Publicado el 16 enero, 2021

Senador Felipe Kast (Evópoli): “Se acabó el mito de que esto tiene que ver con la causa mapuche”

Autor:

Pilar Molina

El senador dice que en La Araucanía “hay una mafia que rompe el Estado de Derecho, dispuesta a asesinar personas inocentes”. Indica también que “la política pareciera muchas veces ser cómplice, ya sea por acción u omisión”, y que “no nos hemos tomado con la suficiente seriedad el complejo desafío de este crimen organizado, que lleva décadas lucrando del pueblo mapuche de forma injusta, porque el pueblo mapuche no tiene nada que ver”.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Una serie de hechos violentos en La Araucanía han marcado el comienzo de año. Entre ellos, un operativo fallido en el que 800 detectives que ingresaron a la comunidad Temucuicui de Ercilla -en el marco de una investigación por delitos vinculados a tráfico y cultivo de drogas, tráfico de armas y municiones, además de investigaciones por homicidio- terminó interrumpido por ataques a los policías, lo que dejó a 11 funcionarios heridos y a uno fallecido producto de un disparo.

Sobre este tema conversó la periodista Pilar Molina -durante el programa “Mirada Líbero en Agricultura“- con el senador de Evópoli por La Araucanía, Felipe Kast.

-Hablemos de los hechos que están ocurriendo en La Araucanía, y en general en la Macro Zona Sur, con los violentos enfrentamientos de la PDI con personas de la comunidad Temucuicui… Uno ve que de verdad hay terror, que hace que las personas de la zona no quieran hablar por miedo a represalias, y hoy tenemos asesinatos, tráfico de drogas, armas y un operativo que fue un fracaso… ¿usted califica este operativo como un fracaso?

-Es bueno que todo Chile sepa que nos enfrentamos en La Araucanía a un crimen organizado de envergadura. Se acabó el mito de que esto tiene que ver con la causa mapuche. Esto es crimen organizado, tráfico de drogas, robo de madera, es una mafia, una mafia que rompe el Estado de Derecho y que está dispuesta a asesinar a personas inocentes, o dispararle a una niña de 9 años; asesinaron a un trabajador agrícola como Pedro Cabrera, asesinaron a un camionero como Juan Barrios, a un carabinero como Eugenio Naím, y ahora vimos cómo dispararon en forma brutal a la PDI. Más allá de que el operativo claramente tuvo elementos cuestionables, uno podrá revisarlos, yo no soy experto en operativos de esa naturaleza, pero lo que sí puedo decir es que para muchas personas que viven en las cercanías de Temucuicui por primera vez en mucho tiempo sintieron la esperanza de que el Estado se atrevió a entrar y a enfrentarlos…

La política pareciera muchas veces ser cómplice, ya sea por acción u omisión”.

Y el gran drama que tenemos es que el Congreso, en vez de haber sido en estos años un aliado de esas víctimas, se ha dado el lujo de votar en contra de proyectos como el robo de madera, el FA se ha dado el lujo de no querer tramitar una ley de inteligencia, de querer promover proyectos de indulto… entonces tenemos un problema, porque somos minoría en el Congreso, y hoy muchas de las víctimas sienten que la política, más que ser un aliado en la lucha contra este narcotráfico y violencia, que además trae pobreza en la región, la política pareciera muchas veces ser cómplice, ya sea por acción u omisión.

No nos hemos tomado con la suficiente seriedad el complejo desafío del crimen organizado, que lleva décadas lucrando con el pueblo mapuche de forma injusta, porque el pueblo mapuche no tiene nada que ver”.

Y el pecado, hay que decirlo, porque acá hay muchos responsables, desde la fiscalía, la justicia, pero también el gobierno y nosotros como Evópoli en su minuto tuvimos que golpear la mesa y decirle al gobierno cuando murió Eugenio Naím, después de muchas muertes, que acá falta que nos tomemos en serio este tema, es un crimen organizado muy grave. Y ahí fue donde congelamos relaciones, y finalmente se tomó la decisión de nombrar a Cristián Barra con un equipo, que hoy están haciendo una labor bastante más intensa. Obviamente esto no se soluciona de la noche a la mañana, pero el gran pecado que hemos tenido como gobierno de centroderecha es que no nos hemos tomado con la suficiente seriedad y profundidad el complejo desafío del crimen organizado que está en La Araucanía con mucha fuerza y que lleva décadas lucrando con el pueblo mapuche de forma injusta, porque el pueblo mapuche no tiene nada que ver, ellos no representan al pueblo mapuche, es simplemente crimen organizado.

Se acabó el mito de que esto tiene que ver con la causa mapuche. Esto es crimen organizado, tráfico de drogas, robo de madera, es una mafia que rompe el Estado de Derecho”.

-Pero usted dice que la gente está mirando con esperanza de que por fin se atreven a entrar en esta comunidad en Temucuicui, pero resulta que más que esperanza debieran tener más terror, porque el operativo fue un fracaso y saben que hoy el Estado no es capaz de entrar… ¿qué se le puede ofrecer a esa gente hoy día? Esta semana a una familia le quemaron 16 hectáreas porque no estuvo dispuesta a dar la mitad a cambio de la extorsión…

-Totalmente, pero no hay ningún terror más grande que sentir que nadie hace nada. Yo hablaba con muchas familias cercanas a la comunidad de Temucuicui que sufren de la violencia y tienen miedo a hablar, y aunque fue un fracaso, sintieron por primera vez en muchos años que se atrevieron a entrar. Ese es el drama, no es que estén felices por lo que ocurrió, todo lo contrario, pero la mayor desesperación es la inacción del Estado, que a todo el mundo le dé lo mismo. Yo, como presidente de la Comisión de Seguridad, hice una sesión y el director de la PDI Héctor Espinoza le dijo en la cara a los senadores “por favor hagan algo”, sobre todo le hablaba a la izquierda. Dijo: “hubo un solo senador que me llamó para darme las condolencias, y muchos del oficialismo, después de la muerte de Luis Morales”. Entonces yo no te digo que esté bien, por ningún motivo, no somos ciegos, pero lo que tiene de positivo es que, primero, se atrevieron a entrar, lo segundo, que todo Chile se dio cuenta que no es problema de la causa mapuche, que estos buscaban maquillar su crimen organizado con este velo, de la ignorancia de tratar de utilizar a un pueblo maravillosos para sus fines lucrativos, y quedó descubierto. Muchos lo sabíamos hace mucho rato, que esto simplemente es crimen organizado, más parecido al narcotráfico que vemos en las poblaciones de Santiago, que otra cosa.

Al Presidente le dijimos que si hay una amenaza real a la democracia chilena es esta, y además, es territorial”.

-¿Y que salida hay a esta situación? El que participó en la quema de la siembra de una familia en Collipulli es Víctor Ancalaf, que incluso había participado en los diálogos con este gobierno, y resulta que ahora pasó a la violencia… ¿cómo se sale de esta situación? 

-Yo creo, y te insisto, cuando tuvimos reunión en su minuto con el Presidente le dijimos que si hay una amenaza real a la democracia chilena es esta, y además, es territorial. Porque desgraciadamente hay distintos grupos, está Temucuicui y otros grupos, algunos que son más ideológicos incluso, vínculos y cercanías ideológicas con personas que viven en Venezuela y otros lugares, y que tienen, por tanto, motivaciones distintas, tal vez menos de lucro, e incluso de destruir el modelo. Entonces le hemos dicho al Presidente es que, primero, esto no se soluciona de la noche a la mañana, pero lo que no es aceptable, y por eso valoramos que se haya armado todo un equipo nuevo con Cristian Barra, que se pueda trabajar con inteligencia, coordinar con la justicia. Me gustó ver a los fiscales comprometidos, trabajando unitariamente con el gobierno, ponerle recursos… Yo tengo una reunión todos los meses con las víctimas de la violencia, llevo un año y medio con ellos, donde participan distintas agrupaciones, hay cinco agrupaciones distintas, donde va el general de Carabineros, Carabineros mismo nos dice muchas veces que se necesitan más recursos… Y nosotros vamos relevando, desde esta mesa, al ministerio de Hacienda, al ministerio de Interior.

Hoy un policía dispara, haciendo uso proporcional de la fuerza, que es lo que permite la ley, y muchas veces termina procesado”.

Y lo otro que es fundamental es que en la Comisión de Seguridad estamos tramitando un proyecto, que desgraciadamente la izquierda tampoco ayuda mucho, de protección a las policías. Porque hoy un policía dispara, haciendo uso proporcional de la fuerza, que es lo que permite la ley, y muchas veces termina procesado. Y muchos policías dicen, con justa razón, ¿porqué yo me tengo que enfrentar a un juicio, si es que simplemente estaba cumpliendo con mi deber? Y esto no es para justificar asesinatos como el de Catrillanca, por ningún motivo, hay que separar las cosas. Pero el uso de la fuerza en forma proporcional hoy es riesgoso, y por eso hay un proyecto de ley que estamos tramitando, estamos avanzando, la izquierda amenaza que no quiere aprobar, nos dilata la cosa, pero para que las políticas tengan la certeza jurídica de que si cumplen con el uso legítimo de la fuerza no van a terminar procesados, y eso hoy hay una ambigüedad, está en el aire, y eso inhibe que funcione el Estado de Derecho.

-En el caso del asesinato de Catrillanca al menos hay 8 condenados por el delito, pero cuando los delitos lo cometen personas de Temucuicui no se sabe más de ellos, no se sabe quiénes fueron los asesinos y no hay cómo hacerles seguimiento. ¿Usted cree que la policía estaba suficientemente armada, o hubo una filtración que hizo que este operativo fuera un fracaso?

-Yo desconozco si hubo filtraciones o no, esas son materias que tiene que investigar la PDI si es que el operativo tuvo fallas, y es malo que uno aquí con poco conocimiento de qué es lo que ocurrió en cada detalle pueda opinar sobre esa materia…

-¿Pero no le llama la atención, Senador, 850 policías que tienen que retirarse?

-Totalmente, si lo que que quiero decir es que yo como Senador tengo que ser cuidadoso. Yo tengo la misma preocupación y sospecha de que algo falló, no tengo ninguna duda, pero qué es lo que falló es lo que no lo sé, no tengo la información de si fue porque, cuando estaban alojando la noche anterior, en un lugar, preparando el operativo, alguien los miró, los vio… pero bueno, en esto prefiero ser super cuidadoso, porque las investigaciones tienen que llegar a concluir qué fue lo que falló.

Tenemos una ventana de oportunidad. Esto todavía es más chico y es abordable, y no ha sobrepasado la posibilidad de que el Estado lo enfrente”.

-¿Cual es su opinión: hay alguna diferencia entre lo que estaba pasando en las FARC en Colombia, o en Chiapas, en México, con lo que está pasando hoy en la comunidad Temuicuicui?

-El director de la PDI Héctor Espinoza dio la respuesta, y dijo algo que es brutal. Dijo que quiere confesar que esto es más grande de lo que él mismo pensaba, y dijo además, en una sesión privada, que sí tenía algo de esperanza… Yo le dije que este era un fracaso total del sistema político, y dijo que sí, es un fracaso como está funcionando hoy día, pero que todavía estamos a tiempo. Él dimensiona que es muy grande, dimensiona que el crimen organizado tiene un armamento de fuego brutal y que son descarnados, dimensiona que además hay un negocio detrás que alimenta esa violencia, pero creo que tenemos una ventana de oportunidad. Esto todavía es más chico y es abordable, y no ha sobrepasado la posibilidad de que el Estado lo enfrente. Entonces cada día que pasa, si no actuamos, es gravísimo, porque va creciendo el negocio y su fuerza. El director de la PDI decía, “por favor, señores senadores, reaccionen, porque todavía estamos a tiempo de que esto no se escape de las manos”.

La agenda de seguridad tiene que ser implacable, sin complejos, contra los grupos asociados a la violencia, al narcotráfico, al chantaje y al robo de madera”.

-¿Cuánto se explica, de lo que está ocurriendo, por el respaldo a la violencia política en La Araucanía? ¿Usted cree que después de este fracaso la izquierda debiera asustarse un poco, y debiera terminar esta separación de derecha-izquierda frente a la delincuencia terrorista de las cuatro regiones del sur?

-Yo espero que haya una reacción, desgraciadamente todavía no la hemos visto, no hemos visto declaraciones de la izquierda que digan “dejémonos de mezclar las cosas”. Yo vi incluso senadores que seguían con el mismo discurso de siempre, que dicen que hay que ir a las causas de esta violencia, y empiezan a justificar lo injustificable. Y acá, si no somos tajantes en llevar cuerdas separadas, y que la agenda indígena va para un lado, que es para el pueblo mapuche pacífico, y que la agenda de seguridad tiene que ser implacable, sin complejos, contra los grupos asociados a la violencia, al narcotráfico, al chantaje y al robo de madera, va a ser muy difícil que avancemos. Todavía no veo esa reflexión de la izquierda, diciendo “perdonen, nos equivocamos, estábamos mezclando peras con manzanas, y tenemos que actuar con mucha fuerza”… esa reflexión no la veo, y siguen culpando al gobierno muchas veces, que también tiene responsabilidades, pero siguen lavándose las manos, y diciendo que este es un problema de gestión policial. Y el director de la PDI les dijo “no sentimos respaldo político a nuestra labor”, eso les dijo.

-¿Usted cree que al gobierno le ha faltado coraje?

-Creo que, más que coraje, al gobierno le ha faltado, y lo hicieron tarde, pero faltó tomarse en serio el tema de la envergadura del crimen organizado, y poder dedicar a un ministro encargado, con los recursos, con la tecnología, pedir ayuda a países como Inglaterra, España… si nosotros no somos el primer país del mundo que enfrenta crimen organizado con tinte ideológico. Ha habido cierto grado de negligencia de no tomarse con suficiente energía y seriedad un problema brutal, y no solamente este gobierno, todos los anteriores.

-¿Pero no habría que cambiar ya ciertas cosas? ¿Por ejemplo, la compra de tierras, que todos saben que genera un incentivo perverso? Las tierras de la comunidad Temucuicui se las compró el Estado, a precio de oro…

-El gran drama que tenemos es que desgraciadamente la izquierda es la que tiene mayoría en el Congreso, y por lo tanto ellos son los que votan. Si por ejemplo, lo que quería hacer Alfredo Moreno, que era muy interesante, que quizo hacer una modificación a ley indígena, para algo tan simple como que las comunidades pudieran votar internamente, si es que querían suscribir sus tierras para poder tener derecho de propiedad, herencia, y hacer negocios y emprender… ¿qué es lo que pasó cuando hicieron la consulta? Violencia. 

-No se pudo hacer finalmente…

-Lo que hoy sí se ha hecho, y están comprando tierras, a grupos pacíficos, pero no se sigue haciendo lo que hacían antes y hay una indicación que hizo En Von Baer, que fue muy importante en su minuto, de que “predio tomado, predio que no se puede comprar”. En el fondo, hay una indicación en la ley de presupuesto que impide que hoy tu compres un campo si es que hay una comunidad que lo tomó.

-Pero son los agricultores los que terminan pidiendo de rodillas que les compren el campo…

-Lo que te quiero decir es que ya ni siquiera les preocupa que les compren las tierras, simplemente los echan de facto.

-Pero porque está el incentivo, porque saben que esas tierras van a llegar a sus manos.

-No, ya no, ya les da lo mismo, porque ya no llegan a sus manos después de esta modificación legal. No se las compran no más.

-Entonces la cuestión es echarlos no más.

-Antiguamente ocurría lo que tú dices, de que en el fondo estaba este incentivo perverso, y ellos terminaban pidiendo a los agricultores de rodillas que les compraran, les compraban y se quedaban estos tipos que habían ocupado la violencia. Hoy es peor aún, ni siquiera les preocupa que se les compren, y los toman.

-Y si esta comunidad no se deja censar, ¿por qué reciben subsidios del Estado? ¿Debieran recibir ayuda financiera del Estado, cuando ellos ya se están financiando a través de las drogas, las armas y el narcotráfico?

-Claramente que no, pero desgraciadamente volvemos, y ojalá que tanto en el proceso constituyente como en la elección parlamentaria que tenemos este año podamos tener mayoría, porque para yo poder excluir en leyes que están vigentes, que son automáticas más encima, con ciertos mecanismos de asignación de beneficios automáticos, tú necesitarías una modificación legal. Eso tambien lo vio en su minuto Alfredo Moreno. Obviamente todos aquellos esos beneficios que son discrecionales, donde no estás obligado por ley, sí se han hecho correcciones, sobre todo en este último gobierno, pero en todo el resto no tienes cómo.

-¿Pero debieran cortarse los subsidios a una comunidad que no reconoce el estado de derecho ni el estado de Chile?

-Más que a una comunidad, a las personas. A un niño no le voy a privar la educación, pero si es que hay un delincuente que está aplicando subsidios de Indap no le daría nada absolutamente.

-Inicia la comisión bicameral de seguridad nuevamente con los mejores propósitos de avanzar en las leyes de seguridad entrampadas en el Congreso… ¿usted tiene alguna esperanza o confianza en esto?

-Tengo esperanza de que ojalá en la próxima elección parlamentaria la ciudadanía se dé cuenta de lo grave de que no tengamos mayoría. Tengo esperanza de que el gobierno no va a bajar los brazos, he visto una actitud distinta después de que con Evópoli retomamos relaciones, cuando se nombró a un coordinador nacional, y le hemos pedido al gobierno que Cristián Barra tenga rango de ministro, si esto es muy grave, y que se institucionalice. Esto no lo va a solucionar Cristián Barra y su equipo de aquí a un año, sería ingenuo, pero sí tiene que contar con recursos ilimitados, con tecnología ilimitada, y entender que esta es la primera prioridad, no solamente para La Araucanía. Este es un problema de nuestra democracia, hay grupos que se sienten por encima del Estado, que sienten que tienen derecho a matar, asesinar inocentes. Y tenemos que, por lo mismo, ser en esta materia transversales. Ojalá tuviéramos a una izquierda que entendiera la gravedad del asunto y que no siguiera legitimando el uso de la violencia, por su omisión o por su acción, y dándole un carácter casi de nobleza a actos de violencia. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO