Crítica de Medios es presentado por:
Publicado el 30 de mayo, 2019

Perros, casas y Michelle Obama 

Periodista Fernanda Demaria

La era digital marcó el fin de la publicación de revistas emblemáticas tanto en el extranjero como en Chile. También la inminente muerte de los libros impresos. Pero hay ejemplos concretos de que la realidad no es tan oscura.  El papel se niega a desaparecer. La vida de los perros y  de la ex primera dama de Estados Unidos son parte de la estrategia. Una estrategia basada en una clara observación del mercado que privilegia la inversión y no sucumbe a la cultura de lo desechable.

Fernanda Demaria Periodista

Muere Cosas. Muere Caras. Muere Condorito. Una tras otra caen todas las revistas. Algunas, como Paula, tienen una segunda vida en ediciones digitales. Pero sus días de gloria son tema del pasado. Publicidad en franca caída, bajísima venta y poco interés en sus contenidos. Una lástima para muchos y una oportunidad para otros.

Así lo creyó el grupo Meredith, conglomerado de medios norteamericano que el año pasado adquirió Time Inc. Dentro de su catálogo estaban las emblemáticas Time, Fortune y Sports Illustrated, entre otras, títulos de los que Meredith fue deshaciéndose poco a poco. Medidas inspiradas en su filosofía: los negocios se pueden dividir en «problemas» y «situaciones». Los problemas no se resuelven ni con tiempo ni con dinero. Las situaciones, por otro lado, sí.

“Happy Pawns” es una revista centrada en las necesidades emocionales de las mascotas y en consejos para que perros y gatos puedan enfrentar el estrés y la ansiedad.

Time pasó a las manos de Marc Benioff. Luego le llegó el turno a Fortune, Money y Sports Illustrated se sumará pronto a la lista. ¿La razón? El contenido de éstas se puede encontrar fácilmente en internet. Para Meredith, aquellas publicaciones que basan su propuesta en noticias no van a sobrevivir. Pero las focalizadas en estilo de vida, moda, decoración del hogar están en un gran momento. Y los resultados lo demuestran. El caso más reciente -de acuerdo con The Wall Street Journal- es el de “Happy Paws”, revista centrada en las necesidades emocionales de las mascotas y en consejos para que perros y gatos puedan enfrentar el estrés y la ansiedad. La primera edición salió en abril y dentro de los reportajes estaban “Comprender la mente canina” y “Qué dice tu perro?”. Pero su gran golpe fue “Magnolia Journal”, publicación trimestral que entrega ideas para tener una casa “más luminosa” y acogedora… y más rentable. En más de un siglo de historia, Meredith nunca había logrado un golpe de esta magnitud. Con tan solo un año en el mercado basa su éxito en un producto que constituye a la vez un objeto de colección, un dispositivo que no solo se lee, sino que se mira y se siente.

Como un libro. En la era digital todos presagiaban su muerte. Pero se equivocaron. De acuerdo con The New York Times, el papel está de vuelta. Y con todo. En Estados Unidos las ventas de textos suben –y las electrónicas bajan- y además aumenta el número de librerías independientes donde el comprar es una experiencia que escapa al imperio de lo desechable. Tal como asegura Breast Easton Ellis -en el polémico libro White– con su concepto de “inversión”: “Cuando visitas una librería, una tienda de discos, una sala de cine o un quiosco de periódicos, inviertes una mayor cantidad de esfuerzo y atención en estas expediciones en lugar de hacerlo con tan solo un click… tienes un gran interés porque has invertido, y por lo tanto resulta más probable encontrar gratificación debido a esto”. Botar un libro después de enfrentarse tan solo a unas páginas resulta impensado. Pero terminar abruptamente su lectura cuando ésta se lleva a cabo frente a un Kindle no es mayor pecado. Eliminar una lista de Spotify no tiene nada que ver con tirar un disco a la basura. Como dice Ellis  la diferenca está “a solo un click de distancia”.

Existe una clara tendencia a buscar alternativas a las pantallas. A una interacción más de texturas, de piel, de papel.

Si bien el número de norteamericanos que vio el primer capítulo de la última temporada de Game of Thrones triplicó al de los que leyeron un libro de historia el 2017 (de acuerdo con cifras entregadas por el informe “U.S. Trends in Arts Attendance and Literary Reading: 2002-2017”), la biografía de Michelle Obama –Becoming– se convirtió en el libro de memorias más exitoso de la historia de Estados Unidos y en el por lejos más vendido del 2018.

Cifras esperanzadoras y reales. Existe una clara tendencia a buscar alternativas a las pantallas. A una interacción más de texturas, de piel, de papel. Quizás en un tiempo el whatsapp pierda su poder omniprescente y vuelvan espacios reales de interacción. Difícil predecirlo. Todos se pueden equivocar. Incluso el profético Steve Jobs. Cuando lanzó el Mac Book Air -2008- declaró sin ningún pudor que era irrelevante la calidad del producto ya que “el hecho es que la gente ya no lee». Afortunadamente esa vez erró.

También te puede interesar: