COLUMNAS DE OPINIÓN

Luis Larraín

Economista
En política, hay ciertos temas que por diferentes razones parecen disminuir las capacidades de percepción acerca de lo que quiere la ciudadanía respecto a lo que es razonable hacer en respuesta a un problema. Ellos provocan una suerte de paralización en los políticos, que en definitiva no son capaces de resolver las demandas ciudadanas, ya sea por un prejuicio ideológico o por la imposibilidad de ponerse en el lugar del otro.
Seguir leyendo