El lunes en la tarde se realizó en el Edificio Carrera del Ministerio de Relaciones Exteriores la habitual reunión que sostiene el canciller de turno con sus antecesores en el cargo, tradición que se ha traspasado de gobierno en gobierno.

Al encuentro con la ministra Antonia Urrejola asistieron, entre otro, Ignacio Walker, Soledad Alvear, Hernán Felipe Errázuriz, Mariano Fernández, Alfredo Moreno, Heraldo Muñoz, Teodoro Ribera y José Miguel Insulza.

En la cita se abordaron distintos temas, pero el que se llevó el mayor protagonismo fue la reciente aprobación en el Senado del TPP-11, que llevaba años estancado sin ser puesto en tabla y al que sólo le falta ser promulgado por el Presidente Gabriel Boric para que comience a operar y generar beneficios para el país.

El gobierno ha dilatado ese trámite, advirtiendo que se encuentra negociando con otros países firmantes las side letters que Chile ha levantado por los reparos que tiene por el capítulo 9 sobre solución de controversias entre el Estado e inversionistas.

Loas para Urrejola y críticas para Ahumada

Uno de los participantes del encuentro señala a El Líbero que “fue una reunión muy dura y directa en la cual todos los ex cancilleres se expresaron abiertamente a favor de los tratados de libre comercio y de la necesidad de suscribir prontamente el TPP-11”.

Ministra Antonia Urrejola

La misma fuente detalla que en un momento de la reunión la ministra Urrejola hizo pasar al subsecretario de Relaciones Económica, José Miguel Ahumada, quien expuso sobre el TPP-11, tratado del que es un de los principales detractores dentro del gobierno.

En ese momento, la reunión cambió de tono y se puso tensa.

“Fue una reunión de dos tiempos muy distintos y muy marcados. Con la canciller fue una reunión muy positiva, muy clara, ella estuvo muy bien. Y la reunión con el subsecretario estuvo deficiente”, dice otro de los participantes.

“Ella contó los temas que está haciendo, que son muy interesantes. Tiene programas muy buenos. Lamentablemente ha tenido que hacer frente a incidentes menores en todo este tiempo, incidentes que no han sido producidos por ella”, agrega.

“No quedó una buena impresión del subsecretario de Relaciones Económicas”

Respecto a la exposición de Ahumada, los consultados coinciden en que ante las preguntas de los ex cancilleres tuvo un desempeño muy deficiente. “No supo responder con claridad, eludió algunas cosas, fue poco claro. No quedó una buena impresión del subsecretario de Relaciones Económicas”, cuenta un participante.

Subsecretario José Miguel Ahumada

Éste agrega que algunos ex cancilleres preguntaron sobre el contenido de las side letters y no tuvieron una respuesta satisfactoria: “No sabemos qué tienen las side letters, no sabemos qué se está pidiendo ni qué se nos está pidiendo. En esas cosas el subsecretario no fue claro”.

Otro señala que en la exposición de Ahumada “hubo efectivamente un ambiente muy tirante, muy fuerte, un diálogo que en ese nivel normalmente no se da. Fue particularmente rudo lo que pasó”.

Uno de los momentos más tensos fue la interacción que Ahumada tuvo con el ex canciller Heraldo Muñoz, quien como ministro de Relaciones Exterior de la Presidenta Michelle Bachelet fue impulsor del acuerdo. De hecho, le tocó encabezar junto a la Mandataria la firma del TPP-11 el 8 de marzo de 2018 en Santiago, a tres días de dejar La Moneda.

“La tensión se notó en el lenguaje y en las expresiones que utilizó el subsecretario Ahumada. Lo trataba de ‘señor Muñoz’”, cuenta un testigo.

“Ahumada es una persona con poca experiencia con el trato, ni siquiera protocolar, sino que con trato con personas en funciones más formales. No calibró bien con quién estaba conversando”, sostiene una de las fuentes.

Señales de tranquilidad de Urrejola

Sin embargo, según los presentes consultados, la ministra habría dado señales de tranquilidad a los ex cancilleres, dando a entender que con o sin la respuesta de todas las side letters, el gobierno procederá a la ratificación del tratado pronto.

Este jueves, en entrevista con radio Oasis, la canciller Urrejola justamente se refirió a los tiempos que se ha fijado el gobierno para promulgar el TPP-11.

«Nos hemos dado un plazo y el plazo es hasta fin de año. Yo he escuchado distintos resquemores, de que esta sería una estrategia (las side letters) para demorar la promulgación del tratado y ese no es el objetivo. La idea es avanzar en esta estrategia lo máximo posible hasta fin de año y espero que logremos el máximo de side letters posibles», dijo.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Pero por favor, como puede ser posible que la política económica exterior esté a cargo de un ser tan ideologizado como Ahumada. Le está haciendo un daño enorme no solamente a la cancillería, sino que a todo el gobierno. Deben sacarlo rápido. No tiene las competencias necesarias. Todas sus explicaciones son ideológicas, no técnicas.

Deja un comentario
Cancelar la respuesta