Este lunes se votará en la Comisión de Constitución del Senado el proyecto de indulto a los presos por hechos relacionados con los disturbios ocurridos en octubre de 2019 y los meses posteriores. La iniciativa se revisará de forma particular con catastro de las personas que podrían ser beneficiadas. Sin embargo, diversas figuras que han respaldado la propuesta con anterioridad, incluyendo el presidente electo Gabriel Boric, reconocen que enfrenta un panorama difícil.

Se trata del primer nudo que debe sortear el presidente electo, en especial por los compromisos que ha asumido Apruebo Dignidad con los familiares de los detenidos.

El proyecto que concede un indulto a personas detenidas que se encuentren bajo medidas cautelares o derechamente condenadas en el contexto de las movilizaciones fue ingresado en diciembre de 2020, por lo que ya lleva 13 meses en tramitación. En conversación con el programa radial Mirada Líbero, el senador de Evópoli, Felipe Kast, sentencia: “El proyecto de indulto es un insulto a las víctimas de la violencia en Chile”.

Al mismo tiempo, al ser consultado sobre el devenir de la discusión en el Senado, el legislador duda que se apruebe. No obstante, señala que «Boric tiene un compromiso que le va a pesar. No creo que el lunes esto se apruebe; probablemente Boric termine mandando un nuevo proyecto, más acotado, para tratar de salir del paso, va a tatar de cumplir para no fallarle al Partido Comunista. Va a buscar una forma de que esto llegue a puerto«.

Pese a que el senador duda que se puedan alcanzar los votos para que el proyecto supere el primer trámite constitucional, opina que la señal que se podría dar en caso de avanzar sería gravísima. «Están diciendo ‘mire, aquí la violencia sí la aceptamos como un método de hacer política’ y eso es brutalmente grave porque la democracia al final se trata de que aceptamos todo, menos la violencia», menciona.

Al mismo tiempo, explica Kast, «rompe con la independencia de los poderes, la diferencia entre una dictadura y una democracia, es que en democracia existe separación de poderes». Y es que fue precisamente el pasado 9 de enero, que Boric emplazó al Senado a resolver el proyecto de indulto. “Hago un llamado enfático a los senadores a que esto se resuelva en el mes de enero, esto no puede seguir esperando. Nosotros como gobierno nos comprometemos a abrir un diálogo que sea amplio para que esto no se trate ni de vencedores contra vencidos, ni de un sector contra otro, sino que para generar la unidad tras un periodo de tanta tensión y división”, señaló luego del acto en el que el Tricel lo proclamó como presidente electo.

Kast insiste en que el proyecto de indulto planteado «es probablemente de las peores señales que podemos ver en democracia».

En esa línea, el expresidente de Evópoli cuestiona que un grupo de parlamentarios, «partiendo por el diputado Boric le dicen a los jueces y a los fiscales: ‘Sabe que toda la labor que hizo de investigación, de las policías, de buscar pruebas, de las cámaras, da lo mismo porque yo a estos tipos los voy a soltar’. Entonces, es realmente inaceptable, la señal que se da es completamente antidemocrática». 

En tanto, apunta también al desconocimiento que existe en torno a las prisiones preventivas y su extensión. «Hay un gran mito con las prisiones preventivas, la gente no sabe, por ejemplo, que solamente la hay cuando el juez tiene pruebas muy evidentes de que la persona tiene responsabilidad», explica. «La defensa de la persona que está en prisión preventiva la puede reclamar todas las semanas, o sea el juez puede tener que decidir todas las semanas si esa personas sigue privada de libertad o no en base a la evidencia que tiene disponible. Es mentira que la persona está presa simplemente por un ejercicio arbitrario».

«Con la gente que ocupa la violencia no se dialoga»

Para el legislador, las diferencias se deben resolver «con lápiz y papel, no con violencia». Y hace un repaso de las votaciones que ha hecho Boric en contra de la ley antibarricadas y una serie de proyectos de seguridad pública. «Cuando uno ve ese tipo de actitudes o cuando votó en contra de la ley contra el robo de madera, contra el Estado de Emergencia; y la postura del presidente electo es que quiere dialogar. Con la gente que ocupa la violencia no se dialoga, se le aplica el Estado de Derecho», afirma.

Y aunque el senador reconoce que existió un vuelco y se le entregó mayor énfasis al ámbito de seguridad, acciones como la visita a la viuda del cabo Eugenio Naín, no sirven «cuando al mismo tiempo dice que voten el proyecto de indulto. Hay una frase muy antigua que dice ‘por sus hechos los conoceréis, no por lo que dicen'», señala.

Otra señal del enfoque que asumió Boric luego de la primera vuelta en la elección presidencial, se materializó cuando el pasado domingo 9 de diciembre -en conversación con Diario Concepción-  adelantó parte de sus prioridades de gobierno, y aseguró que “el combate a la delincuencia, sin duda, va a ser central, porque la gente quiere recuperar la tranquilidad y los barrios”.

«Yo aquí lo que he visto es una voltereta al revés al Boric de segunda vuelta, pidiendo que se apruebe el indulto que es probablemente de las peores señales que podemos ver en democracia. Cuando además la delincuencia está desatada, la señal de decir ‘cometa delitos no más, yo después lo indulto’, lo encuentro realmente muy grave», enfatiza Kast.

En tanto, respecto a la situación en La Araucanía, región por la cual es senador, Kast critica la postura del comando del mandatario electo de querer dialogar, por ejemplo, con la Coordinadora Arauco Malleco: «¿Va a querer dialogar con los que trafican droga, con los que tienen armamento de guerra, con los que roban madera? Porque ocupan al pueblo mapuche como escudo para blanquear sus crímenes, yo encuentro que realmente estamos en el mundo al revés, si volviéramos a tener sentido común, la gente nos creería más, simplemente basta el sentido común».

Esto luego del silencio de Boric ante las amenazas de Héctor Llaitul quien en un comunicado aseguró que la CAM seguirá “en la senda de la autonomía revolucionaria”.

Es por eso que ante el cuestionamiento de cuál Boric podría presidir el país, si el de primera o el de segunda vuelta, el senador afirma: «Yo no creo que él tenga ninguna capacidad de cambiar su historia, el Partido Comunista está con él. El tema de la seguridad ciudadana es probablemente la primera prioridad de Chile, la gente quiere algo tan básico como vivir en paz».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta