Gastronomía es presentado por:
Publicado el 31 de octubre, 2018

Las pastas de Bristol

Autor:

Rodrigo Martínez

En el Hotel Plaza San Francisco, este pequeño restaurante es una buena alternativa para los paseantes de Santiago Centro que con el tiempo puede transformarse en un referente que sincretiza de manera perfecta el paladar nacional con recetas que ya han conquistado el gusto global.

Autor:

Rodrigo Martínez

No son más de una treintena de puestos que configuran el ala nueva de este conocido y céntrico hotel 5 estrellas. El mobiliario sigue la línea clásica del hotel, sin arrebatos del cliché de la trattoria, libre de mantelería a cuadrillé, mozos con bigotes rizados o elementos disruptivos como música siciliana de fondo. Aplaudimos el hecho de que le sacan partido a la proximidad con la barra para proponer un batallón de frescos cócteles de inspiración italiana con coctelería con “amaros” como Aperol, Cynar y Campari.

 

Para “manyar”, de entrante, Carpaccio de filete de ternera, con alcaparras y lascas de grana padano. Otro platillo que es full producto es la Burrata de Mozzarella, con pesto de albahaca, rúcula, tomate y reducción de aceto balsámico en lo que constituye una suerte de Caprese reversionada. De los fondos, hay un Risotto de champiñones y espárragos –con un buen trabajo de la cocción del arroz-, nos sopló una reputada cronista gastronómica, quien también nos recomendó las pastas con mariscos. Nosotros, porfiados e independientes a ultranza, pedimos uno de los platos que todos los periodistas invitados con anterioridad aplaudieron con más entusiasmo: los Ravioles rellenos de mechada con hongos trufados y grana padano, un plato que en papel y en la pantalla es una promesa de sabor, pero al paladar un poco falto de fuerza. La pasta, elástica y maleable en forma redondeada -modelo sorrentino- y que no soportó lo suficiente la carga de su relleno. Lo trufado, también sutil. Las cinco variedades de hongos consignadas en las preparaciones para prensa, reducidas a Ostra, París y paremos de contar. Las lascas del queso lograron darle un input de fuerza a cada bocado, pero la pompa en el texto impreso nos dejó las expectativas por las nubes y eso siempre será una valla a sortear para el comensal exigente.

 

En los postres hay más guiños italianos en su Panaccotta y un logrado Tiramisú. Lo celebramos como una alternativa para los paseantes de Santiago Centro y un inmejorable bypass para el vecino Piccola Italia. Con el tiempo puede transformarse en un referente que sincretiza de manera perfecta el paladar nacional con recetas que ya han conquistado el gusto global. Precio promedio por persona $16.000.

 

Pastas Bristol. Alameda 816, Santiago centro. Teléfono 22360 4454. Almuerzo de lunes a domingo de 13.30 a 15.30 y cenas de 19.30 a 23.00 horas. www.plazasanfrancisco.cl

También te puede interesar: