COLUMNAS DE OPINIÓN

Álvaro Cruzat

Director de USEC

Hay dos formas de abordar el tiempo de descanso: una es la mentalidad del que dice que su única ambición del verano es «desconectarse», “dormir y ojalá no hacer nada” o “no pensar” y, la otra, es la mentalidad del que busca nuevas oportunidades para crecer como persona y desarrollar facetas que quizás llevan dormidas mucho tiempo –una afición, la lectura de un buen libro, un pasatiempo–, abrirse a nuevas experiencias e ideas.

Seguir leyendo