Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 12 de noviembre, 2019

Oposición valora ampliamente el anuncio del gobierno de una nueva Constitución, pero no hay consenso respecto del mecanismo

Autor:

Javiera Barrueto

Asamblea Constituyente a secas, Asamblea Constituyente institucional y Convención Constituyente son algunos de los instrumentos que desde el sector se barajan para impulsar una nueva Carta Magna. Pero donde todos coinciden es en destacar el paso que dio La Moneda y que el proceso, como sea que se lleve a cabo, debe contar con amplia participación ciudadana.

Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La primera señal concreta de una posibilidad de “cambios a la Constitución” surgió el sábado, luego de que el Presidente Sebastián Piñera señalara que se estaba preparando un proyecto para “actualizar” la Carta Magna. Y el domingo, ese camino se abrió a la posibilidad de avanzar hacia una nueva Carta Fundamental a través de un Congreso Constituyente.

“Vamos a iniciar un proceso de diálogo, de conversaciones, amplio, con todos los sectores y todas las fuerzas sociales y políticas para poder conseguir los más amplios acuerdos”, señaló el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, tras el encuentro que sostuvo con el Mandatario y los líderes de Chile Vamos.

El anuncio de crear una nueva Carta Magna fue visto con buenos ojos desde la oposición. Y es que la idea había sido impulsada por la centroizquierda desde los primeros días que comenzó el estallido social. De hecho, el 22 de octubre, los presidentes de la Democracia Cristiana, Fuad Chahin; del Partido Radical, Carlos Maldonado y del PPD, Heraldo Muñoz, le plantearon al Mandatario, entre otras cosas, impulsar una nueva Constitución.

Ayer se valoró de manera transversal el anuncio del gobierno, desde la Democracia Cristiana hasta el Partido Socialista. Incluso el Partido Comunista, dentro de su crítica mirada, lo consideró un logro de las movilizaciones. «Un tremendo paso», dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC). Término que se repitió en la dirigencia del PPD, como Heraldo Muñoz, y entre los senadores DC y PPD. Todos coincidieron con que el anuncio era un «gran paso inicial».

Pero aún no hay consenso con respecto al mecanismo que se debe seguir para sacar adelante la nueva Constitución. Mientras son varias las voces de la ex Nueva Mayoría que apuestan por una asamblea constituyente, también se levanta la opción de una Convención Constituyente. Incluso, algunos parlamentarios de la centroizquierda han evitado entregar una definición y solo han sostenido que debe haber una participación ciudadana.

Algo que no se aleja de la postura del gobierno. Ayer la ministra vocera Karla Rubilar señaló que aún “no está definido” el mecanismo para tener nueva Constitución.

Uno de los primeros en manifestar su postura fue el senador, José Miguel Insulza (PS), quien puso reparos a la propuesta de hacerlo vía Congreso. “Si alguien piensa que el Congreso que actualmente existe, es el Congreso que puede dictar una Constitución (…) probablemente eso no tendría una legitimidad suficiente”, señaló en Radio Pauta.

El presidente del PS, Álvaro Elizalde, también apuntó a que la nueva Constitución “no puede ser elaborada entre cuatro paredes” y aseguró que el mecanismo debería ser una asamblea constituyente. En la colectividad ya se encuentran trabajando el tema con un equipo de constitucionalistas. De hecho, ayer la secretaria ejecutiva del Instituto Igualdad, Karina Delfino; el diputado integrante de la comisión de Constitución, Leonardo Soto y el secretario general del PS, Andrés Santander, se reunieron con los abogados Francisco Zúñiga y Gabriel Osorio.

En el mismo tono se vio al PPD. El senador e integrante de la comisión de Constitución del Senado, Felipe Harboe, incluso destacó el rol del titular de Interior. “Lo primero es valorar la actitud del gobierno, particularmente del ministro Blumel. Creo que es importante, hoy día iniciamos una discusión de algo que hace tres semanas no se podía discutir y eso es valorable”. Pero no se inclinó por ningún camino para establecer una nueva Constitución: “Para nosotros requiere de una puerta de entrada, es decir, que los ciudadanos participen abiertamente para poder definir cuál es el mecanismo idóneo para ello”.

El presidente de la colectividad, Heraldo Muñoz, calificó como un “gran paso inicial” el anuncio del Ejecutivo. Y, al igual que Harboe, explicó que el camino aún se debe definir. “La única cosa que tengo clara es que debe haber participación ciudadana, eso es absolutamente fundamental, y no puede ser que se haga entre cuatro paredes del actual Congreso que no es parte de la solución”, señaló en T13 Radio.

Y también de las filas de la colectividad, el senador Guido Girardi, sostuvo que se debía valorar que este gobierno «se abra ya no a parchar la Constitución, sino a tener una nueva Constitución”. Pero, de todos modos calificó como “tardía” la posibilidad de un Congreso Constituyente, puesto que aseguró que lo “más saludable para Chile es que se haga con la más amplia participación ciudadana”.

El senador Pedro Araya (ind.) se mantuvo también en esa línea: “Lo primero es celebrar que por primera vez la derecha chilena se abre a cambiar la Constitución y a tener una nueva Constitución que efectivamente represente al Chile que queremos construir”.

Tampoco existe consenso en torno al mecanismo en la Democracia Cristiana. Mientras el líder de la colectividad, Fuad Chahin, se abrió a la posibilidad de una asamblea constituyente «pero institucional», el diputado e integrante de la comisión de Constitución, Matías Walker, se inclinó por una convención constitucional.

“Me parece que es importante que el gobierno se abra a poder tener una nueva Constitución política. Pero, a mi juicio, esto tiene que hacerse de la manera más participativa posible. Creo que la gente quiere una asamblea constituyente, una asamblea institucional, ordenada, democrática, no una asamblea anárquica sino que una asamblea que se establezca en nuestra institucionalidad como ha ocurrido en muchas democracias maduras en el mundo”, señala Chahin.

Por su parte, Walker ya comenzó las conversaciones con los abogados constitucionalistas Jorge Correa Sutil, Javier Couso, Eduardo Riveros y Patricio Zapata, con quienes coincide que la Convención Constituyente es el camino para generar una nueva Constitución. Diálogos que continuarán durante esta semana. «Valorar que el Gobierno de una vez por todas se abra a hablar de nueva Constitución. Hasta hace una semana decían que no era prioridad para la ciudadanía, pero la fuerza, las manifestaciones pacíficas, las convocatorias de los cabildos y también quiero destacar la consulta ciudadana a la que han convocado alcaldes de todos los colores políticos, finalmente hizo que el gobierno entrara en razón», sostuvo.

No es la primera vez que en la Democracia Cristiana hablan de Convención Constituyente. En 2015 Ignacio Walker escribió la columna en El Mercurio “¿Por qué una nueva Constitución” junto al mismo Patricio Zapata, donde explicaron que un camino para establecer un nuevo texto fundamental era una Convención Constituyente de 60 integrantes.

Asimismo, los senadores de la DC Ximena Rincón y Jorge Pizarro destacaron la iniciativa del gobierno. “El gobierno da un paso importante para avanzar a una nueva Constitución, debemos abrir un diálogo para que la nueva Constitución responda a la necesidad de garantizar Igualdad y respeto a los Derechos Humanos”, señaló Pizarro.

Y el integrante de la comisión de Constitución del Senado, Francisco Huenchumilla, también manifestó una postura positiva del anuncio, pero se inclinó por un mecanismo de “soberanía popular”. “Soy partidario de volver a la soberanía popular, y buscar un mecanismo que signifique que, entre todos los chilenos (…) dejemos atrás las constituciones autoritarias, y tengamos nuevas reglas del juego para adelante”, expresó el senador.

En una posición diferente estuvo su par Yasna Provoste, quien aseguró que el gobierno muestra su “improvisación y su conducta errática” desde que estalló la crisis. “Hace una semana la vocera de gobierno descartaba de plano la posibilidad de una reforma a la Constitución bajo el mecanismo del Congreso Constituyente, en el día de ayer (domingo) el ministro del Interior la desmiente y dice una situación distinta”. Sin embargo, coincidió con Huenchumilla en que debe ser la asamblea constituyente la vía para renovar la Carta Magna.

En tanto, desde el Partido Radical, su presidente Carlos Maldonado, indicó que “va en la dirección correcta” el que el gobierno se abriera a una nueva Constitución. Pero aseguró que el camino a seguir es la asamblea constituyente. “Como PR, nosotros promovemos el plebiscito y la asamblea constituyente como vía legítima para avanzar hacia una nueva Constitución»

Si bien la mayoría de los dirigentes de la oposición vieron con buenos ojos la disposición del gobierno, un tono completamente crítico presentó el senador Alejandro Guillier. Solicitó elecciones anticipadas del Presidente y del Congreso. Una postura que generó un amplio rechazo incluso desde la propia izquierda.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: