Publicado el 12 junio, 2021

Orrego (DC): “No me importa que la gente vaya a votar por mí como el mal menor”

Autor:

Pilar Molina

Mañana es la elección de gobernadores regionales. La votación se realizará en 13 regiones del país, pero son los comicios metropolitanos, donde compiten el DC Claudio Orrego con la frenteamplista Karina Oliva, los que concentran la atención. “Uno en primera vuelta vota por el que más le gusta y en segunda vuelta por el que considera que es el menos malo, o al menos es el mejor de los dos”, afirma Orrego sobre la contienda.

Autor:

Pilar Molina

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por primera vez en la historia del país, la ciudadanía elegirá a la máxima autoridad regional en los comicios que tendrán lugar mañana. La segunda vuelta se realizará en 13 regiones del país, pero la atención está centrada especialmente en la disputa por la Región Metropolitana, en la que compiten el exintendente Claudio Orrego (DC) y la carta del Frente Amplio, Karina Oliva (Comunes).

La contienda por dirigir el sillón metropolitano está cerrada y a poco más de 24 horas de conocerse el resultado cualquiera de los dos aspirantes por la RM tiene posibilidad de triunfo, especialmente cuando, de acuerdo con los analistas, el único número que se atreven a aventurar es que la participación será menor a la registrada el 15 y 16 de mayo, cuando a la primera vuelta asistió un 43,8% de los habilitados para sufragar, es decir 2.565.402 personas de las 5.856.556 inscritas en el padrón.

Por lo mismo, durante el programa “Mirada Líbero en Agricultura” Orrego conversó con la periodista Pilar Molina. “Yo reconozco que para mucha gente el hecho de que sea DC o de la centroizquierda los hace pensar si votar por mí o no, pero de verdad ver el nivel de intolerancia y de poca preparación que ha tenido Karina Oliva ha hecho que mucha gente diga que tiene que decidir quién quiere que los gobierno. Aquí abstenerse es apoyarla a ella”, afirma el demócrata cristiano.

-¿Está nervioso o no?

-Estoy bastante en paz, soy un veterano de muchas batallas, siempre digo que lo importante cuando uno llega al momento del veredicto popular es tener la tranquilidad de haberlo hecho todo. Y creo que hemos hecho todo lo que alguien podía hacer en esta campaña, así que ahora solo queda escuchar el veredicto del pueblo.

-Están muchos hablando del pueblo en estos días…

-No solamente yo, los padres fundadores de Estados Unidos también. Recuerda el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo.

-Los cuatro candidatos presidenciales de la centroderecha han anunciado que van a votar por usted el domingo, sin darle un apoyo institucional, ¿le molesta o agradece ese apoyo?

-Nosotros dijimos que no íbamos a tocarle la puerta a ningún partido, pero que le íbamos a hablar a toda las personas, porque creemos que todas las personas tienen el mismo derecho de elegir quién va a gobernar la capital de Chile por los próximos cuatro años. En ese sentido, agradecemos, por supuesto, el apoyo de ellos a título personal, como también hemos agradecido el apoyo de un conjunto de otras personalidades del mundo de la izquierda, del centro, de la cultura, del arte, en fin. Nuestra candidatura ha demostrado que ha ido mucho más allá del límite de Unidad Constituyente, que son los partidos que me han apoyado desde el origen. Hay gente más de izquierda y más de derecha que nos está apoyando porque confía en que vamos a ser un gobierno democrático, inclusivo, y que va a ir en bienestar de la ciudad. Agradecemos con humildad todos los apoyos, pero no le hemos tocado la puerta a ningún partido.

Cuando tu campaña se basa en descalificar a tu adversario, en mentir y darle la última estocada, decir que quieres botarlos a todos como quien bota algo a la basura, ese lenguaje es muy violento”.

-Muchos van a votar por usted como un “mal menor” frente a Karina Oliva, que consideran representa una posición de ultra izquierda, ¿usted considera que ella tiene esa postura?

-Sin duda alguna ella tiene una postura de izquierda bastante radical. Hemos visto un lenguaje muy violento. Y yo, que soy una persona que ha leído bastante a Maturana, creo que los lenguajes construyen realidades. Cuando tu campaña se basa en descalificar a tu adversario, en mentir sobre tu adversario y darle la última estocada; decir que quieres botarlos a todos como quien bota algo a la basura, ese lenguaje es muy violento y no genera una lógica de inclusión o de gobernar para todos, sino mas bien de gobernar para unos pocos, para los que piensan como yo. Ese  nivel de sectarismo no lo había vivido desde la época de Pinochet. Hoy estamos con un ambiente muy polarizado, y ella lo representa, ella no ha tenido ningún problema en mentir: ‘miente, miente que algo queda’, con el objeto de llevar agua a su molino. Esa es una práctica de una mala política, que no le hace bien a la convivencia democrática. Así que sí, tenemos no solamente visiones distintas de Santiago y de la RM, tenemos una visión de la política radicalmente distinta.

-Karina Oliva no ha cambiado mucho con respecto a su campaña de noviembre para ganar las primarias. Sin embargo usted propuso tener primarias conjuntas con el Frente Amplio y la oposición, y dijo que se iba a someter al veredicto de quién obtuviera la primera mayoría. ¿Se arrepiente de haber propuesto esta unidad?

Ha quedado claro que en sectores del FA, y para qué decir en el PC, hay una retórica de la unidad, pero hay una práctica del veto y de la descalificación. Si hoy en Chile estás en desacuerdo con cualquier cosa con estos sectores, y yo siendo una persona de centroizquierda, automáticamente te califican de neoliberal, de pinochetista, como me han dicho a mi, con Florencia Lagos en Twitter… Tú sabes mi historia, podrás tener la opinión que estimes conveniente respecto de Pinochet, pero sabes lo que he pensado y he hecho toda mi vida. Entonces, ese nivel de mentira, de descalificación, claramente lo ha develado. No te digo que toda la gente del FA sea así, conozco gente muy respetuosa y con quién se puede conversar, pero hay cosas que uno ha descubierto que lo explican.

Karina Oliva tiene harta experiencia política, no es tan nueva como ha tratado de presentarse, de hecho trabajó con el senador Alejandro Navarro en el MAS, fue candidata a alcaldesa, después trabajó con el candidato Marcel y presidente del partido Poder, del cual salió en medio de hartos escándalos, y ahora candidata del partido Comunes, es decir, tiene una larga experiencia político-partidista, lo que pasa es que no tiene experiencia de gestión territorial. Eso me demuestra que hay un sector del FA y de la izquierda que es absolutamente intolerante o sectario, y uno está con ellos o uno tiene que estar contra ellos… Yo reconozco que para mucha gente el hecho de que sea DC o de la centroizquierda los hace pensar si votar por mí o no, pero de verdad ver el nivel de intolerancia y de poca preparación que ha tenido Karina Oliva ha hecho que mucha gente diga que tiene que decidir quién quiere que los gobierno. Aquí abstenerse es apoyarla a ella.

Hay un sector del FA y de la izquierda que es absolutamente intolerante o sectario, y uno está con ellos o uno tiene que estar contra ellos”.

-¿Y se juega en esta elección la hegemonía de qué izquierda va a prevalecer? 

-Ojo con el cálculo matemático de la convención constituyente. Acá hay mucho independiente que viene del mundo de la centroizquierda, que no es del mundo radical y que no estaba en nuestra lista, que son independientes no neutrales. No creo que uno pueda sumar y restar tan fácilmente. Respecto de esta hegemonía de la izquierda y la centroizquierda estoy de acuerdo. Yo también estoy por cambios para Chile, y cambios en la nueva Constitución. Pero creo en el respeto a los demás, en el respeto a las reglas del juego, en la condena a la violencia. La centroizquierda que yo represento no tiene nada que ver con la otra izquierda, y ha quedado bastante en evidencia.

Inclusive partidarios del FA, a quienes les importan los temas urbanos, territoriales y ambientales; gente del mundo ecologista, que no tiene ninguna simpatía por el mundo de la ex Concertación, han tenido que reconocer que quien representa esas ideas en esta contienda es una persona que no conoce el territorio, que no tiene experiencia de gestión, y peor aún, que no está preparada para gobernar a 8 millones de personas en una región que va a quedar bastante devastada después de la pandemia. Mi ego lo tengo controlado, no me importa que la gente vaya a votar por mí como el mal menor, aunque le cargue lo que yo represento, pero al final así son las segundas vueltas, así es la democracia. Uno en primera vuelta vota por el que más le gusta y en segunda vuelta por el que considera que es el menos malo, o al menos es el mejor de los dos.

“Es una persona que no conoce el territorio, que no tiene experiencia de gestión, y peor aun, que no está preparada para gobernar”.

-Pero también tiene un valor simbólico esta segunda vuelta, se está jugando la presidencial, no solo qué izquierda va a ser la hegemónica, y ella ha tenido mucho apoyo de Daniel Jadue.

-Es interesante. Creo que más que Jadue jugársela por ella, ella se ha aferrado a Jadue y a Boric.

-Pero ella lo acompaña, aparece en las fotos junto a Jadue, incluso más que con Boric.

-Sí, pero desde el punto de vista estratégico y empírico Karina Oliva sacó menos votos que el PC y el FA en la Región Metropolitana. Ella tiene que aferrarse a sus figuras presidenciales si quiere capturar parte de ese apoyo. Ella ha tratado desde el día uno -al igual que Catalina Parot, en su momento, y que Pablo Maltés-, de presidencializar esta elección territorial, porque era su manera de crecer, y quisieron transformarla en una primaria presidencial. ¿Tiene una implicancia política esta elección más allá de lo territorial? Sí. ¿Hay en juego dos tipos de oposición? Sí. ¿Es la primaria presidencial? No. De verdad está muy abierto: Chile Vamos tiene 4 candidatos, la centroizquierda todavía no ha definido quién es su candidata, que probablemente será entre Paula Narváez, Carlos Maldonado y Yasna Provoste. Todavía hay mucho espacio para eso, pero lo que está claro es que si nosotros ganamos es un espacio también para una centroizquierda de cambio social, con gobernabilidad y si gana Karina Oliva representa una izquierda dura, y más bien hegemónica y sectaria.

“Creo que hay que tender a una mayor unidad de la oposición, pero no a cualquier costo”

-En la primera vuelta la derecha obtuvo 21% de los votos, que fue poco, pero suena mucho, ¿sigue siendo un objetivo prioritario para usted la unidad de la oposición con el objetivo de derrotar a la derecha?

-Lo que dije después de la primera vuelta era que la derecha había tenido una derrota, el resultado fue un mal resultado, no solamente no se cumplieron sus expectativas en constituyentes, sino que tampoco en municipios y a nivel regional, y en eso no hay ninguna descalificación de mi parte, simplemente constatar un hecho. Ahora, nosotros hoy estamos en una disputa donde yo, sin moverme de mi domicilio político, sí me estoy enfrentando a una izquierda más dura, con una forma de hacer política que no comparte mucha gente de la derecha y ni de la izquierda. Siempre le digo a la gente que si fuera por ingeniería electoral, en la última elección presidencial los votos de Beatriz Sánchez más los de Guillier daban por ganador a Guillier, y ganó Piñera.

Yo no soy como la gente del FA o del PC, que quiere darle la última estocada a un sector político, nunca ha sido lo que me ha motivado en la vida”.

-¿Pero para usted sigue siendo un objetivo prioritario la unión de toda la oposición, incluyendo a la ultra izquierda, con tal de derrotar a la derecha?

-Mi obsesión en la vida no es derrotar a mi adversario, es construir una mayoría para hacer cambios que vayan en la dirección que considero que es más justa para Chile. Yo no soy como la gente del FA o del PC, que quiere darle la última estocada a un sector político, nunca ha sido lo que me ha motivado en la vida. Respecto a la segundo, me quedo con las palabras de Pedro Güell, que decía: ‘aquí se requiere una unidad de la oposición suficientemente amplia que permita hacer cambios, pero suficientemente coherente y que sepa qué es lo que quiere hacer’. Lo pero que podríamos hacer es generar una unidad que sea una pegatina donde no hay acuerdo en nada, y yo en eso no estoy. Creo que hay que tender a una mayor unidad de la oposición, pero no a cualquier costo, ni independientemente de los contenidos.

-Pero Yasna Provoste dice que la derecha le hace mal a Chile, y que no puede gobernar de nuevo, ¿usted comparte esos juicios?

-El juicio que tenemos no solamente en la oposición, sino inclusive en la derecha, respecto de este gobierno es muy negativo.

-¿La derecha le hace mal a Chile y no puede gobernar de nuevo entonces?

-Yo no soy intérprete de Yasna Provoste, pero creo que objetivamente el desempeño de este gobierno, más allá de las dificultades objetivas que le ha tocado enfrentar, ha sido muy malo. Si me preguntas si yo creo que es mejor un gobierno de centroizquierda que un gobierno de derecha para el próximo período, te digo abiertamente que sí, esa es mi postura.

-Pero eso es distinto a decir que la derecha no puede gobernar de nuevo.

-Yo no soy intérprete de otras personas

-Le pregunto su opinión respeto a su afirmación.

-Por supuesto que si la derecha en Chile tiene mayoría de los votos va a gobernar de nuevo, eso es la democracia, por eso yo arriesgué mi vida en los tiempos duros y eso es lo que pienso hasta el día que me muera. La democracia es el mejor mecanismo de gobierno que tenemos y el mejor sistema. Ahora, si me preguntas a quién prefiero para gobernar a Chile, obviamente que a mi sector político, y tengo una muy mala evaluación de este gobierno. Fui entrevistado por Checho Hirane, que no es precisamente un comunista y a quien tengo gran estima, y le decía que recuerdo cuando me invitaba a su programa como intendente, y todo lo que proponía Bachelet a él le parecía descabellado y ahora muchas de las cosas de Bachelet le parecen sensatas.

Aquí lo que ha cambiado ha sido un sector político que creyó que oponerse a todos los cambios a cualquier costo era lo mejor para Chile, y hoy mira para atrás y dice ‘ojalá hubiéramos aceptado la propuesta constitucional de Bachelet, o la reforma de pensiones’, porque no estaríamos en esta suerte de derrumbe de muchas instituciones que en su momento parecían intocables. Tengo muchos amigos de derecha y creo que esta evaluación negativa del gobierno no es monopolio de la oposición, hay mucha gente de su sector que ha sido muy crítica.

Yo no soy un cabro joven, tengo 35 años de vida política, si alguien no confía en lo que yo represento que no vote por mi”.

-Eso es distinto a cancelar la derecha. Entre un candidato de Chile Vamos y el comunista Daniel Jadue usted va a tener que pensarlo.

-Obviamente me la voy a jugar 100% por la candidata de nuestro sector, y llegado el momento voy a tener que ver qué es lo que hago, dependiendo de las circunstancias del país.

-¿Podría votar por un comunista?

-No he dicho eso, digo que tendría que pensarlo. Desde que Tere Marinovic sacó un tuit diciendo que si yo le decía por quién votaba entre Jadue y Lavín ella me apoyaba, yo me he resistido a responder, porque esa es una pregunta tramposa, porque está tratando de hacer ciencia ficción respecto del futuro, para ver si le doy confianza a la gente o no. Yo no soy un cabro joven, tengo 35 años de vida política, si alguien no confía en lo que yo represento que no vote por mí. Si alguien cree que soy una persona honorable, que nunca he estado involucrado en ninguna cosa indebida, que soy un demócrata a carta cabal, que siempre voy a respetar a las personas que piensan distinto, yo podré ser crítico de la derecha, pero jamás le voy a negar ni a la derecha ni a nadie el derecho a postular y gobernar un país, un municipio o una región. Y por último, yo soy de las personas que creen que hay que gobernar con todos, si eso no es suficiente para alguien está bien, pero no me voy a someter a una suerte de pregunta ciencia ficción, porque eso lo veré en el momento.

-No tiene nada de ciencia ficción, porque las encuestas están dando a Jadue en la segunda vuelta.

-Yasna Provoste está empatando ya con Daniel Jadue en las últimas encuestas.

-Pero está Jadue, pues.

-Pero yo me las voy a jugar, y nadie me puede pedir lo contrario, 100% porque el candidato de mi sector gane y a eso le voy a dedicar todas mis energías. Claudio Orrego tiene una cosa en la cual es clara, yo nunca he sido partidario de ninguna dictadura, ni de derecha ni de izquierda, y he combatido con toda mi energía a Maduro, a Ortega, a Castro, en eso que nadie se pierda. Orrego es un demócrata las 24 horas del día, dentro y fuera de Chile, y me importan los derechos humanos dentro de mi patria y también en otros lugares.

-¿Cruzó Daniel Jadue una línea roja al mostrar su apoyo a los 34 convencionales que declararon que desconocen el acuerdo de noviembre que les dio origen?

-Ahí sí que me quedo con las palabras que ha dicho la Presidenta del Senado. Uno no no puede aceptar las reglas del juego para ser elegido, y después dudar de la legitimidad de las mismas reglas del juego. O se aceptan o se rechazan, y en ese sentido esos convencionales podrán pensar lo que quieran, pero no corresponde lo que están planteando. Hubo unas reglas por las cuales fuimos elegidos, por las cuales la gente participó, y cambiarlas ex post es hacerle trampa al pueblo. Aquí no hay ninguna persona, ni siquiera la Lista del Pueblo, que sea la única representante del pueblo de Chile, al pueblo lo representan todos los convencionales, elegidos con las mismas reglas, y ahí no hay que innovar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO