Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 18 de noviembre, 2019

Pepe Auth sobre efecto electoral de la crisis: «Es probable que aparezcan y desaparezcan candidatos presidenciales»

Autor:

Javiera Barrueto

Tras el acuerdo transversal alcanzado para crear una nueva Constitución, el diputado y experto electoral afirma que el escenario actual «es la repolitización de la sociedad», lo que «obliga» a los candidatos a fijar posición respecto de los distintos temas.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Se va a rebarajar el naipe. Después de esto es probable que desaparezcan y aparezcan algunos candidatos”. Así de claro es el experto electoral y diputado independiente, Pepe Auth, para describir el movimiento de las piezas políticas, a cuatro días de que se sellara el “Acuerdo por la Paz Social y una Nueva Constitución”. En ese escenario, avizora el posicionamiento de Mario Desbordes en Renovación Nacional por sobre los senadores Andrés Allamand y Francisco Chahuán.

Y donde también proyecta un reajuste interno es en la UDI, luego de que su presidenta Jacqueline van Rysselberghe señalara que votará que no en el plebiscito de abril. «Va a ser un retroceso en su liderazgo interno y en su hegemonía», advierte. Además, el ex presidente del PPD observa con buenos ojos el liderazgo de Beatriz Sánchez en el camino hacia una nueva Constitución. Eso sí, aclara que su desventaja es pertenecer a una coalición “dividida”.

-¿Podría desencadenarse una disputa en la derecha por liderar la opción del No?

-Creo que esa es una disyuntiva que tiene la UDI porque si se pone del lado del No, se pone claramente en la disputa de la franja muy minoritaria de la sociedad. Jacqueline van Rysselberghe y la UDI tienen la opción de entrar de cara al futuro o de espalda al futuro y parece que decidió entrar de espalda, pero en un cierto acuerdo de convivencia para que otros en la UDI entren de frente. Por otro lado seguramente Jaime Bellolio, Javier Macaya y muchos otros en la UDI van a ir a pelear la versión más institucional del Sí y dejarle a Jacqueline la disputa con Kast por ese 10% o 15% que está dominado por el miedo a una nueva Constitución. Es la apuesta de una UDI mirando para atrás y de una UDI mirando para adelante.

-¿Cuánta podría ser la influencia de los alcaldes UDI en la interna del partido? Durante los últimos días han liderado el tema de los cabildos, por ejemplo…

-Los alcaldes y los representantes populares de todos los partidos van a ponerse detrás del Sí, porque la elección del Sí y del No es en abril y la elección municipal es en octubre. Y todas las encuestas señalan que, incluido el electorado de derecha y los de Piñera, van a votar mayoritariamente por una nueva Constitución. El alcalde que quiera tener expectativas de reelegirse obviamente se va a poner del lado de la nueva Constitución, incluyo a Lavín y a los alcaldes más de derecha. Incluso si entras a las comunas donde hay alcaldes UDI en territorios más bien de centroizquierda como Estación Central con más razón todavía. Es evidente que Rodrigo Delgado o Rodolfo Carter van a estar del lado de la nueva Constitución y no de la resistencia de la nueva Constitución porque eso los llevaría a achicarse. Para Jacqueline van Rysselberghe va a ser un retroceso en su liderazgo interno y en su hegemonía, porque la mayoría de las dirigencias UDI, encabezadas por los alcaldes y los parlamentarios, van a estar más bien del lado de la mayoría ciudadana.

Los alcaldes y los representantes populares de todos los partidos van a ponerse detrás del Sí, porque la elección del Sí y del No es en abril y la elección municipal es en octubre».

-¿A la UDI le convendría como mecanismo la convención constitucional? Considerando que es uno de los partidos con las bases territoriales más grandes en el país.

-No hago mucha diferencia entre la asamblea 100% elegida o la asamblea combinada mitad parlamentarios o mitad elegidos. No creo que el resultado sea muy diferente. Pero, si la UDI se pone del lado del No va a tener poca legitimidad luego para que se elijan sus candidatos. Y si ellos se ponen del lado No, les va a costar elegirse para ser delegados de una nueva Constitución. Por eso que la decisión es compleja. Si yo estuviera en los zapatos de la presidenta de la UDI y quisiera mantener el liderazgo sobre mi partido, sobre mi electorado, sobre mis alcaldes y concejales me pondría del lado del Sí. Pero la obsesión de ella (Van Rysselberghe) es la disputa por la franja pinochetista con José Antonio Kast.

-¿Cuánto cambia la agenda para los candidatos presidenciales, considerando que hoy la Constitución marca la pauta?

Lo que mueve el escenario es la repolitización de la sociedad chilena, hace mucho tiempo que no se habla tanto de política, es decir, de temas nacionales como la previsión y de derechos sociales en los almuerzos de las casas. Hace muchísimos años que no teníamos esa repolitización. Eso augura un aumento de la participación electoral, potencialmente creo que va a haber un aumento de la participación electoral en las elecciones municipales. Y eso obliga a los candidatos más light o que habían rehusado entrar a la arena a fijar posición respecto de los distintos temas.

La desventaja de Beatriz Sánchez es que tiene una coalición dividida entre quienes apuestan a una política testimonial de minoría y quienes apuestan a articular una mayoría que pueda tener posibilidades de gobernar».

-¿Lavín debería cambiar la estrategia que hasta ahora ha puesto en marcha?

-De alguna manera la estrategia de Lavín tiene que cambiar. Si quiere seguir siendo una candidatura viable tiene que tomar posición respecto de los temas porque la gente, en estas circunstancias, va a elegir a personas con liderazgo y posición respecto de todos los temas que están en discusión. Además, creo que se va a rebarajar el naipe. Después de esto es probable que desaparezcan y aparezcan algunos candidatos. En Renovación Nacional tomó mucha ventaja y avanzó por los palos Mario Desbordes respecto de Andrés Allamand, Francisco Chahuán e incluso Manuel José Ossandón. Y luego, evidentemente la valoración positiva de Joaquín Lavín, te aseguro, que ha bajado en estos días porque ha bajado la valoración positiva de todos. Pero la valoración positiva de Lavín estaba basada en no mojarse en las cuestiones concretas, no comprometerse en las decisiones duras, más bien en la teoría de nunca quedar mal con nadie. En este periodo es muy difícil eso.

-En el caso de Beatriz Sánchez, que era la encargada de coordinar las elecciones municipales del Frente Amplio, ¿el tema de la Constitución le permite una agenda especial para desplegarse y tomar un liderazgo?

-La desventaja es que tiene una coalición dividida entre quienes apuestan a una política testimonial de minoría y quienes apuestan a articular una mayoría que pueda tener posibilidades de gobernar. Esa es una disyuntiva que existía antes, ahora se manifestó muy fuerte entre quienes entran y quienes se quedan en las afueras del acuerdo. Ella es la menos dañada y si lo hace bien, puede instalarse como una de las figuras que lidere la campaña por el Sí y en particular la campaña porque sea el 100% de los delegados electos en octubre del 2020.

Lo que mueve el escenario es la repolitización de la sociedad chilena y eso obliga a los candidatos más light o que habían rehusado entrar a la arena a fijar posición respecto de los distintos temas».

-El acuerdo no explicita si el plebiscito de entrada va a ser obligatorio. ¿Cómo considera que debería ser?

-Entiendo que no hubo acuerdo para que fuera obligatorio por alguna razón que no logro comprender. La derecha cree que el voto obligatorio la desfavorece, yo pienso exactamente lo contrario porque el voto voluntario lo que hizo respecto del pasado es aumentar proporcionalmente la participación de los jóvenes en el resultado. La incidencia de los jóvenes en los resultados de hoy es casi el doble que tenían cuando la inscripción era voluntaria y el voto obligatorio. Y la incidencia de los adultos mayores disminuyó también de manera importante. Si restableces el voto obligatorio quien no quiere votar siendo joven no va a votar aunque sea obligatorio, en cambio el adulto es muy sensible a las obligaciones.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: