Irina Karamanos, la pareja del Presidente Gabriel Boric, anunció que antes de fin de año dejará su cargo y hará el traspaso de las seis fundaciones que dirige a los ministerios relacionados.

La idea de la coordinadora sociocultural de La Moneda es que Integra, Prodemu, Chilenter, Artesanías de Chile, Tiempos Nuevos y las Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile tengan mayor autonomía.

“Hemos trabajado hace mucho rato ya con los ministerios en conjunto con las fundaciones también (…). Lo más importante es que los procesos de cambio se hacen de manera responsable”, dijo Karamanos el lunes.

“Y por eso, también en conjunto con todos ellos, con el respaldo de las autoridades y en conjunto con las fundaciones, haremos anuncio en el momento en que ese proceso haya madurado (…). Lo más probable es que ocurra de aquí a fin de año”, agregó.

El complejo camino legal de Karamanos para traspasar las fundaciones

La idea de traspasar las fundaciones a los ministerios no es nueva. El tema ha sido estudiado a fondo por gobiernos anteriores, y tiene varias complejidades políticas, legales y administrativas, según admiten a El Líbero ex personeros de La Moneda.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que las fundaciones son personas jurídicas de derecho privado. Por tanto, se rigen por estatutos y, supletoriamente, por las normas introducidas al Código Civil en la ley 20.500 de 2012.

Esa legislación establece sus obligaciones, fiscalización, requisitos y formalidades de modificación y extinción de las corporaciones.

Trabajadores de las fundaciones no son funcionarios públicos

Además, un aspecto relevante es que los trabajadores de las seis fundaciones dependen del Código del Trabajo, y no del Estatuto Administrativo que opera en el Estado.

Eso significa, según las fuentes consultadas, que cualquier intento de traspasarlos a la Administración Pública sería de un costo millonario, ya que habría que indemnizar a cada trabajador según sus años de servicios, y luego recontratarlos como funcionarios públicos.

Por lo que es un mecanismo que tiene muy escasas opciones políticas y económicas de implementarse. Además de la reticencia de los sindicatos a perder los derechos que les entrega el Código del Trabajo, según relatan las mismas fuentes.

El traspaso a los ministerios

“Las nuevas exigencias de transparencia, buen uso de los recursos, la eficiencia y eficacia de la administración, hacen imperativo evitar una duplicidad de funciones y propender a una correcta coordinación entre la entidad de naturaleza privada y el Estado”, sostienen ex autoridades consultadas.

Irina Karamanos con directores de sus fundaciones

Hoy no existe un marco normativo que regule los derechos y obligaciones de los ministerios para con las fundaciones. La Ley de Presupuestos es la única que hace alusión a un vínculo entre ambas entidades.

“Es por ello que se hace imprescindible fortalecer el vínculo jurídico a través de modificaciones por vía estatutaria y legal con las fundaciones”, indican las fuentes.

«Los ministerios son quienes deben tener la injerencia en las decisiones adoptadas por el directorio de las fundaciones. También deben definir, orientar, coordinar y resguardar los procesos que define cada fundación», agregan.

Los cinco pasos para que Karamanos traspase las fundaciones

Son, al menos, cinco los pasos que debe cumplir Irina Karamanos para traspasar las fundaciones a los ministerios.

Los 5 pasos para traspasar las fundaciones a los ministerios

En primer lugar, aprobar en el Congreso una “ley habilitante” que permita a los funcionarios públicos participar en los directorios de las fundaciones, lo que hoy está prohibido.

En segundo lugar, debe proponer cambios en los estatutos de cada fundación, permitiendo que el presidente del directorio sea el ministro de la cartera relacionada a la fundación.

Las fundaciones Orquestas Juveniles e Infantiles (FOJI), Artesanías de Chile y Nuevos Tiempos (MIM) pasarían al Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio; Integra y Chilenter al Ministerio de Educación, y Prodemu al Ministerio de la Mujer y Equidad de Género.

El tercer paso consiste en tener un informe favorable sobre dichos cambios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

El cuarto, lograr un acuerdo del directorio de cada fundación, adoptado con el quórum que exigen los estatutos. La mayoría contempla dos tercios, menos Integra y MIM que requieren mayoría absoluta.

Se debe considerar que, para cambiar los estatutos, hay que llamar a sesión extraordinaria con al menos un mes de anticipación, anunciar el motivo de la sesión y los cambios que se buscan generar. Además, se deberá contar con la presencia de un notario público durante la sesión.

El quinto y último paso consiste en registrar y ejecutar el acuerdo.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta