Libertad para los “presos por luchar” fue la frase que se leyó en la copa del frondoso árbol magallánico, ícono de la campaña de Gabriel Boric. Todavía bajo la característica luminosidad del veraniego Punta Arenas, un grupo de adherentes cruzaron una banda tricolor para, desde las alturas, celebrar el triunfo del representante de Apruebo Dignidad, y la acompañaron del mensaje: «Exigimos libertad y justicia para los presos por luchar». 

El indulto a los presos del estallido social ha sido una de las propuestas más emblemáticas de la campaña y a horas del triunfo del Presidente electo ha desatado opiniones encontradas dentro de Apruebo Dignidad.

Por un lado, la diputada comunista Karol Cariola aseguró que es una medida que no se puede postergar y no descarta que pueda hacerse bajo decreto presidencial, sin necesidad de pasar por el Congreso. Por otro, el jefe político del presidente electo, Giorgio Jackson, afirmó que Boric retirará las querellas por Ley de Seguridad del Estado presentadas por el Gobierno en contra de los detenidos en el contexto de los disturbios del 18 de octubre, dichos que luego fueron compartidos por la también diputada comunista Camila Vallejo. Y Boric, sobre quien finalmente recae cualquier decisión,  en sus últimas declaraciones ha omitido esta posibilidad, e incluso bajó el tono a los dichos de Jackson e hizo un llamado a «no anticiparse» y hacer una revisión «caso a caso».

Fue la diputada y miembro del comando, Karol Cariola (PC) que, en entrevista con T13 Radio, habló de la necesidad de buscar “con urgencia” la “mejor vía para resolver los casos de las personas que están privadas de libertad producto de la movilización social y el proceso de la revuelta popular”.

Asimismo, aseguró que el debate sobre el indulto, que es un proyecto de ley que se encuentra en el Senado, puede desatar distintas opiniones: “En eso por lo menos yo no voy a adelantarme a cuál va a ser la decisión del Presidente. El Presidente tiene la posibilidad de indultar por sí mismo, no necesita un proyecto de ley si quisiera indultar”, opción que Cariola no descarta

Según la Ley 18.050, el indulto particular es una causal de extinción de responsabilidad penal, contemplada en la Constitución Política de la República y en el Código Penal, por la que el Presidente de la República remite total o parcialmente un delito o conmuta una pena, sin eliminar el carácter de condenado. Es decir, afecta la pena y no el delito. 

Mediante esta facultad, el Jefe de Estado puede «suspender las ejecuciones capitales ordenadas, y conceder perdón o conmutación de pena», es decir, extinguir la responsabilidad penal de un condenado mediante remisión, conmutación o reducción de la pena, lo que será improcedente cuando no se haya dictado sentencia ejecutoriada en el respectivo proceso. Asimismo, los delitos de carácter terrorista no pueden acceder al indulto particular.

Luego de la sesión del pasado 2 de noviembre en el Senado, la iniciativa de la Ley de Indulto volvió a la comisión de Constitución para una discusión en particular. Cabe recordar que la Cámara Alta determinó por 19 votos a favor y 16 en contra, que el proyecto no pasara directamente a su votación en general en Sala.

Oficializado el triunfo de Gabriel Boric, fue su jefe político, Giorgio Jackson (RD), quien entregó los primeros lineamientos del gobierno con respecto a los denominados “presos de revuelta”. El diputado y vocero del comando aseguró en Radio Cooperativa que «las querellas por Ley de Seguridad del Estado van a ser retiradas en el minuto que Gabriel asuma como presidente. Eso es un compromiso». Y agregó que «nos parece sumamente injusta la situación que están viviendo personas que llevan meses o años esperando un juicio. Esto en cualquier parte del mundo, sin tener pruebas en su contra, sería un escándalo. Eso es bien preocupante».

La diputada Camila Vallejo (PC) se unió al debate y, por medio de su cuenta de Twitter, aseguró que hay detenidos que llevan más de dos años privados de libertad, “sin pruebas o con procesos viciados”. La parlamentaria profundizó en que Gabriel Boric “se comprometió a retirar las querellas por Ley de Seguridad del Estado. No puede ser que ellos estén presos y asesinos y violadores sigan libres”. 

Pero luego de su reunión con el Presidente Piñera en La Moneda, el presidente electo matizó los dichos de Jackson y Vallejo. Ante la posibilidad de retirar las querellas por Ley de Seguridad del Estado, enfatizó en que se encuentran en conversación con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) “para revisar caso a caso como corresponde”. “En esto es mejor no anticiparse pero estamos trabajando en ello”, sentenció.

El proyecto de indulto fue parte de los discursos propagandísticos del candidato quien, incluso, reforzó con una visita a los detenidos de la cárcel Santiago 1 en agosto, instancia donde fuera de recibir aplausos, le costó una agresión por parte de los internos. Sin embargo, con su paso a segunda vuelta y la búsqueda de apoyo, realizó “precisiones” a su postura. Según dijo en el programa “Mentiras Verdaderas» de La Red, “no se puede indultar a una persona que quemó una iglesia, una pyme o que saqueó un supermercado”.

El diputado de Acción Humanista, Tomás Hirsch, considera que hay que buscar un mecanismo para que quienes han estado detenidos ya por más de dos años con prisión preventiva, puedan obtener la libertad con medidas cautelares absolutamente excesivas. “Para eso, lo que sí está claro es que una vez que asuma el gobierno se van a retirar las querellas por Ley de Seguridad Interior del Estado. Con ese cambio ya inmediatamente cambian las cautelares y por lo tanto, son muchos quienes deberían poder salir al menos de las cárceles en que están actualmente y tener medidas cautelares muchísimo menos gravosas”, explica en conversación con El Líbero.

Antes de emprender la carrera a La Moneda, el propio Gabriel Boric fue crítico con respecto a aplicar Ley de Seguridad del Estado en los casos de detenidos post 18 de octubre. El mismo 18 de octubre de 2019, el ahora Presidente electo escribió en su cuenta de Twitter: «Amenazar con aplicar Ley de Seguridad del Estado criminalizando a tod@s quienes protestan en vez de tratar de entender el problema de fondo y dialogar para buscar soluciones es un ejemplo de manual para profundizar una crisis. Muy mal el Presidente Piñera». Mientras que en enero de 2020 volvió a cuestionar la aplicación de esta norma por parte del Gobierno acusando  que se atacaban las consecuencias de la crisis social y no sus causas.

¿Indulto por decreto presidencial?

Desde la cúpula del Partido Socialista miran con distancia la puesta en marcha del indulto a todos los presos del 18 de octubre. Según comentan fuera de micrófono, en caso de que el presidente electo tome la decisión de hacer uso del decreto, “lo va a hacer caso a caso, porque en el caso a caso te vas a encontrar a lo mejor con alguien que no tiene antecedentes penales previos, las pruebas son circunstanciales, arriesga una pena de un año y lleva un año y medio encerrado, entonces es ridículo. Por tanto, en un caso así cualquier persona medianamente sensata no tendría problema en indultar, porque si ya llevas más tiempo en prisión preventiva de la condena que arriesgas es ridículo”.

En la misma línea, dicen que lo más probable es que el abanderado se encuentre con otros casos, personas que hicieron algo grave y tienen antecedentes o estuvieron condenados.

“Ahí evidentemente hay que tener bastante más prudencia porque estás enfrentado a una persona que tiene una conducta permanente de carácter delincuencial”. Sin embargo, las mismas fuentes consultadas no creen que Boric recurra al decreto presidencial para hacer un indulto total. “Si hiciera algo general eso podría tensionar bastante las relaciones con un cierto mundo”, enfatizan.

El analista político Víctor Maldonado distingue entre aquellas iniciativas que puedan venir desde el Ejecutivo o Legislativo. Sin embargo, dice que, a diferencia de otros proyectos, en el caso de los Derechos Humanos “es medio obvio” que  se va a hacer uso de la atribución presidencial: “Eso ya está equilibrado, hay señales de un lado y de otro. Eso es razonable”. 

Para el exsecretario general de la Democracia Cristiana, el proyecto no implicaría ningún problema dentro de la centroizquierda. “Claramente no cualquier indulto, no puede andar tonteando, pero los que llevan mucho tiempo sin juicio, ahí siguen y no hay pruebas, bueno serán pocos casos, pero son casos, entonces eso hay que hacerlo”

Asimismo, considera que se puede hacer mucho más en la línea del tratamiento de quienes sufrieron daños oculares en dicho periodo, “o sea, se puede hacer mucho y rápido, sin tanta conversa. Yo creo que en Derechos Humanos hay que ser de izquierda”, dice.

El director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno, asegura que el indulto “forma parte de los problemas de los cuales tiene que hacerse cargo y que durante su campaña planteó que lo iba a resolver”. El analista subraya que durante su discurso presidencial Boric dijo que ya había conversado con las familias, por lo tanto, ya estaría “avanzando en alguna fórmula administrativa”. 

Sin embargo, plantea que “no puede haber indultos mientras no haya condenados”, por lo que “no es una decisión que pueda tomar en este minuto Gabriel Boric, porque para que se pueda aplicar un indulto, tiene que haber una condena”. “Se abre la posibilidad de retirar las querellas y otros mecanismos administrativos, que permitirían sortear el problema de que al no haber condena no se pueda indultar a una persona”, sostiene.

El primero en poner el tema sobre la mesa fue Gabriel Boric, que en su discurso de triunfo aseguró: “No nos cansaremos de buscar verdad, justicia, reparación y no repetición”, declaró mientras se sumaban los cánticos del público que vitoreaban “justicia, verdad, no a la impunidad”. Tras los gritos, el candidato recién electo aseguró que ya había “conversado con las familias” y que trabajaría en ese tema. 

Apenas unas horas después y luego de su reunión con el Presidente Piñera, el representante del Frente Amplio se refirió a la materia, frente a lo que aseguró que una de las prioridades de su próximo gobierno será “que exista verdad justicia, reparación y no repetición”. “En Chile pese a los esfuerzos que se hicieron todavía existe impunidad tanto de los crímenes que sucedieron en el pasado durante la dictadura, como hoy día a propósito de las graves violaciones a los DD.HH que siguieron del estallido social”, añadió.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta