Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 11 de agosto, 2016

Expertos detectan cinco efectos potencialmente negativos en reforma de Bachelet al sistema de pensiones

Autor:

Uziel Gomez

Los cambios generarían un nuevo impuesto a los trabajadores de clase media, reducirían las rentabilidades de los fondos de pensiones, encarecerían la contratación de trabajadores y reducirían los sueldos, generarían expropiaciones y eliminarían la opción de los afiliados de elegir su AFP.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La polémica por el sistema de pensiones del país -que estalló con el destape de la jubilación de $5,2 millones de la periodista Myriam Olate, ex esposa del diputado socialista Osvaldo Andrade-, y que gatilló dos semanas después marchas en 40 ciudades del país, tuvo un punto cúlmine este martes en la noche cuando la Presidenta Michelle Bachelet anunció en una inesperada cadena nacional una reforma integral a las AFP.

Bajo el concepto de que el sistema de pensiones debe ser “verdaderamente mixto y tripartito, incorporando el esfuerzo compartido de los trabajadores, los empleadores y el Estado”, la Mandataria detalló 12 puntos, que dicen relación principalmente con subir la cotización del 10% al 15% con cargo a los empleadores, y destinar esos recursos a una gran bolsa que mejorará las pensiones básicas solidarias.

La reforma de las pensiones, que fue descartada por el propio gobierno hace tres semanas, también busca que las AFP asuman el costo de las rentabilidades negativas en el cobro de la comisión, mejorar la competencia, transparencia y participación del sistema, crear una AFP estatal y establecer una sola tabla de mortalidad entre hombres y mujeres, entre otros cambios.

Sin embargo, ya surgen las primeras voces de economistas que advierten de los negativos impactos que podría generar esta iniciativa de Bachelet.

Nuevo impuesto a los trabajadores de clase media

27 de Noviembre de 2012/SANTIAGO El economista José Ramón Valente, fue presentado como parte del equipo de la campaña presidencial de Laurence Golborne, en rueda de prensa realizada esta mañana en la plaza El Golf de Las Condes. FOTO: SEBASTIAN RODRIGUEZ/AGENCIAUNO

José Ramón Valente, socio director de Econsult, afirma que el gobierno creará un “impuesto específico” para los trabajadores de clase media, que deberán financiar las pensiones de otros trabajadores y del fondo básico solidario, lo que le parece “tremendamente  injusto y discriminador”, porque el mayor aporte no mejorará sus pensiones sino que se usará para crear un sistema de reparto.

Además, plantea que será un impuesto regresivo, porque el 5% adicional lo pagarán los trabajadores que ganen el tope de la cotización legal ($1,9 millones) pero quienes tengan un sueldo mayor pagarán menos de ese monto.

Por ello, los economistas Cecilia Cifuentes, investigadora de ESE Business School, y Tomas Flores, académico de la Universidad Mayor, coinciden en que esos recursos deben ser aportados por el presupuesto público y no crear un nuevo impuesto al trabajo.

“Los impuestos son los mecanismos con los que se recaudan recursos para financiar a los más necesitados” señala Flores, y Cifuentes agrega que el impuesto al trabajo “genera distorsiones y es más ineficiente. El 1% más rico del país contribuirá proporcionalmente menos”.

Las pensiones podrían caer por menor rentabilidad de las AFP

La propuesta de que las AFP devuelvan la comisión cobrada cuando la rentabilidad sea negativa podría llevar a reducir la rentabilidad de los fondos, coinciden los tres analistas.

Ello, porque las AFP no tendrían incentivos para invertir en fondos de mayor riesgo, que son los que más rentan, refugiándose en aquellos de menor riesgo y que también generan menores ganancias, como bonos soberanos.

Cecilia Cifuentes, LyDEs una medida populista que genera incentivos muy negativos. El diseño puede ser nefasto y el beneficio para los trabajadores por la menor comisión puede ser nada al lado del retorno que pueden perder. Esta medida es de las menos recomendables”, señala Cecilia Cifuentes.

Valente explica que por cada punto menos de rentabilidad en los fondos las pensiones caen en 27%, de ahí que “todos los esfuerzos por una mejor pensión pueden ser barridos con la mano si esas mismas propuestas hacen que la rentabilidad baje”.

El economista agrega que si durante los últimos 10 años todo el sistema se hubiera manejado con el fondo E –que es el menos riesgoso-, la rentabilidad general de los cinco fondos habría caído un 1,7%, lo que hubiera significado un perjuicio del 50% en los montos de las  pensiones.

Tomás Flores coincide en que las AFP cambiarán las inversiones a fondos más seguros pero de rentabilidad más baja, lo que “afectará las pensiones futuras de los cotizantes”.

Se castiga la creación de empleos y el aumento de los salarios

El alza del 5%  de la cotización previsional a cargo del empleador tendría doble impacto en la creación de empleos y en el aumento de los salarios. Ello, porque hará más caro contratar trabajadores, y ese costo terminará traspasándose a los salarios, que se verán reducidos o no subirían, según los especialistas.

091214 TOMAS FLORES (10)CEl académico de la U. Mayor plantea que se crea un impuesto al trabajo que será pagado por el empleador en una primera etapa, pero que cuando se contraten nuevos empleados o se renegocien contratos los sueldos serán reducidos en 5% para ajustar el costo laboral.

En la misma línea, Roberto Fantuzzi, presidente de Asexma, señaló a La Segunda que al «igual que en el retail donde los mayores impuestos los paga el cliente, aquí lo pagará el trabajador porque se estima el costo bruto del trabajador”.

Riesgo de expropiación de fondos de AFP

El sistema actual de AFP contempla que los nuevos trabajadores que comienzan a cotizar quedan en la administradora que gana la licitación pública. El resto de los empleados puede elegir en qué AFP cotizar, libertad individual que se perdería con la propuesta de Bachelet, porque el Estado licitaría dichos fondos y los traspasaría sin el consentimiento de los trabajadores.

Para José Ramón Valente esa medida es “una expropiación a las AFP y al derecho de los afiliados a elegir”; y para Cifuentes “no es razonable”.

La AFP estatal generaría conflicto de interés

La creación de una AFP estatal es la única de las medidas anunciadas por Bachelet que está contemplada en su programa de gobierno. Pero esa idea es resistida por los economistas consultados porque no mejorará las pensiones y sí generará serios conflictos de interés.

Ello, porque la ley actual prohíbe a las AFP invertir en compañías relacionadas, situación que se da entre la AFP estatal y el Estado de Chile, del que dependerá directamente y del que tendrá que invertir los fondos soberanos del Banco Central o la Tesorería.

“Tiene más costos que beneficios. Debe mantener un 1% de los fondos que administre y esos recursos serán mejor usados para subir la pensión básica solidaria”, dice Cecilia Cifuentes, quien advierte que tendría problema de gobierno corporativo al tener ejecutivos nombrados con criterios políticos.

El socio de Econsult agrega que dicha administradora estatal tiene un “enorme conflicto de interés imposible de eliminar” porque estaría invirtiendo en instrumentos que su mismo dueño (el Estado)  emite.

Tomás Flores acota que la AFP estatal no tendrá una comisión más baja ni rentabilidades mayores que las que entrega el sistema privado actual.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: