«Es de máximo interés para nosotros como gobierno que este trabajo se dé en un espacio colaborativo, seguro, sin amenazas, sin coacción y que permita que todos puedan opinar y que nadie de sienta intimidado por hacerlo, ni dentro ni fuera del recinto (de la Convención)”. Así lo señaló el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, tras una reunión que sostuvo al medio día con quienes lideran la mesa de la Convención Constitucional, Elisa Loncón y Jaime Bassa, en donde abordaron estas materias.

Las funas a convencionales han estado presente, en particular, en redes sociales y se han acrecentado en estos días. Es uno de los temas tratados en el Podcast Constituyente de El Líbero donde Eduardo Sepúlveda conversa con el abogado constitucionalista Germán Concha.

El último caso conocido fue el sufrido por la convencional Teresa Marinovic quien recibió amenazas contra ella y su familia a través de redes sociales y llamadas telefónicas lo que motivó que la representante de Vamos por Chile presentara los datos ante el Ministerio Público.

Sobre el actual, el académico de la UC y abogado constitucionalista, señala: «Chile viene hace rato ‘jugando con el fuego’ de la agresión en política. El momento inicial de esto fue cuando una estudiante (en 2008) tomó un jarro de agua y le tiró el agua a la entonces ministra de Educación Mónica Jiménez. Muchos analistas salieron diciendo que era una forma de libertad de expresión… eso es inadmisible», señala.

No da lo mismo que funen, eso es agresión, es bullying, es matonaje político», señala el abogado constitucionalista Germán Concha.

Germán Concha advierte: «Si se admite que se puede reemplazar argumentos por actos de descalificación personal o por actos de agresión se pasa una línea». Explica: «Esto tiene grados, primero se encuentra simpático, después se justifica que ‘estaba bajo presión’, después dicen que ‘no es tan malo que esas personas sientan miedo porque nunca lo han sentido’… y después se convierte en práctica normal. ¿Cuándo vamos a parar? ¿Cuando le disparen a alguien? ¿Cuando le peguen a alguien… maten a alguien? Eso se necesita para darnos cuenta que se rompió un principio fundamental que tiene que ver con el respeto entre nosotros y con el respeto a la autoridad».

Y toma el caso de Marinovic y su denuncia ante la Fiscalía. «No da lo mismo que funen, eso es agresión, es bullying, es matonaje político. Hay un punto en que legítimamente, no solo se tiene que hacer lo que hace Teresa Marinovic, que es denunciar a la justicia, sino que la propia mesa de la Convención se empieza a preocupar porque se da cuenta, aunque tarde, de que esto es una espiral que va creciendo», dice en relación a la reunión que Loncón y Bassa tuvieron el viernes con Delgado.

Subraya: «El punto es que todas esas espirarles empezaron chicas y crecieron porque alguien menospreció lo que estaba pasando». Y describe que estas amenazas en «redes sociales es ‘sin costo’ y son hechas por quienes creen que pertenecen a un grupo moral superior y que, por lo tanto, la causa que defiende es tan importante que tienen derecho a hacer cualquier cosa».

Deja un comentario

Cancelar la respuesta