Indultar o no a las personas que fueron detenidas durante las manifestaciones de octubre de 2019 es un complejo dilema que el presidente electo, Gabriel Boric, va a tener que enfrentar una vez que llegue a La Moneda. Así lo planteó el diputado y analista electoral Pepe Auth, durante su participación en el más reciente Podcats Electoral de El Líbero.

En criterio de Auth, el proyecto de ley que concede un indulto general para los detenidos del 18-O y disturbios posteriores no logrará juntar los votos necesarios en el Senado, lo que representaría un inconveniente para el mandatario electo.

«Lo que va a ocurrir, si se fuerza la votación, es que se va a rechazar por falta de quórum. No va a alcanzar el quórum necesario porque en el Senado primero se vota en general y luego vuelve a Comisión para las indicaciones. No se ha votado en general porque tal como está, sin comprometer indicaciones, no va tener mayoría por muy lejos», aseveró.

Para el experto electoral, este escenario plantearía una disyuntiva para el presidente electo. «Yo entiendo que Gabriel Boric quiera sacarse el pillo resolviendo esto ahora y que pague el costo quien tenga que pagarlo», advirtió Auth. Sin embargo, el parlamentario insistió en que si los senadores votan ahora, el proyecto no va a ser aprobado y se le generaría un problema al nuevo mandatario.

«El dilema es que si mandas ese proyecto a votación y es rechazado todo queda en manos del próximo gobierno», en este caso una de las opciones sería que el Presidente indulte por decreto, lo cual supondría otra complicación para Boric ya que solo podría hacerlo en el caso de los condenados, lo cual es «bastante más impopular», sostuvo, «pero hay un núcleo duro que todos los día golpea las puertas de la ‘moneda chica’, y que cada viernes seguirá golpeando la puerta de la ‘moneda grande'».

«Doy por descontado que esto no va a ser resuelto favorablemente en el Senado y se llega a ser votado no va a ser aprobado», auguró Auth. En el Senado el Frente Amplio solo cuenta con el senador Juan Ignacio Latorre, que además es uno de los autores del proyecto. 

La impopularidad de la figura del indulto

Emplear la figura del indulto es un asunto que podría generarle efectos adversos de popularidad al que desde marzo será el próximo presidente de la República, advirtió Auth.

«El indulto no cubre a las personas que no han sido condenadas y es bastante más impopular liberar a condenados que a personas que no han sido sentenciadas y que, por lo tanto, no ha sido probada su participación en un determinado delito. Pero indultar a personas que quemaron iglesias, por ejemplo, va a ser un problema para Boric, porque lo obligaría a contradecirse con lo que él mismo sostuvo en su campaña, cuando intentó abrazar también la demanda de orden y señaló que no correspondía indultar a quienes hubieran cometido delitos del tipo incendio o agresión», señaló Auth.

El diputado insistió en que serán decisivas las decisiones que tome en esta materia el mandatario electo apenas asuma el poder, lo cual le supondrá un «dilema». «La primera actitud que tome el gobierno respecto del tema del orden va a ser clave. Si es liberar a quienes han cometido delitos flagrantes y graves será, creo yo, duro. Pero si no lo hace también será duro porque va a tener una piedra en el zapato que lo va a estar presionando permanentemente», dijo Auth, para quien el asunto de los indultos de los detenidos en octubre de 2019 será «el principal intríngulis gubernamental desde el 11 de marzo».

En octubre del año pasado, la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento aprobó con votación dividida el referido proyecto de indulto -tres votos a favor y dos en contra- y fue remitida a la Sala del Senado.

Por su parte, el experto electoral Darío Paya considera que la iniciativa puede no pasar en el Senado y aún así no convertirse en un problema para Boric.

En opinión de Paya puede ocurrir que «se vote antes, se caiga antes, desaparezca y después pretendan llenar la agenda con otra cosa».

«A Boric a lo mejor le acomodaría mucho que si este proyecto no fuese despachado, simplemente desapareciese», remató.

Desde su criterio hay otro asunto adicional que Boric debe resolver y es el de que las posturas que adoptó de cara a la segunda vuelta con respecto al tema de la seguridad no son cónsonas con las de otros miembros de su coalición, que no son precisamente fichas poco relevantes.

«Es una postura que no calza exactamente con la que uno le escucha, por ejemplo, a Giorgio Jackson, que estará a cargo de manejar el otro frente. Entonces es imposible que calcen las dos cosas», dijo Paya.

¿Presos por ideas o por delitos?

Otro asunto que no favorece al presidente electo, y que desde la perspectiva de Auth aumenta su dilema, es la percepción que tiene la ciudadanía en cuanto a las personas que fueron detenidas en las manifestaciones en cuestión.

«Solo el 33% cree que hay presos por ideas. El concepto entonces de presos políticos solo cala entre quienes se identifican con la izquierda, y no todos, sino un tercio de quienes se identifican con la izquierda, piensa que no hay presos por ideas, sino más bien por la comisión de delitos. Solo 32% está a favor de liberarlos», recalcó.

¿Ximena Rincón tenía razón y se le vienen tiempos muy duros al gobierno?

«No creo que vaya a poder tomar palco, a nadie le va a resultar fácil. Puede haber gente más complicada que otra, pero no va a estar para tomar palco». Eso fue lo que respondió Paya cuando se le preguntó por los dichos de la presidenta del Senado, Ximena Rincón, cuando, creyendo que tenía su micrófono apagado, dijo que a Boric se le venían tiempos difíciles y que ella tomaría palco.

Para Auth la complicación será cómo quienes ahora son gobierno y oposición cambiarán de rol desde marzo, pero deberán, en teoría, mantener su postura sobre temas de coyuntura política. «Lo que les he dicho todo este tiempo a mi colegas es que son las mismas personas las que están en gobierno y oposición y por lo tanto deben comportarse ajustadas a los mismos principios. Francamente lo que he visto es que casi son personas distintas, completamente distintas, cuando están en la oposición que cuando están en el Gobierno«, concluyó.

 

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Pensé por mucho tiempo que la VIOLENCIA potenciaba la opción Kast. Me equivoqué.
    No me extrañaría que, de continuar las manifestaciones por el indulto, la VIOLENCIA va a sacar a BORIC de la Moneda.

Deja un comentario
Cancelar la respuesta