Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 16 de agosto, 2015

Ricardo López Murphy y elecciones en Argentina: “Soy escéptico de un entendimiento entre Macri y Massa”

Autor:

Renato Gaggero

En entrevista con "El Líbero", el ex ministro argentino señala que las inundaciones que sufre Buenos Aires pueden tener un importante efecto electoral para que los candidatos de oposición acorten ventaja al oficialista Scioli, actual gobernador de esa provincia.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de Argentina sólo dejaron incógnitas de cara a la elección presidencial del próximo 25 de octubre. Ese es el juicio de Ricardo López Murphy, el ex ministro de Defensa y Economía de ese país que en 2003 estuvo a pocos puntos de empatarle en primera vuelta a Néstor Kirchner quien, ante la bajada de Carlos Menem de la segunda vuelta, selló su llegada a la Casa Rosada.

A 12 años de ese episodio, el master en Economía de Chicago reconoce en entrevista con “El Líbero” que el candidato oficialista Daniel Scioli obtuvo una ventaja importante en los comicios del domingo pasado, en los que alcanzó el 38,4% de las preferencias. Sin embargo, señala que la elección está abierta, pues la suma de votos de las coaliciones opositoras, representadas por Mauricio Macri (30,7%) y Sergio Massa (20,6%), representan una amenaza real en una eventual segunda vuelta. A eso se suma el efecto electoral que podrían tener las impactantes inundaciones que ha sufrido el país en la última semana, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde Scioli es actualmente gobernador.

Dedicado actualmente a lo que él califica como las “reflexiones arquitectónicas de la política” a través de la escritura de diversos textos, López Murphy pone hincapié en el agravamiento de la situación argentina en los últimos cuatro años de gobierno de Cristina Fernández. También dedica palabras al proceso de transformaciones que está atravesando Chile.

– ¿Cómo es el ambiente que hay en Argentina después de las primarias?

– Estamos muy condicionados, me parece a mí, por las inundaciones. Me parece que ese es el tema de debate hoy. Se ha armado polémica por la catástrofe natural y por lo que no se invirtió en obras hidráulicas (para evitar esto). Yo creo que el tema electoral ha bajado por esta contingencia climática extrema. Después se verá quiénes son los responsables, pero hoy me parece que todo el mundo está poniendo el hombro al problema.

– Pero al margen del tema de esta catástrofe, en lo más político, ¿cuál es la sensación? ¿Hay un sentimiento de que se está acabando un ciclo?

– Yo diría que las elecciones dieron una ventaja al oficialismo bastante clara. Pero me da la sensación que esto todavía no está muy definido, aunque La oposición sigue estando muy fragmentada y creo que para que se construya el sector político debería haber en la oposición un marco más unitario, que hoy no lo hay. Lo que sí concluye en la Argentina es el ciclo del apellido Kirchner en la primera magistratura, pero en lo otro son toda incógnitas.

– El sistema de elecciones de Argentina da como ganador en primera vuelta al que logre 40% de los votos y saque más de 10 puntos de diferencia del segundo. O bien, al que alcanza el 45% de los votos sin importar la diferencia con el segundo. ¿Puede Scioli lograr esas cifras en primera vuelta?

– No está lejos de la primera que usted menciona, pero no es seguro que lo logre. Todavía no hay encuestas que estén reflejando cómo se van a redistribuir los votos de los que quedaron eliminados.

– Por primera vez desde que Néstor Kirchner llegara al poder en 2003, hay opciones reales de que llegue a la presidencia alguien de otro sector. ¿Es posible un entendimiento entre Macri y Massa?

– Del entendimiento político y personal yo soy escéptico, porque eso debió haberse dado antes de las PASO y no va a ser ahora. Lo que me parece que está abierto es que los votantes hagan eso. Yo diría que hoy es prematuro hablar de entendimiento, yo no tengo encuestas para hacer ninguna afirmación.

– Entonces no hay en la oposición una reflexión post PASO de que deben unirse para que gane otro candidato que no sea el oficialista…

– Bueno, eso lo han hecho algunos de los dirigentes políticos, como Julio Cobos. Pero bueno, creo que (un entendimiento) ya será para la próxima vez.

– Scioli fue vicepresidente de Néstor Kirchner. ¿Cuál es su perfil político con respecto al de Cristina Fernández?

– Él ha estado asociado al gobierno desde el comienzo como vicepresidente y gobernador y ha sido muy leal al equipo de gobierno. No me atrevería a hacer un comentario porque tampoco ha habido una discusión sobre las políticas que se van a aplicar. En general ha dicho cosas como ´vamos a mantener lo que está bien y vamos a corregir lo que está mal’, y eso lo podría hacer usted en Afganistán y daría lo mismo. Me parece que las campañas han tenido un poco esa característica.

– De hecho, en octubre, en entrevista con “El Líbero”, usted decía que todos los candidatos estaban con ese mismo discurso de mantener muchas cosas actuales y no hacer cambios drásticos. ¿Los de oposición siguen estando en esa línea igual que Scioli?

– En general, hasta las PASO fue así y no sé si será así entre ahora y la elección, porque me parece que con esa estrategia es muy probable que se favorezca a Scioli, por lo tanto yo creo que los candidatos no oficialistas van a subir la apuesta. En la primera ronda el que más la subió fue Massa, que hizo propuestas más audaces.

– Entonces ahora debiéramos ver un discurso más diferenciador por parte de Macri y Massa…

– Yo creo que con esto de las inundaciones va a haber una crítica muy grande a la falta de inversiones en este tema. Si no es ahora, en pocos días más. Se van a centrar mucho en eso y el gobierno se va a tener que defender. Y la verdad es que las inundaciones fueron tremendas, no se invirtió en estos sectores con la expectativa de que no iba a ocurrir un fenómeno de esta naturaleza… y ocurrió. Fue la forma en que la provincia de Buenos Aires pudo controlar un poco sus cuentas fiscales. Las elecciones siempre tienen ese factor inesperado que puede producir un cambio y uno no lo visualiza.

– ¿Cree que los candidatos entonces van a aprovechar esta contingencia?

– Me parece que va a haber una discusión más tensa, abierta y se va a abandonar esa mentalidad tan prudente que fue utilizada para calificar en las PASO. Se lo digo como una intuición.

– ¿Cómo es el comportamiento en general del votante argentino? Por ejemplo, si en la primera vuelta la suma de los votos de Macri y de Massa superan los votos de Scioli ¿se puede dar por zanjado que ganará el de oposición en segunda vuelta?

– No lo puedo asegurar, pero yo diría que para el gobierno es mucho más riesgosa la segunda vuelta que la primera. La mejor chance para el candidato oficialista es la primera vuelta y en la segunda vuelta hay un riesgo.

– ¿Cómo evalúa la situación político-social actual de Argentina? ¿Cómo deja el país Cristina Fernández?

– Tenemos una situación muy compleja. Primero por los grandes desequilibrios, por estos problemas de falta de inversión, con grandes déficit, y tenemos además un problema que tiene toda América del Sur, que es un cambio dramático en las circunstancias internacionales con la situación de China, con la brusca caída en el precio de los commodities. Los últimos cuatro años la economía no ha crecido y la inversión ha caído. Tenemos un problema muy serio de crecimiento e inversión combinado con una alta inflación. También tenemos una situación energética muy vulnerable. Por eso, un próximo gobierno debe atender todos estos puntos.

– ¿Cómo se ve desde Argentina la situación que está atravesando Chile? Tenemos una Presidenta que ganó con más del 60% de los votos que en poco más de un año ha llegado al 22% de aprobación; hay amplio rechazo a las reformas estructurales del gobierno y esto se combina con niveles altísimos de desconfianza hacia las instituciones.

– En general, dado los problemas que nosotros hemos tenido, Chile siempre fue en los últimos 20 años un punto de referencia para nosotros. Mi visión siempre ha sido: lo que funciona relativamente muy bien respecto del resto de Latinoamérica, no necesita grandes cambios. En ese sentido Chile tenía un sistema que funcionaba muy bien, pero el sistema político decidió hacer algunos cambios y los sorprendió una situación internacional adversa. Probablemente ambas cosas han coincidido para generar una situación negativa. Yo hubiera actuado con la misma parsimonia que se había actuado en los 24 años anteriores.

– ¿Esto ha afectado la reputación de Chile en el extranjero?

– Yo no iría tan lejos. Chile está a años luz del resto de la región y todavía sigue siendo así.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: