Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 22 de enero, 2018

Diputado Fernando Meza (PR): “En la NM nos han ninguneado y tal vez por eso hemos encontrado más comprensión en gente de RN y Evópoli”

Autor:

Renato Gaggero

En entrevista con “El Líbero”, el vicepresidente del Partido Radical se refiere a la alianza que harán con lo bancada de la DC y a la idea de avanzar en un acuerdo para que junto a la falange y los partidos de Chile Vamos puedan gobernar la mesa de la Cámara de Diputados por los próximos cuatro años.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Es tiempo de definiciones para el Partido Radical. Hoy se reunirá el Comité Ejecutivo Nacional de la colectividad -instancia que contará con la presencia de parlamentarios, ministros y subsecretarios- para analizar más formalmente las causas de la derrota en las elecciones presidenciales y parlamentarias. “Y en la misma reunión veremos Quo Vadis (adónde va) el partido”, dice el diputado Fernando Meza a “El Líbero”.

En esta entrevista, el vicepresidente radical adelanta los próximos pasos. Este martes en la tarde, por ejemplo, organizarán una “pernilada” en el Congreso para oficializar la alianza que harán con la bancada parlamentaria de la DC. También dice que le gusta la idea de avanzar en un acuerdo para que junto a la falange y los partidos de Chile Vamos puedan gobernar la mesa de la Cámara de Diputados por los próximos cuatro años, pacto similar al que intentó fraguar en 2010, pero tras el cual salió trasquilado.

En otros temas, sostiene que hoy se siente más cercano a Felipe Kast que a Guillermo Teillier y que en los últimos 28 años su partido sufrió “violencia intrafamiliar” por parte de la Concertación y la Nueva Mayoría. “Tal vez por eso hemos encontrado más comprensión en gente de Renovación Nacional y de Evópoli”, señala.

– ¿Ve con buenas posibilidades que se pueda avanzar hacia lograr un acuerdo con la DC y Chile Vamos para conformar la mesa de la Cámara de Diputados por los próximos cuatro años?

– Este era un tema extraordinariamente complejo hasta hace unos años. Hoy en día hay madurez cívica en la ciudadanía y en la militancia. Yo creo que la mayoría está entendiendo claramente la tremenda diferencia que hay entre “acuerdo político-ideológico” y los “acuerdos administrativos de gobernanza”. Cuando hace algunos años intenté hacer un acuerdo administrativo, fui denostado hasta el infinito.

– Claro, hace exactos ocho años, cuando usted era presidente interino del partido y anunció que había sellado un pacto administrativo con la UDI, RN y el PRI para repartirse los cargos de la mesa, a usted lo crucificaron en la Concertación. Lo trataron de traidor y terminó renunciando a su cargo de presidente…

– Efectivamente. Lo pasé muy mal. Pero aquel acuerdo, que se desarmó ese mismo día, estaba en conocimiento de mucha gente. Yo asumí hidalgamente toda la responsabilidad, en circunstancias que ya todo eso había sido conversado con mucha gente del partido. Pero eso ya es agua pasada.

– ¿Podríamos decir que usted fue el pionero en este tipo de “coqueteos” con la centroderecha para los acuerdos administrativos?

 – Yo no lo llamaría coqueteo, lo llamaría simplemente pragmatismo y visión de para dónde va la sociedad chilena. Los cabezas calientes de la izquierda y los cabezas calientes de la derecha están siendo poco a poco dejados de lado por la historia, porque el país votó centro. A la sociedad chilena no le gusta nada ni muy adentro del horno, porque se quema, ni muy afuera, porque se enfría.

– ¿Cómo surgió esta nueva negociación con la DC y Chile Vamos?

– Lo primero que hice fue proponer hace dos semanas que se autorizara a la bancada radical a establecer una bancada con la Democracia Cristiana. Se nos autorizó. Yo me quemé a lo bonzo ahí, pero resulta que felizmente no hubo ni parafina ni fósforos y me dijeron unánimemente que trabajara con la DC. Lo hicimos, y este martes tendremos una “pernilada radical” con la Democracia Cristiana a las ocho de la noche en el Congreso para refrendar este acuerdo de bancada. Con Chile Vamos, en tanto, los negociadores de la DC se reunieron con la UDI y con RN y llevaron todo nuestro apoyo como bancada radical, porque nosotros compartimos absolutamente la idea de que hay que gobernar la Cámara de Diputados en paz. Y para eso, si es necesario, habrá que establecer los acuerdos con el que sea. El principal objetivo es unirnos con la DC y que vengan todos los que tengan la cabeza por lo menos tibia.

– ¿Usted tiene amigos en Chile Vamos? ¿Quiénes son las personas de esa coalición que están más cercanas a usted?

– Claro, yo me llevo muy bien con toda la gente de la Cámara, porque los radicales somos así. La amistad cívica no se debe perder nunca y el que pensemos distinto no significa que no podamos compartir mesa y mantel y que conversemos. Recuerdo a una de las personas más notables que tuve de amigo, que fue el ex diputado Claudio Alvarado, y hoy me llevo muy bien con gente como Cristián Monckeberg y Romilio Gutiérrez. Son todos demócratas, personas muy dialogantes.

– ¿Qué debe pasar con la Nueva Mayoría?

– Eso murió. A mí me empezaron a crucificar el 2010 cuando en un discurso como presidente interino del PR, a pocas horas de perder la elección, dije que la Concertación nunca fue en los últimos años una concertación de verdad y que había fallecido. Casi me mataron cuando di ese discurso. Luego me quisieron sepultar cuando dije que quería hacer el acuerdo administrativo con la Alianza. Ahora la Nueva Mayoría feneció hace mucho tiempo, en el primer año de gobierno de Michelle Bachelet. Ahí ya estaba muerta. Primero, porque la Presidenta nunca ejerció su condición de líder de la coalición, hubo tantas desavenencias, el Partido Comunista quería imponer su propio programa… No debiéramos hablar más de la Nueva Mayoría…

– ¿Qué tipo de coalición debiera integrar ahora el PR?

– Hoy yo me llevo muy bien con Felipe Kast. Me interpretan muchas de sus posturas.

– Pero él está en otra coalición. ¿Le gustaría que el PR estuviera en una coalición con Evópoli?

– Yo soy una persona que no le tiene miedo a nada. Nuestro domicilio es el mundo progresista, aunque ese término ya lo encuentro un poco añejo. Ese es el mundo nuestro, pero también hay progresistas en Evópoli. Felipe Kast es progresista cuando dice que hay que apoyar el matrimonio igualitario, cuando habla de la identidad de género, cuando habla de una serie de temas. Entonces, progresismo no es algo inherente exclusivamente a la gente de “izquierda”.

– ¿Hoy usted se siente más cerca ideológicamente de Felipe Kast que de Guillermo Teillier, por ejemplo?

– Hoy en día le diría que sí. Tenemos que entender que Chile va a progresar con la unión de todos los que queremos el país. Eso pasa por entendernos con la centroderecha en la gobernanza de la Cámara de Diputados y por apoyar todo lo que resulte favorable para Chile.

– A pesar de tener una historia muy rica, en los últimos 28 años los partidos grandes de la centroizquierda siempre han tratado al PR como un hermano chico. ¿Se acabó la etapa en que estaban sometidos?

– Nosotros dentro de la Concertación y de la Nueva Mayoría sufrimos la violencia intrafamiliar permanentemente. Yo soy presidente de la comisión de Familia y cada vez que discutíamos de distintas leyes que tienen que ver con la violencia contra la mujer, contra los niños o contra los adultos mayores, yo decía “Dios mío, cuándo vamos a discutir la violencia contra el Partido Radical”. A nosotros nos han ninguneado permanentemente y tal vez por eso hemos encontrado más comprensión en gente de Renovación Nacional y de Evópoli.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: