Publicado el 18 octubre, 2020

Subsecretario de la Segpres: “A partir del 26 de octubre el gran desafío es consolidar nuestras propuestas”

Autor:

Maolis Castro

El subsecretario Juan José Ossa apuesta a un escenario participativo y seguro para el plebiscito. De acuerdo con su percepción será un “éxito”, el cual atribuye al Presidente Sebastián Piñera, porque confía en que se impondrá un comportamiento cívico. Pide a todos los sectores políticos subirse a la “micro donde todos los chilenos tenemos que condenar la violencia”.

Autor:

Maolis Castro

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por estos días, Juan José Ossa, subsecretario del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, se guía por su olfato político. Abogado y militante de Renovación Nacional (RN), prefiere no aventurarse a realizar pronósticos ad portas de una consulta para decidir el destino de la Constitución. Espera que el 25 de octubre se imponga la participación y seguridad, un reto -según él- en tiempos de pandemia de Covid-19. “Que el plebiscito sea un éxito, cualquiera que sea el resultado, eso será parte del legado del Presidente Sebastián Piñera”, dice en una entrevista con El Líbero desde La Moneda.   

Su apuesta es contar con una mayor colaboración de la oposición en el Congreso en iniciativas impulsadas por el Ejecutivo, aunque destaca que, especialmente en materia social, se lograron importantes avances. Hoy, a un año del estallido, pide a los chilenos centrarse en “reflexionar” sobre los desafíos del próximo domingo.

-¿Será el plebiscito una válvula de escape a la tensión social?

-El acuerdo del 15 de noviembre del año pasado, además de su valor en sí mismo, significó un momento en que las fuerzas políticas se juntaron, miraron a los ojos, y consensuaron un itinerario constitucional que tenía como propósito ser una forma de fijar un camino, que le diera un cauce legal, constitucional y pacífico, a esta crisis social. En ese sentido, se puede decir que el propio acuerdo ya era una válvula, y una coronación de este acuerdo en un momento probablemente más relevante, es este plebiscito. Sí, me parece que el plebiscito es una continuación de estas válvulas que, entre las distintas fuerzas políticas más democráticas, consensuaron.  

-¿Cree que hay sectores políticos que no están cumpliendo con un llamado a la paz, uno de los puntos principales del acuerdo del año pasado?

-Hay que distinguir entre las fuerzas políticas que participaron en el acuerdo y otras que se abstuvieron. Las que no participaron, y especialmente el Partido Comunista, no espero nada, porque no quisieron ayudar ni contribuir a tener una válvula. No solo no contribuyeron, sino que en los últimos días su presidente validó de forma expresa la violencia como método de protesta. Respecto de ellos, ni siquiera esperaría que cumplieran nada del acuerdo, porque ni siquiera lo firmaron. Me llama mucho la atención que en el Congreso la inmensa mayoría de los parlamentarios del PC tienen una mascarilla que dice “Apruebo”, pero lo notable es que ellos consideraban que éste era un plebiscito impuesto entre cuatro paredes.

Hay fuerzas que suscribieron este pacto, que militan en la izquierda y la centroizquierda, de las cuales hubiéramos esperado una condena más fuerte, más clara y más categórica a la violencia”.

En relación con los firmantes del acuerdo, hay algunos que condenan la violencia y llaman a la paz; pero no todos han actuado igual. Hay fuerzas que suscribieron este pacto, que militan en la izquierda y la centroizquierda, de las cuales hubiéramos esperado una condena más fuerte, más clara y más categórica. Cuando uno no dice nada en estas circunstancias, hasta cierto punto válida las cosas. Los hechos graves deben ser condenados, no basta con uno mencionarlo. Esperamos que al 25 de octubre se suban a la micro donde todos los chilenos tenemos que condenar la violencia.                    

-¿A los sectores radicales les conviene la violencia o que el plebiscito no se desarrolle en normalidad?

-No solo les conviene, uno puede pensar que lo quieren. Lo digo porque han validado la violencia en forma expresa en un momento de protesta social; impulsaron, a pesar del triunfo democrático en las urnas del Presidente Piñera con una amplia mayoría, una acusación constitucional que pretendía una especie de artilugio constitucional para tomarse ellos el poder; y, además por una razón histórica, siempre han validado la violencia como método para obtener el poder, sólo basta con ver sus estatutos y declaraciones de hace pocos años atrás, siempre han fomentado la lucha de clases.  

-Respecto a la eventual candidatura del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue a las elecciones presidenciales: ¿Lo ve como una figura de consenso en la izquierda?

-Este esfuerzo que está haciendo el Partido Comunista y algunas personas de la centroizquierda de empezar a hablar de las candidaturas presidenciales solo manifiesta que no hay un real interés de hacerse cargo de lo que importa en estos tiempos: la pandemia, la situación económica y el desempleo de los chilenos, y el camino constitucional que viene por delante. Me cuesta imaginar que la centroizquierda pueda estar disponible a apoyar un alcalde que valida la violencia o, al menos, no le parece mal que rompan su comuna, que no ha condenado la violencia, y favorece la violación de los derechos humanos en Venezuela. Pero si están disponibles para apoyarlo, tendrán que explicar a qué se debe este giro tan repentino, sino solo el afán de llegar de alguna manera al Gobierno.   

-Hace unas semanas, el ministro de Segpres, Cristián Monckeberg, dijo que  el proceso constituyente “va a formar parte del legado del Presidente Piñera”. ¿Comparte usted esta opinión? ¿Y qué significa esto ad portas del 25 de octubre?

-El legado del Presidente Piñera va a ser muy amplio. Naturalmente, no será exactamente el mismo que teníamos en mente cuando asumimos el Gobierno ni antes del 18 de octubre de 2019, pero será un legado muy amplio dentro del cual se va a contar el extraordinario manejo que, a nuestro juicio, se ha hecho a propósito de esta pandemia. También, uno podría decir, que será parte del legado: la continuación de acuerdos que permitieron, y siguen permitiendo, contener una crisis social. En ese sentido, el acuerdo del 15 de noviembre, el que se acordó a propósito del Fondo Covid, y el Plebiscito; y una eventual Constitución o Reforma Constitucional (…) Hay políticas públicas que se aprobaron antes del estallido social, y otras en curso o que se aprobarán en los próximos meses.

Otro legado será la forma en que se realizará el plebiscito, porque creemos que será un éxito, que será participativo, y en circunstancias de seguridad sanitaria.              

-El Gobierno y Chile Vamos planifican un acto de “unidad” para el 26 de octubre. ¿Cuál es la intención de esta reunión? Y si puede darnos mayores detalles de cómo se llevará a cabo. 

-La Segpres no está a cargo de la organización ni conozco los detalles, pero efectivamente se van a buscar momentos de encuentro entre los partidarios y líderes de Chile Vamos y el Gobierno, y eso no debe extrañar porque como bien ha dicho el Presidente ha habido una cierta división en Chile Vamos más bien respecto de qué manera hacer cambios constitucionales: vía reforma o de una nueva Constitución. Pero no ha habido grandes diferencias sobre qué queremos cambiar y mantener. A partir del 26 de octubre el gran desafío es consolidar nuestras propuestas, ya sea para reformar la Constitución o para hacer una nueva, dependiendo del resultado del plebiscito, y en ese sentido es muy natural que nos juntemos con una natural sinergia entre todos nosotros; cosa que dudo en la oposición porque si la oposición tiene algo claro es que gana el Apruebo, pero luego de eso no tienen nada claro.         

-¿Qué lectura realiza usted del rechazo de la acusación constitucional contra el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich? 

-Me genera mucha alegría, por el ex ministro Mañalich. Fue muy emotivo cuando supimos que fue rechazada la acusación porque Jaime es una persona que se esforzó muchísimo por dar lo mejor de sí para el país en un momento extremadamente complejo. Me alegro que existan parlamentarios de oposición, como otras veces, que hicieron un ejercicio muy honesto con respecto a si tenía o no mérito la acusación constitucional, y llegaron a la conclusión de que no tenía mérito. También me alegra porque quiere decir que fue una conversación política provechosa, transparente, intelectualmente honesta.

Me alegro que este sobreuso de acusaciones constitucionales tenga el destino que tuvo, porque son señales que la oposición debe entender: Los chilenos quieren otra cosa, los chilenos quieren que el tiempo legislativo se use para legislar. Y nos permite seguir enfocado en lo que debemos enfocarnos que es tratar de salir de esta pandemia en todas sus aristas.          

-El diputado Jorge Alessandri calificó como una “Mayoría Constructiva” a aquella que rechazó la acusación constitucional contra el ex ministro Mañalich. ¿Existe un entendimiento entre sectores moderados? Y de ser así: ¿Cuál sería su impacto en un proceso constitucional?

-Totalmente de acuerdo. En la oposición existen parlamentarios que estuvieron dispuestos a hacer un análisis objetivo, intelectualmente honesto, y eso es lo que se traduce, justamente, en una “Mayoría Constructiva”. Tiene toda la razón. Siempre hemos visto dos tipos de oposición, que estarán presente en el Congreso, en caso de reformas constitucionales, o en una Asamblea Constituyente, si se hace una nueva Constitución. Esa oposición que tiene diferencias, pero que está dispuesta a lograr acuerdos, conversar, y es aquella que además, en buena medida, le dio a la centroizquierda la coalición más exitosa que haya habido en la historia de Chile. Y otra con la cual es muy difícil conversar porque hacen las cosas a su manera o nadaEn ese sentido, creemos que habrá siempre una Mayoría Constructiva que hará de este proceso constitucional, ya sea en un Congreso o en una Asamblea Constituyente, un proceso que puede ser exitoso.       

Los que se oponen a mejorar a las policías son aquellos más críticos a las policías. Nosotros esperaríamos mayor colaboración. La Ley Juan Barrios: ¿Cómo no quieren que en La Araucanía haya paz? (…)Es un poco atar de manos al Gobierno respecto a herramientas que después de octubre hemos visto como necesarias”.

-¿Cómo avizora la acusación contra el ministro del Interior, Víctor Pérez?

-El ministro Pérez tiene cerca de dos meses en el cargo y ya se ha enfrentado a una acusación constitucional que no tiene mérito, que persigue fines meramente políticos. Es una acusación que, no solo carece de mérito jurídico, tiene un trasfondo político criticable porque se le reprocha algo que se podría reprochar a cualquier ministro del Interior desde el año 90 hasta la fecha. Tomó decisiones que cualquier ministro recurrentemente va tomando en determinadas circunstancias, especialmente aquellas más complejas. Las decisiones que adoptó el ministro del Interior, Jorge Burgos, en el segundo gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, no son tan distintas a las que el ministro Víctor Pérez le tocó asumir en su minuto, y así sucesivamente hacia atrás.

-La agenda de seguridad continúa sin mayores avances en el Congreso a un año del estallido. ¿Cuáles son los obstáculos que impiden la aprobación de dichos proyectos?  

-Hemos visto dos tipos de colaboraciones en el Congreso. Respecto de la agenda social, tanto asociada a la crisis social de octubre como sobre todo a la pandemia, vemos mucha colaboración, muchas veces. Se han acortado los tiempos de tramitación. A pesar del funcionamiento telemático, el Congreso ha seguido haciendo esfuerzos y ha sesionado, incluso mucho más que normalmente, y así hemos logrado que se aprueben distintas iniciativas presentadas por el Presidente. Pero es cierto que en materia de seguridad hemos visto muy poca colaboración. Salvo la Ley Antisaqueos, hubo problemas con otros proyectos. Cuando uno ve lo que ocurrió en octubre pasado, que hay un sector que no quiera impulsar una modernización del sistema de inteligencia, uno se pregunta: ¿Qué se busca? Los que se oponen a mejorar a las policías son aquellos más críticos a las policías. Nosotros esperaríamos mayor colaboración. La Ley Juan Barrios: ¿Cómo no quieren que en La Araucanía haya paz? Me lo pregunto y nunca encuentro la respuesta, porque ante todo confío en las intenciones de las personas.  

No nos han dicho exactamente cuál es el problema. Es un poco atar de manos al Gobierno respecto a herramientas que después de octubre hemos visto como necesarias, y sobre las cuales todos debiéramos estar de acuerdo.   

-A un año del 18 de octubre: ¿Qué balance hacen desde el Segpres?

-El mismo balance que hace el Ejecutivo. Fue un momento crítico, y todo lo que vino después también. Como Ministerio nos tocó jugar un rol muy relevante después del 18-O y luego, también a propósito de la pandemia, porque la crisis social dio cuenta de distintos problemas, algunas demandas sociales que tuvimos que empezar a tramitar como leyes y también algunos problemas de seguridad que tuvimos que tramitar en el Congreso. La Secretaría de la Presidencia se ha visto en estos meses muy “sobreexigida” porque muchos de estos conflictos han requerido, requieren y requerirán de una modificación legal. Nuestro balance es similar al que decía: dos tipos de oposición, una muy constructiva en materia social, y en materia de seguridad: ojalá tuviéramos mayor colaboración.          

-¿Cuál es su llamado para este día?

-Ojalá las personas den mayor relevancia al 25 de octubre. Ese día es el plebiscito, donde todos los chilenos de forma pacífica y democrática vamos a manifestarnos acerca de opciones que son igualmente validas y que definen el futuro de Chile.  Es el domingo 25 el día en que debemos enfocarnos. El 18-O, y más allá que algunas personas quieran protestar pacíficamente, deberíamos reflexionar acerca de nuestro país y del futuro, compartir con nuestra familia, conversar sobre lo que ocurrirá el domingo siguiente.  

Gobierno Digital: “Tenemos un desafío gigantesco para hacer un país más seguro en esta materia” 

-Respecto al intento de hackeo en Gobierno Digital, ¿Hay vulnerabilidad en los sistemas de seguridad del Ejecutivo?

-Hay deficiencias, vulnerabilidades, en todo el Estado y también en el sector privado en materia de ciberseguridad. Hay leyes anticuadas que nosotros queremos modernizar. Por ejemplo: la de Delitos Informáticos que tuvo discusión inmediata la semana anterior a que esto ocurriera. La modernidad, en general, los hackers le van ganando lamentablemente a las instituciones. Tenemos la más firme convicción de que terminaremos derrotando las vulnerabilidades, y hemos adoptado varias medidas: no todas definidas en un 100% hoy.

Respecto a las Claves Únicas, sabemos que pudo haberse tenido acceso a determinada información, aunque no es seguro que se hayan llevado éstas. Pero nosotros hemos actuado como si así hubiera ocurrido. ¿Qué significa eso? Primero, transmitir que no exista una base de Clave Única, y no es propiamente que se llevan la clave como tal; sino una información que es casi imposible de descifrar porque está encriptada; y que requeriría de mucho tiempo para descifrar una. Hago un llamado a la tranquilidad. Como hemos querido ser rigurosos, se inició este proceso de renovación de claves, algo que hemos estado pensando realizar de forma más frecuente (…) De hecho, nos estamos planteando la posibilidad de que esta sea una medida regular, aunque no haya situaciones como la descrita. Tenemos un desafío gigantesco para hacer un país más seguro en esta materia. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete