Actualidad Deportiva es presentado por:
Publicado el 22 de agosto, 2020

Comentario: Sin público se hacen más goles

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Pude comprobar que jugando sin espectadores en las tribunas los futbolistas hacen más goles, y se dan resultados más abultados y partidos más abiertos, con muchos scores de 8×2, 5×0, 5×4, 3×0.

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El término de las copas y ligas del fútbol europeo, por efectos del Covid-19, determinó cambios a los sistemas de campeonatos, con protocolos muy rigurosos para la salud de los deportistas y para el mínimo de personas relacionadas para el normal funcionamiento de esta industria. Como consecuencia de esto, la FIFA ordenó como primera condición para reanudar los torneos que los encuentros fueran a puertas cerradas y sin público.

Si hay algo que sobra en estos tiempos de reclusión semi-obligatoria es precisamente esto, el tiempo. Y por ende me he detenido a observar los resultados de los partidos de las distintas copas y ligas europeas. Esta pandemia llegó, como todos sabemos, entre febrero y marzo de este año y los campeonatos estaban en las tres cuartas partes de su desarrollo. A mediados de marzo se suspenden y partir de mayo se reanudan (sin público) finalizando, los más tardíos, solo hace unas semanas.

Curiosamente, pude comprobar que jugando sin público se convierten más goles, y se dan resultados más abultados y partidos más abiertos, con muchos scores de 8×2, 5×0, 5×4, 3×0. Por ejemplo, en la Premier League en las 9 últimas fechas que se jugaron sin público, en 90 pleitos, se convirtieron 247 goles, con un promedio de 2,74 goles por partido y en las 9 anteriores, con estadios llenos, se convirtieron 219 goles, con 2,43 goles por partido. En la liga italiana pasa algo similar: sin público hubo 394 goles en 120 encuentros, es decir, 3,28 goles por partido; y con público, 351 goles, que da un promedio de 2,92 goles por partido.

Este domingo se juega la final de Champions League entre el cuadro francés PSG de Neymar y Kylian Mbappé (180 millones de euros, hoy el jugador más valioso del planeta) y el equipo alemán Bayern Münich de Thomas Müller y el polaco Robert Lewandowski. En este torneo la estadística de la que hablamos es más significativa. En 12 encuentros con estadios repletos, entre octavos, cuartos y semi finales, se convirtieron 36 goles, con un promedio de 3.0 goles por partido, y en los 10 partidos a puertas cerradas se anotaron 41 tantos, con un promedio de 4.1 goles por partido. Es cierto que por ahora estamos hablando de una tendencia, donde en algunos torneos se ve un leve aumento en la producción de goles en pleitos sin espectadores. Por eso, se necesitará de más partidos y torneos en distintos continentes para reafirmar lo dicho.

Quise consultar a una especialista en estos temas, la psicóloga Javiera Fernández de Rota, quien me explicó lo siguiente: “Sin duda, el hecho que el fútbol no tenga espectadores va a generar grandes cambios en la predisposición de los jugadores”.

“Somos seres sociales y crecemos escuchando distintas retroalimentaciones respecto a nuestro comportamiento, esto va reforzando si seguimos repitiendo esa conducta, porque tiene un valor lo que el otro piensa de mí y al encontrar validación en los demás puedo sentirme más seguro de quien soy, por lo que sin duda los aplausos del público alientan a los jugadores” continúa. “Sin embargo, también dentro de la pasión de estos espectadores se generan muchas ilusiones y expectativas, que generan tensión, se despierta cierta ansiedad en el colectivo ya que se espera que pase algo, y se manifiesta el descontento a través de sonidos, gritos, palabras, lo que puede generar en los jugadores desviar el foco de atención, ser parte de esa ansiedad y ese nervio, y no poder jugar fluidamente”.

Para terminar, la psicóloga afirma que “el fútbol es un deporte muy social, los jugadores saben que existen altas expectativas en su desempeño, y de eso depende cómo se va formando la autoestima del equipo y de cada jugador. En este contexto de pandemia donde los jugadores no tienen la presencia de espectadores, baja la presión que puedan sentir de hacerlo bien, se relajan, y probablemente juegan de otro modo. Un juego que depende mucho de la
retroalimentación in situ. Hay que sumarle el factor del descanso psicológico y físico que significó para los jugadores este encierro, que permite mirar el juego como una novedad y necesidad más que como un simple acto de rutina”.

Creo que no tengo nada más que agregar, solo esperar que tengamos una apasionante final de Champions este domingo y que el próximo fin de semana se reanude el torneo nacional con muchos goles, grandes jugadas y, lo más importante, en gloria y majestad, todos los hinchas de este “mágico” deporte necesitamos que así sea.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete