Es un problema mucho más profundo, pues no solo se trata de comunicar mejor, sino que el contenido de esa comunicación es lo que está echando por el suelo la confianza de la Convención Constitucional”. 

A su vez, el cientista político y director de agencia La Botica experta en marketing político, Pablo González, señala: “No basta con comunicar bien. La clave es hacer un trabajo político que naturalmente genere conversaciones positivas. En ese sentido, la comunicación en redes sociales y medios tradicionales va a reforzar lo anterior. No podemos pedirle a las agencias y periodistas que hagan magia cuando el trabajo de los constituyentes puede estar muy lejos de los anhelos ciudadanos”.

Considera relevante el papel que deben jugar los propios convencionales y es escéptico de cara a lo que viene: “Más que el rol de una agencia en este proceso, cuyo objetivo es potenciar lo bueno y moderar lo malo, es clave que los mismos constituyentes cambien su tono y estilo y decidan dialogar y llevar al pleno ideas con sentido común, sin embargo ya es demasiado tarde, pues muchas iniciativas ciudadanas ya fueron rechazadas y estamos contra el tiempo como para rediseñar todo lo avanzado en materia de normas”.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Tres agencias externas adicionales a lo que ya tienen para estos asuntos, podría ser percibido como lo que es, un intento desesperado por salvar el desastre que están proponiendo.

Deja un comentario
Cancelar la respuesta