Se trataba de la elección mas incierta de los últimas décadas en Argentina y el resultado así lo demostró. Pese a todos los pronósticos y las encuestas que mostraban a Javier Milei como ganador, finalmente se impuso el candidato oficialista, Sergio Massa, quien obtuvo el 36,63% de los votos, seguido por Milei con un 30,02%.

En tercer lugar quedó la candidata del «macrismo», Patricia Bullrich, con un 23,61%.

Con este escenario, Milei y Massa se verán las caras en la segunda vuelta que se realizaría el próximo 19 de noviembre.

La maquinaria peronista que salvó a Massa

El triunfo de Massa fue leído como una sorpresa en el país trasandino. Entre otras cosas porque su campaña enfrentaba el desafío -e incluso la paradoja- de ser no solo el candidato oficialista, sino también el actual ministro de Economía, lo que lo transformaba en el rostro de la inflación y la crisis económica que atraviesa Argentina.

Entre los factores que permitieron dar vuelta el escenario, conocedores de la política Argentina explican al menos dos. Por un lado, la movilización del «aparato electoral peronista» que se produjo en los últimos días, especialmente en Buenos Aires, ante el riesgo de que Milei pudiera incluso imponerse en prime vuelta.

Esto, en contraste con lo que ocurrió en las primarias argentinas (PASO), donde el respaldo del peronismo a Massa habría sido más tímido.

Por otro lado, en Argentina se menciona que los últimos días de campaña de Milei estuvieron plagados de errores que fueron cubiertos por los medios y, de paso, alejando a parte del electorado.

Entre estos errores habrían estado sus críticas al Papa Francisco, en un país que todavía tiene una raigambre católica importante, pero donde además el líder de la iglesia Católica cuenta con un respaldo o una valoración casi transversal.

Massa promete gobierno de unidad y hace llamado a los radicales

Tras confirmarse que era el vencedor de la primera vuelta, Massa fue el último de los candidatos en hablar, en un discurso donde prometió el inicio de una «nueva etapa».

“Quiero hablarle a los que votaron en blanco, a quienes se quedaron en sus casas, a los argentinos que votaron a Myriam y a Juan”, dijo, agregando que “quiero hablarle a esos miles de radicales que a lo largo y ancho de Argentina comparten con nosotros valores democráticos como la educación pública, la independencia de poderes y la construcción de valores institucionales que la Argentina merece”

Incluso, aseguró que de salir electo convocaría «un gobierno de unidad nacional construido sobre la base de convocar a los mejores, sin importar su fuerza política y no sobre la base de acuerdos simplemente partidocráticos».

El giro de Milei y el llamado a la unidad al «macrismo»

En la vereda de en frente y tras los resultados, el candidato de «La Libertad Avanza», buscó hacerse cargo rápidamente de las dudas que dejó su candidatura en los últimos días, con un discurso en el que aclaró que «no vengo a quitar derechos, vengo a quitar privilegios».

Pero Milei no se quedó ahí, y tal como se esperaba salió a la caza del votante del macrismo, que representó Patricia Bullrich. De hecho, el candidato partió saludando a Jorge Macri, asegurando «que tiene por delante una balotaje con el kirchnerismo igual que nosotros», en referencia a la segunda vuelta que tendrá que disputar para ser jefe de gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires.

Milei sostuvo que «hoy es un día histórico. 2/3 de los argentinos votaron por un cambio. Votó por una alternativa a este gobierno de delincuentes que quiere hipotecar nuestro futuro para permanecer en el poder. Durante todos estos meses la campaña hizo que mucho de los que queremos un cambio nos viéramos enfrentados. Por eso hoy yo vengo a dar por terminado ese proceso de agresiones y de ataques y estoy dispuesto a hacer tabula rasa, barajar y dar de nuevo, con el objetivo de terminar con el kirchnerismo».

El candidato enfatizó que «si todos los que queremos un cambio no trabajamos juntos, se van a quedar con este país. Si todos los que queremos un cambio no trabajamos juntos, se van a quedar con la ciudad de Buenos Aires».

Bullrich: “Nunca vamos a ser cómplices del populismo»

Si bien Bullrich fue la gran derrotada de la jornada, su figura y el casi 24% de votos que obtuvo, podrían tener un papel clave en el balotaje.

Qué hará ese electorado, para los expertos es algo incierto, y muchos podrían no ir a votar en la segunda vuelta. Tampoco está claro qué papel jugará Macri o la propia Bullrich en la campaña que viene para movilizar esos votos.

Ayer, en su discurso tras reconocer la derrota, si bien la candidata de la centro derecha criticó duramente al populismo y al kirchnerismo, también evitó referirse a Milei o un eventual apoyo.

 “Nunca vamos a ser cómplices del populismo de la Argentina y nunca vamos a ser cómplices de las mafias que destruyeron este país”, dijo Bullrich.

“El populismo ha empobrecido al país y no soy yo quien va a felicitar a quien vuelva al poder tras haber sido parte del peor gobierno de la historia argentina”, enfatizó la candidata, apuntando a Massa.

Deja un comentario