Publicado el 25 mayo, 2021

[Columna Constituyente] María Cristina Escudero: Las reglas del juego

Instituto de Asuntos Públicos. Universidad de Chile María Cristina Escudero

En este escenario, la regla de los 2/3 y la hoja en blanco cobra el valor que en teoría tiene que cumplir: la nueva Constitución será producto de acuerdos amplios lo cual tiene la virtud de generar mayor legitimidad en el resultado.

María Cristina Escudero Instituto de Asuntos Públicos. Universidad de Chile
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El acuerdo político del 15 de noviembre de 2019 estableció la regla de los dos tercios en hoja en blanco como el corazón de un procedimiento que dio las garantías para quienes se habían opuesto por años a un proceso constituyente, finalmente accedieran a él. Las críticas no tardaron en llegar por quienes vieron en la regla de los dos tercios el fantasma de los vetos de minoría que han caracterizado la tramitación legislativa, pero defendida por quienes la asocian a acuerdos amplios. Lo mismo pasó con la hoja en blanco, vilipendiada por quienes la hacen sinónimo de un salto al vacío y bien recibida por quienes la reconocen como la única posibilidad de reemplazar la Constitución de 1980. Ahora que estamos ante una Convención electa, los temores empiezan a decantar ante la realidad. Muchas de las personas que serán nuestros representantes puede que no estén de acuerdo con las reglas del juego, sin embargo, hay muchas razones para seguirlas. 

Tendremos una Convención diferente en composición a lo que estamos acostumbrados en política. Tras más de treinta años de equilibrios políticos entre la derecha y la centroizquierda partidista tradicional y mayoritariamente masculina, tendremos una Convención paritaria, con representantes de pueblos indígenas, con personas con raíces en distintos territorios, de distintas clases sociales, con distintas profesiones y oficios, independientes y pertenecientes a partidos. La Convención representa, sin duda, la diversidad de Chile y su diversidad la legitima.

El cambio no solo es en la representación descriptiva, también lo es en lo ideológico. Considerando que para tomar decisiones se necesita una mayoría de dos tercios, había una expectativa de la derecha de obtener 1/3 más 1 de constituyentes para tener buen poder de negociación (lo que sus adversarios temían se convertiría en veto para no hacer los cambios que la mayoría demanda). El resultado fue que ni la derecha ni ninguna lista obtuvo ese porcentaje. Ideológicamente se puede constatar una composición más progresista de la Convención, pero dentro de una gran diversidad. Hay posiciones reivindicacionistas socialmente, ecológicas, radicales de izquierda, moderadas o socialdemócratas, liberales reformistas, feministas, etc.  En suma, nadie tiene 1/3, pero tampoco hay una fuerza homogénea que garantice los 2/3. 

En este escenario, la regla de los 2/3 y la hoja en blanco cobra el valor que en teoría tiene que cumplir: la nueva Constitución será producto de acuerdos amplios lo cual tiene la virtud de generar mayor legitimidad en el resultado. Quien no dialogue será excluido y se buscarán los 2/3 con el resto de los sectores. Nadie es imprescindible, pero todas y todos son necesarios. El ejercicio de deliberación es justamente el ejercicio de debatir, mantenerse disponible para ser convencido con argumentos. Mientras a más personas incluya, menos posibilidades hay que un sector imponga sus razones al resto. Mientras más sectores incluya, mejores resultados tendremos en el plebiscito ratificatorio.

Sin veto de ningún sector, la regla de los 2/3 y hoja en blanco ya no debiese sentirse tan adversa por quienes la criticaban antes de las elecciones. En los hechos, la ciudadanía ha votado claramente por concretar cambios y esto seguramente ocurrirá y, por lo tanto, estamos en un escenario con mayor capacidad de responder a los problemas que gatillaron el proceso constituyente. En la medida que la deliberación avance es probable que el rol del Estado cambie, se revisen los derechos económicos sociales y culturales, se defina en torno a la plurinacionalidad o pluriculturalidad, se modifique la relación del Estado con la ciudadanía mediante mecanismos de participación ciudadana, al igual que el sistema presidencialista a la chilena. Temas nuevos como el ecológico serán parte de la agenda. No sabemos los detalles, pero sabemos que incluirá perspectivas diversas y se nutrirá de distintas experiencias. La regla de los 2/3 posibilita enriquecer la discusión con todas ellas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO