Archivo Constituyente es presentado por: Archivo Constituyente
Publicado el 3 mayo, 2021

Pauline Kantor: Frases para el olvido

Esta laxitud de convicciones o la decisión previa de no reconocerle nada al del frente, reflejado en frases para el bronce, nos siguen arrastrando a un camino de enormes costos para las futuras generaciones. 

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Será por única vez”, “no es suficiente” y “es nuestro mayor esfuerzo”, son expresiones que quedarán acuñadas en nuestra política, aunque en estos meses hemos aprendido que no siempre tienen un significado literal. Hoy somos testigos que mientras la tercera versión del “único” retiro del 10%, recién se empieza a implementar, ya partieron las mismas voces impulsando un cuarto y hasta un quinto retiro. Ya vislumbramos un nuevo paquete de ayudas por parte del Gobierno, con reforma tributaria incluida, pero que una vez más será tildado de insuficiente. Por eso ya ni siquiera sorprende que la oposición anuncie un proyecto de renta básica universal, sin respetar el compromiso de trabajar un proyecto conjunto entre el Legislativo y el Ejecutivo.

Esta laxitud de convicciones o la decisión previa de no reconocerle nada al del frente, reflejado en estas tres frases para el bronce, nos siguen arrastrando a un camino de enormes costos para las futuras generaciones. 

La pandemia en sí misma ya ha significado un tremendo impacto. Aproximadamente 500 mil mujeres salieron del mercado laboral, la deserción escolar podría dejar a 246 mil niños, niñas y jóvenes fuera del sistema, un 54% de los hogares tuvo la necesidad de reducir activos (informe PNUD) y el número de muertes por Covid ya supera las 26 mil. La lista de calamidades es interminable. 

Como todo desastre imprevisto y sin una solución conocida y probada, una emergencia de este nivel requería ser enfrentada con unidad. Pero hasta hoy no hemos sido capaces de ello, y en vez de una mirada país, con aportes desde las soluciones, ha abundado la crítica permanente. Este otoño que avanza trae consigo nubarrones en el escenario futuro, y la crispación política parece ser la tónica que nos acompañará los siguientes meses. 

Es cierto que la cifras pueden siempre interpretarse para uno u otro lado. Pero hay hechos que son objetivos, como que el tercer retiro de las AFP dejará a cinco millones de chilenos sin un peso ahorrado para su vejez -nuevo desastre que se avizora para el Estado, que deberá hacerse cargo de futuros adultos mayores más empobrecidos aún que los actuales-. El impacto que malas medidas tendrán para las finanzas públicas, con altas probabilidades de que aumente el costo de endeudamiento, serán una pesada carga para las generaciones más jóvenes. El no haber aprobado el Kinder obligatorio aumentará brechas de desigualdad, y promover impuestos desoyendo argumentos técnicos a modo de señal, probablemente tendrá un efecto contrario en la necesaria recaudación, la inversión y el ahorro. 

Como si el nivel de conflictividad fuera poco, aún no se apagan las voces de una posible acusación constitucional contra el Presidente de la República, impulsada por quienes ponen su encono en contra Sebastián Piñera por sobre el cuidado de nuestra institucionalidad, y desde esos mismos sectores ya surgen las acusaciones de “cocina” cuando el gobierno se sienta junto a los presidentes del Senado y la Cámara, debiéndose buscar sinónimos para denominar la búsqueda de acuerdos, como si acordar fuese una actividad pueril o espuria.

Nuestra institucionalidad cruje. Algunos ejemplos son aquel ministro del Tribunal Constitucional que decidió sumarse a la voz de la calle, en vez de ser guardián de la Carta Magna aún vigente, o los candidatos constituyentes que plantean cambiar las reglas fijadas. Espero que seamos muchos más los que contribuyamos a fortalecer nuestra democracia a punta de diálogo y acuerdos, sin que este último concepto nos avergüence. 

Para avanzar en una “casa común” para todos y todas, tenemos que impulsar una Constitución que represente a muchos, y no sólo a los más vociferantes. Estamos en un período inédito, marcado por procesos electorales esperanzadores. Hagamos un “buen uso” de este año electoral, participemos, elijamos a quienes promuevan el bien común por sobre los intereses particulares o familiares, desconfiemos de los paladines de la superioridad moral, optemos por personas serias y responsables. Y apoyemos a un candidato o candidata presidencial que nos convoque a disipar estos nubarrones, con realismo, transparencia, respetando las normas y, por sobre todo, con capacidad de ponerse en los zapatos de quienes más requieren de la mano decidida y oportuna del Estado. Tal vez esto contenga las frases para el olvido de nuestra agenda política.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO