El desafío de Gustavo Petro era colosal: convertirse en el primer presidente de izquierda en la historia de Colombia. Era su tercer intento.

En un país asediado durante medio siglo por el narcoterrorismo de las FARC, la izquierda era minoritaria y los gobiernos de derecha -liberales y conversadores, principalmente- se sucedían en el Palacio de Nariño, en Bogotá.

El triunfo de Gabriel Boric fue una potente luz de esperanza que mostró a Petro que el triunfo era posible.

«Confieso que anoche lloré (…). Recordé los tiempos cuando el Golpe en Chile me mostró la brutalidad con que destruían el sueño del cambio y la justicia social», dijo tras el triunfo del candidato del Frente Amplio y el Partido Comunista.

Boric-Petro, la dupla que quiere “superar el neoliberalismo”

El colombiano aseguró que la victoria de Boric era un presagio de lo que ocurriría en su país, y se refirió a las similitudes entre ambos.

«No es que seamos iguales, pero tenemos la misma percepción en el sentido de que hay que superar el neoliberalismo para abrirle paso real a la garantía del derecho de la gente«, dijo el ex senador.

La admiración es mutua. Cuando Petro ganó el pasado domingo 19 de junio, Boric escribió: «¡Alegría para América Latina! Trabajaremos juntos por la unidad de nuestro continente en los desafíos de un mundo que cambia velozmente”.

Por eso, la invitación que le hizo el Mandatario a su asunción en marzo pasado fue tan importante para él.

“Hoy hay esperanza de una integración latinoamericana que trabaje por la prosperidad de nuestros pueblos. Asisto a la posesión del presidente @gabrielboric, un día histórico para el pueblo de Chile, fruto de la movilización juvenil que luchó por un cambio”, escribió en su Twitter.

Álvaro García Linera y Gustavo Petro en el cambio de mando de Boric

En el cambio de mando, Petro se reunió con Álvaro García Linera, político boliviano de gran influencia en Boric, y con Jeremy Corbyn, ex líder laborista.

Las tematicas abordadas fueron la política de industrialización para revivir el Pacto Andino, y laurgencia de construir democracia, feminismo y justicia social”.

El peregrinaje de Petro a Chile fue clave en su victoria

Tres días duró el “peregrinaje” de Gustavo Petro a nuestro país, entre el 9 y 12 de marzo, donde se hospedó en el Hotel Ritz, en el barrio El Golf.

Era la primera vez que venía el ex guerrillero del M-19, quien había jurado que solo conocería Chile después de que Augusto Pinochet hubiese muerto. Y tal parece que las lecciones que aprendió le pavimentaron el camino a la Presidencia.

Así lo registró la periodista María Jimena Duzán, de la revista Cambio, quien lo acompañó durante todo su periplo y luego escribió un revelador artículo.

«Es evidente que @petrogustavo vino a Chile no solo porque quería conocer a Gabriel Boric, sino porque lo que suceda en Chile puede ser la antesala de lo que puede sucederle a él en Colombia«, escribió la periodista en un tuit que Petro compartió en sus redes sociales.

La “reeducación” que le hicieron las ministras de Boric a Petro

La lección mas importante aprendida en Chile fue el rol proagonico que debía tener el feminismo en su campaña electoral.

“Si algo quedó claro de este ejercicio es que al progresismo de Petro le faltan todavía fichas muy importantes. En Chile, la voz de las mujeres feministas, es lo que ha jalonado el cambio que Boric está apuntalando. Sin embargo, se vio claramente que en el discurso de Petro no están ni esos colores ni esas voces del movimiento feminista”, escribió Duzán.

En su opinión, “cada ceremonia a la que asistió, cada acto, cada diálogo con la gente de Boric, fue un ejercicio de comparación obligada con lo que podría sucederle en Colombia”.

El político colombiano se reunió con los ministros Secretario General de la Presidencia, Giorgio Jackson; la vocera, Camila Vallejo; de Defensa Nacional, Maya Fernández; Medio Ambiente, Maisa Rojas; de Salud, Begoña Yarza; y la subsecretaria de Hacienda, Claudia Sanhueza.

En la reunión que tuvo Petro con varios de los ministros y ministras que integran el gabinete de Boric, y en la que se vieron dos estéticas de izquierda muy distintas, estas falencias fueron muy evidentes. El gabinete de Boric llegó de tenis, con atuendos informales y con sus tatuajes. Gustavo Petro, se fue con su pinta burguesa, zapatos Ferragamo, pantalón y chaqueta de flanel, y sin corbata», señaló la revista colombiana.

Petro resaltó la necesidad de cambiar el modelo extractivista como el epicentro de una política progresista. Pero Camila Vallejo, vocera y ministra de comunicaciones y Giorgio Jackson, el hombre más cercano a Boric; pusieron énfasis en que el cambio en Chile pasaba fundamentalmente por los logros del movimiento feminista. Boric no solo nombró un gabinete de mujeres, sino de mujeres feministas”, escribió Duzán.

“El progresismo de Petro es hasta ahora un asunto de hombres y si quiere estar a la vanguardia de la nueva izquierda, va a tener que abrirle campo a esos liderazgos que empujan los cambios, como el de Francia Márquez, porque de lo contrario, puede terminar más cerca de AMLO que de Boric”, afirmó la periodista.

Petro eligió vicepresidenta 11 días después de viajar a Chile

Con la experiencia recogida del gobierno de Boric, y apenas 11 días después de su viaje, Petro eligió a su vicepresidenta: Francia Márquez Mina.

Francia Márquez, vicepresidenta de Colombia

Según la prensa, no era su preferida pero cumplía todos los requisitos que había visto en Chile: origen humilde, de la región del Cauca, en el Caribe, joven madre soltera, (39 años), afrocolombiana, feminista, líder social, activista medio ambiental y defensora de los derechos humanos.

En las primarias, Márquez fue la tercera candidata más votada con casi 800 mil votos. Con el triunfo de Petro, se convirtió en la primera afrocolombiana vicepresidenta de Colombia.

“Nos dijeron que la política no era para nosotras, que el lugar nuestro como mujeres negras era como empleadas domésticas. Poniéndoles lindas sus casas, criándoles a sus hijos. Para volver aquí para enterrar a los nuestros. Hay que romper esas cadenas de opresión”, dijo Márquez en sus mítines de campaña.

Márquez reconcilia a Petro con las mujeres, con el feminismo en el que tanto ha patinado el candidato. Lo acerca al Cauca, al Valle, al Chocó y a las regiones donde vive mayoritariamente la población afro. Petro impulsa a Francia con sus nichos de votantes. Ella está subida a esa ola como un primer asalto. Luego aspira a todo por su cuenta”, escribió el diario español El País.

Chile, el referente de Petro en sus redes sociales

El fuerte vínculo del nuevo presidente de Colombia con nuestro país también se refleja en sus redes sociales.

De Chile ha escrito 32 tuits, de Boric otros 13. Cifras muy superiores a cualquier otro país.

Por ejemplo, al vecino Venezuela solo le ha dedicado cinco mensajes, a México seis, Argentina, Brasil y EE.UU. tres tuits. Europa la ha mencionado cuatro veces y China una vez.

En sus referencias a Chile, Petro ha hecho críticas al sistema de pensiones de AFP, de salud, y ha felicitado el trabajo de la Convención Constituyente.

“Hablamos sobre los retos que supone el cambio del modelo neoliberal aquí en Chile, y que tiene coincidencias con el de Colombia como por ejemplo en los fracasados modelos pensional y de salud”, tuiteó Petro.

Con Camila Vallejo, la ministra comunista, Petro abordó una estrategia para “hacer lo que no pudieron los gobiernos capitalistas en Colombia, entregarle a millones de personas las condiciones para desarrollar el capitalismo y generar riqueza”.

Tras reunirse con la ministra de Salud, dijo que se sumará a la propuesta de “integración latinoamericana de los ministros de Salud para trabajar por la soberanía sanitaria en temas de vacunas, tecnología, investigación, producción de medicamentos”.

Otro encuentro de Petro fue con el constitucionalista Jaime Bassa, con quien conversó sobre las «perspectivas de la integración latinoamericana».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta